Un papá 4×4 depende de ti

Un papá 4×4 depende de ti

Los papás son moldeables, se estiran y dan de sí en la medida que la mujer les permita conjugar su rol paterno con su vida personal.  Dale la oportunidad de brillar y de exponer la excelente persona que es, habrá algo que destacar

 

Por Maru Lozano

 

Eso queremos las mamás, que el papá sea todo terreno. ¿Sabías que depende de ti como mujer lograr eso?  Lo artístico será conseguir que el papá sienta que él decidió, pero las opciones y las pistas se las das tú.

Si sientes que él es capaz, las neuronas espejo de su cerebro registrarán eso, si empiezas a sentirlo, el papá en cuestión actuará al máximo de sus capacidades.

Cualquier hombre que sea papá te va a decir que hay situaciones que le cuestan trabajo del rol paterno y ¿sabes cuál es la primera que mencionan siempre? “Llenar las expectativas de la pareja-mamá”.  Y más aún si es expareja.  Ellos siempre piensan en lo que tú esperas de ellos, antes que nada.

Que sea un buen padre, que cumpla, que esté ahí cuando se necesite, etc.  La mala noticia es que el hombre no quiere hacer nada de esto si ello implica perderse a sí mismo.  ¡Ahí entras tú!  Tienes que hacerlo sentir valioso como persona, que lo que se entiende por “buen padre” es algo que tienen que platicar y definir ambos, que “cumplir” es también digno de estipular juntos, que “esté ahí”, tiene que ser específico y bien comunicado entre los dos.

Los papás son moldeables

Los papás son moldeables, se estiran y dan de sí en la medida que la mujer les permita conjugar su rol paterno con su vida personal.  Dale la oportunidad de brillar y de exponer la excelente persona que es, habrá algo que destacar.  Si los hijos captan eso, empezarán a ver que es, por ende, un buen padre.

Permítele ser un gran ser humano que modele comportamientos, exprese sentimientos, gestionen juntos esas emociones y que los hijos vean que todo se ajusta reunidos.

Hay ideas que se creen socialmente válidas.  Necesitas replantearte eso, que ese papá sienta de ti primero que lo hace perfectamente bien, dentro de lo que le es posible dar y darse.   Los hijos tienen que ver y saber que el papá atiende su físico, su salud, sus horas de sueño, su vida en común dentro del hogar donde juntos se establecen necesidades y consecuencias, su vida productiva, su vida social, su vida cultural y su vida espiritual.  Ésta última puede ser también con su pasatiempo, eso que goza hacer y que lo pone en estado sublime. Todos estos campos los facilitas y promueves tú para todos.

Una familia feliz

¡Es que si el papá no está pleno, los hijos recibirán otra imagen de él!  Imagínate, si se recibe ausencia, pero en casa el enojo, en el trabajo cansancio, ¡es que la sombra que dará ya me dirás si cobija o asusta!  Pero si el papá está bien, todos recibirán su luz.  Eso es lo que tú quieres.  Evita hacerlo enojar con la lista de pendientes y el traje de ogro apenas se presenta, ¡déjalo ser!

Hay cosas que pueden hacer papá e hijos incluso a la distancia, pero permitir y fomentar que se conecten, lo logras tú.

A lo mejor como papá y mamá se cometerán muchos errores, pero serán catalogados como buenos padres si son buenos seres humanos.  Para que el papá dé amor y todo lo que esto conlleva, hay que permitírselo, así que elimina como mujer las expectativas para que se dé el máximo y disimuladamente fomenta lo que se necesita, pero que él sienta que se le ocurrió a él, ¡que salió de él! Ya hecho, apláudele verbalmente: “Eres increíble, gracias por haber dicho…”  “No tienes idea lo que significa para ellos que tú hayas…”  “Gracias por…”

Deja que sea libre para que un día acepte el vuelo de los hijos sin chantajes ni reproches. La libertad encanta cuando se sabe que hay alguien firme y valorando ¡al pie del cañón!

 

*Maru Lozano es Lic. en Educación, Gestalt, docente y capacitación empresarial.

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta