Un día consintiendo tu cuerpo y mente en Hotel Boutique Valle de Guadalupe

Un día consintiendo tu cuerpo y mente en Hotel Boutique Valle de Guadalupe

Inicia tu mañana con una relajante clase de yoga, después déjate apapachar con un masaje o facial, realizados con productos orgánicos y libres de químicos, cerrando con broche de oro: una fresca ensalada del huerto acompañada de un buen vino

Por Mónica Márquez

¿Deseas consentir tu cuerpo y relajar tu mente en un encantador y exclusivo lugar, alejado del bullicio de la ciudad? Hotel Boutique Valle de Guadalupe tiene para ti Luna de Sol, un concepto que seguramente amarás, el cual incluye: el estudio de yoga, el spa Luna de Sol y el huerto orgánico, además de otras reconfortantes amenidades.

Estos tres espacios están enfocados en brindar bienestar y tranquilidad a sus visitantes, por ello en el hotel Boutique Valle de Guadalupe puedes iniciar tu mañana con una clase de yoga estilo vinyasa restaurativa, la cual consiste en realizar movimientos conscientes, ideal para todos, pues es una secuencia que se puede modificar en cualquier los niveles, explicó Michelle Monet Lyle Moreno, gerente de Calidad del hotel.

“Empezamos con un poquito de activación del cuerpo, relajamos la mente y terminamos con una terapia de sonido, que son cuencos tibetanos, básicamente creamos sonidos para armonizar. Al final, relajamos la espalda por unos 10 minutos. Uno sale de la clase sintiéndose que metió su actividad física, abrió el cuerpo, eso ayuda a oxigenar y a sentirnos mejor; la mente se relaja y el corazón se abre, si hay ciertas emociones terminas sintiéndote súper bien”.

Al final de la sesión de yoga, la espalda queda recta, eso puede ayudar a quitar dolores musculares, dolor de espalda baja, a tranquilizar una mente inquieta, ayuda con la depresión y la ansiedad, consideró, “uno empieza la mañana sintiéndose bien después de mover el cuerpo y relajar la mente”.

 

Tiempo de spa

Después de esta hora de relajación en el estudio de yoga, el visitante puede comer un poco de fruta y de ahí dirigirse al spa, donde existen diferentes opciones en masajes y faciales.

De acuerdo con Michelle Monet Lyle, durante el año que llevan de operaciones solo habían ofrecido masajes, pero a partir de mayo integraron los faciales a su menú.

En lo que respecta a los masajes, dijo que los huéspedes o visitantes podrán disfrutar el relajante o terapéutico, el de piedras calientes, con vinoterapia, sueco o de tejido profundo, además del masaje craneofacial. Recientemente, agregaron el de tequila o mezcal, el de reflexología y el tailandés.

“El tailandés es un masaje que se acompaña de la terapeuta, es como si ella estuviera haciendo ciertas posturas de yoga con su cuerpo, uno está completamente flojito, relajado, y la terapeuta mueve el cuerpo completamente; es un poco largo, pero reconfortante, puede durar una hora y media”, explicó.

La estrella del spa es el masaje terapéutico con ventosas, consideró, aunque definitivamente el tailandés es una experiencia que no se deben perder, si lo que desean es descansar el cuerpo aún más.

 

Faciales con herbolaria local

En lo que respecta a los faciales, en el spa del hotel Boutique Valle de Guadalupe le apuestan a lo 100% natural, por ello son realizados con productos orgánicos y naturales, sin químicos ni aparatología.

“Creemos mucho que la naturaleza tiene muchos ingredientes potentes, que nos ayudan a liberar y tener un descanso del maquillaje, de los químicos que a diario le ponemos a la piel del rostro”.

“La idea de los faciales es trabajar con ciertas plantas del huerto, nos basamos en dos prácticas sumamente importantes: la ayurveda, que es la medicina de la India, y la herbolaria local, de ahí formulamos nuestros faciales”, explicó.

Precisó que ofrecen el facial refrescante, cuya finalidad es hidratar, y el facial Premium Ayurveda, el cual sirve para hidratar y desintoxicar la piel, así como para regenerar el colágeno.

Al recibir el tratamiento, también incluyen vaporizaciones con ciertas plantas, agregó, lo cual resulta muy terapéutico tanto para la cara como la mente. Además de usar la Gua sha o roller, que sirve para estirar un poco la piel, ayuda a mejorar la microcirculación y el flujo sanguíneo al rostro.

“Nosotros formulamos nuestros aceites; yo tengo mis certificaciones de herbolaria. Utilizamos los locales, como es el aceite de jojoba y el de rosas mosqueta, sumamente especial para la cara, pues posee muchos antioxidantes”, compartió Michelle.

Entre los faciales también cuentan con el Diosa, realizado con plantas femeninas de muchas flores, que ayudan a regular hormonalmente a la mujer. Además, del facial para pieles sensibles y el de caballeros.

Cabe destacar que cualquier masaje que la persona se realice, le incluye tres horas para disfrutar las amenidades: la alberca, el jacuzzi, el baño sauna, baño de vapor y la tina fría, o bien, si no desea ningún servicio, pero quiere pasar unas horas en las áreas antes mencionadas, puede obtener un Day Pass.

De spa al huerto orgánico

Definitivamente, después del spa, un deleite que no se pueden perder es la ensalada del huerto acompañada de un buen vino blanco o tinto, mientras admiran el impresionante paisaje vitivinícola.

“Los invitamos a visitar nuestro huerto y hortalizas, ahí encuentran toda una variedad de vegetales y hierbas aromáticas; nos basamos en las temporadas. Si desean llevarse una caja de verduras, también es una opción”, precisó.

Para finalizar, Michelle hizo extensiva la invitación del espacio multiusos, ideal para un retiro de yoga, baby shower, ceremonia de la mujer, despedida de soltera u otro evento.

 

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta