Tu inventario emocional

Tu inventario emocional

 

Se trata de hacer un recuento de las heridas emocionales que nos marcaron en la niñez, de experiencias de alto impacto que enfrentamos cuando no teníamos la habilidad para procesar y resolver la carga emocional, dejando una huella en distintos niveles de nuestro sistema que impacta nuestro día a día y nuestras relaciones humanas”

 

Por Adriana Reid 

 

En el artículo del mes pasado, dedicado a la concientización sobre la salud mental, te propuse reflexionar sobre algunos fundamentos de nuestra salud emocional, por un lado, revisar el significado que le hemos dado a algunas palabras, detenernos a considerar nuestra escala de valores, además de darnos cuenta de lo que sucede en nuestro sistema cuerpo-mente, compuesto por nuestro cuerpo físico, cuerpo mental, cuerpo emocional y nuestro cuerpo etéreo en el que se encuentra nuestra conexión con la divinidad independientemente de nuestras creencias o prácticas religiosas.

En este artículo, quisiera profundizar sobre nuestro cuerpo emocional y dar seguimiento a la propuesta de realizar un inventario de tus emociones.

Para aquellas personas que han seguido los artículos anteriores y realizado los ejercicios que se encuentran en: https://be2be-coaching.com/cuaderno-de-trabajo/, resultará familiar. Si es la primera vez que tienes la oportunidad de leer este artículo, y tienes interés en leer los anteriores, puedes hacerlo en el sitio web de la revista o visitar https://be2be-coaching.com/media-collaborations/.

Las emociones

Recordemos, nuestras emociones son el contenedor de dos componentes, nuestros pensamientos y nuestros sentimientos, a veces se puede confundir el orden sobre lo que surge primero, si el pensamiento seguido del sentimiento o viceversa, la realidad es que si aprendemos a observar nuestras emociones por lo que son y a resolver la carga energética distinguiéndola de la historia que la alimenta, comenzaremos a desarrollar la habilidad de establecer espacio entre las circunstancias y nuestras reacciones.

Si partimos de la base que nuestra salud emocional es un trabajo de desarrollo personal, y que aprender a manejar nuestras emociones nos acerca a la libertad que surge de hacernos responsables del impacto que generan nuestras actitudes, pensamientos y decisiones, entonces, nuestro inventario emocional, se trata de hacer un recuento de las heridas emocionales que nos marcaron en la niñez, de experiencias de alto impacto que enfrentamos cuando no teníamos la habilidad para procesar y resolver la carga emocional, dejando una huella en distintos niveles de nuestro sistema que impacta nuestro día a día y nuestras relaciones humanas.

Este impacto nos llevó a desarrollar creencias, sacar conclusiones y apegarnos a roles para satisfacer las expectativas de las personas a nuestro cuidado, como lo denomina Don Miguel Ruiz en su libro “Los Cuatro Acuerdos”, es parte del proceso de domesticación.

 

La energía residual

Existe otra habilidad que podemos aprender a desarrollar, se trata de la habilidad para sentir la energía residual de las emociones que se quedaron atrapadas en nuestro cuerpo emocional. Es importante que siempre iniciemos este trabajo desde nuestro centro, es decir, desde el aquí y el ahora, desde el lugar del observador.  

La razón es simple, desde este espacio, podemos reconocer tres tipos de pensamiento:

  1. Una experiencia del pasado que no se completó
  2. Una expectativa no satisfecha
  3. La proyección de algo negativo que creo que puede pasar en el futuro (ansiedad)

Cada uno de estos tipos de pensamiento está asociado con un sentimiento y esto produce una emoción.

En Be2Be-Coaching, perfeccionamos y desarrollamos herramientas que nos permiten resolver la energía residual producto de estos pensamientos.

Practica presencia

Con la intención de no traer nada a tu presente con lo que no puedas trabajar, te invito a practicar PRESENCIA, la técnica que te ayuda a regresar a tu centro, activa tus 5 sentidos físicos y date cuenta de los 4 niveles de tu existencia: físico, mental, emocional y espiritual. Una vez que estés en el aquí y ahora, te invito a trazar una línea de tiempo desde la fecha de tu nacimiento hasta el día de hoy y realiza un inventario de tus emociones recurrentes.

Sin perder de vista que estás en el aquí y en el ahora, escribe en un cuaderno aquellas emociones recurrentes y observa sus componentes, observa tu forma de pensar y observa lo que sientes, siempre tomando en cuenta que puedes dejar el ejercicio en el momento en el que tú quieras porque tu papel únicamente es participar como observador.

Realizar un inventario emocional y aprender a distinguir los componentes de las emociones desde nuestro papel de observadores, es un gran paso en nuestra salud emocional.

Comparto contigo algunos de los comentarios que me han hecho acerca de este ejercicio: “Es muy valioso poder reconocer que ya no estoy ahí”, “Es importante siempre permanecer en el aquí y en el ahora, surge una especie de fuerza interior al poder participar en mi historia como observador en lugar de protagonista”, “Me da la oportunidad de agradecer a mi yo pasado por todos los aprendizajes que he adquirido a lo largo del camino”.

 

*Especialista en Resolución de Trauma y Autosuficiencia Emocional, Estudios de Género y Discriminación. Estudio la Maestría en Educación en la Universidad Complutense de Madrid con especialidad en Counseling Familiar e Ingeniería en Software Humano.

 

 

CONTACTO
  • Portal: be2be-coaching.com
  • Correo: adriana@be2be-coaching.com
  • Teléfono: 858 754 6057
  • Instagram: be2be_coaching
  • Twitter: @be2becoaching
  • In: Adriana Bacelis Sotomayor, M.A
  • Facebook grupo: Te invito un café

 

 

 

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta