Tu fiesta de la vendimia en casa

Tu fiesta

de la vendimia en casa

Por Ana Laura Martínez Gasdoqui

La vendimia es uno de los momentos más especiales en el mundo del vino.

La recogida de la uva y la apuesta por hacer un vino de calidad que perdure en el tiempo, así como destacar aspectos interesantes para la elaboración del vino, como pisar la uva, mostrar nuevas etiquetas, organizar degustaciones de vinos y maridajes, entre otras, son elementos que se pueden reproducir en tu propio espacio y así vivir una vendimia de una manera particular.

En Baja California tenemos una vinculación especial con el vino, no sólo por el hecho de ser uno de los principales lugares productores de vino en México, sino porque ya es parte de la tradición de esta zona el incluir diversos festejos relacionados con el vino en la vida cotidiana de la comunidad.

Por todo ello, ahora con la realidad de la pandemia, una sugerencia es que realices tu propia vendimia sin salir de casa.

Hay una gran cantidad de actividades que puedes organizar, vivir y disfrutar en la seguridad de tu propio hogar.

EL VINO Y LA COMIDA (TABLA DE QUESOS, EMBUTIDOS Y UVAS)

Cobran un especial protagonismo en la mesa al aire libre. La fiesta se puede desarrollar a las mil maravillas y los invitados quedarán encantados tanto de la propia celebración como de la decoración alusiva que se puede hacer usando barriles o utensilios propios del mundo del vino… todo queda de acuerdo con tu creatividad y alcance.

Se puede conseguir un ambiente rústico y vintage que haga sentirse inmerso en algún viñedo clásico de la zona.

Se pueden utilizar barricas usadas para decorar algún rinconcito debajo de un árbol, o para separar los espacios disponibles.

Al ganar altura sobre las mesas y demás decoración, quedarán perfectas para situar las botellas de vino.

Y es que no hay celebración en una vendimia en la que no se brinde, en este caso puedes elegir entre la gran oferta de etiquetas de la zona que más te hayan gustado en lo que va del año o aquellas que te han quedado pendientes de experimentar.

Todo un éxito será maridar el vino con la comida con la cuidada decoración y la mejor de las compañías, algún maridaje de quesos y carnes frías o con ensaladas combinadas con frutos rojos, serán una buena opción.

Prueba de ello será que no quedará nada sobre los platos ni en las copas y que la velada se alargará hasta altas horas de la noche.

LA ILUMINACIÓN

Con pequeñas luces dará un toque romántico cuando el sol vaya cayendo por la tarde. Y como tendrás un rincón específico para poner la barra, seguramente inventarás cómo organizarlo para que estén presentes todos los elementos.

Aprovechar las barricas para ganar altura es una idea estupenda que se recomienda ampliamente.

Un de las principales actividades posibles de realizar en un festejo de este tipo, sin duda, será organizar alguna cata de vinos.

Te comparto algunos elementos a tomar en cuenta para ello.

Para empezar, se debe elegir el vino, lo segundo identificar donde fue hecho e investigar un poco de la historia vinícola de la región y el tipo de uva que allí se produce. Una vez hecha la tarea, se debe activar al máximo la vista, el olfato y el gusto.

Pascal Jean Hel, gerente de Les Chateaux de Pascal, una tienda de vino francés que está trabaja con domicilios en esta época y quien no solo le hace recomendaciones al llamar, sino que lo guía por la historia del producto que está vendiendo, agregó que antes de empezar una cata “siempre alisto mis vinos a la temperatura adecuada. Además, los abro con anticipación para que respiren y estén en el tiempo para consumirlos, lo hago 30 o 40 minutos antes de tomarlos”.

Son en total 15 las características de los vinos se pueden conocer en una cata, de estas tres con la vista, cuatro con el olfato y ocho con el gusto.

Según el sommelier John Prieto con la vista se puede identificar el tipo de uva y si es un vino joven o maduro dependiendo del color y solidez; también si tiene sedimentos y las características de sus lágrimas. Las lágrimas son las gotas que se deslizan por la copa una vez servido.

Por el olfato se puede saber: la condición del aroma, que, si no está limpio, tiene efectos que dan olores parecidos al vinagre. Además, la intensidad del olor. En este caso, si es baja se trata de un vino plano y alta de uno pronunciado.

También se puede reconocer el tipo de aroma. Si son primarios, es decir frutales; secundarios, amaderados, o terciarios, desarrollados en la botella.

Finalmente, se puede saber la evolución, si este es joven o un vino cansado.

En cuanto al gusto, para experimentar se debe poner la lengua en el paladar, detrás de los dientes, para saber si es un vino seco o dulce; conocer el nivel de acides, que puede ser alto, medio o bajo.

Acá si la persona saliva mucho es alto. Se identifica también los taninos, la cantidad de alcohol que se siente en la garganta, el cuerpo, que es la cremosidad, la burbuja y la intensidad y el tipo de sabor.

Con estas sugerencias seguramente tendrás una muy hermosa e inolvidable vendimia casera.

¡BUEN PROVECHO… EN FAMILIA!

CORREO
analaura@culinaryartschool.edu.mx

*La autora es fundadora
y directora adjunta del
Culinary Art School en Tijuana,
Sommelier y Chef

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta