Teresa Paterniani-Cooper

Teresa Paterniani-Cooper

Enfermera, estadounidense- italiana, con el corazón en Tijuana

Una mujer extraordinaria con 84 años de edad que sirvió a esta ciudad en 1978 con el único objetivo de ayudar a las familias afectadas gravemente durante unas lluvias trágicas


Por Olivia Maldonado

La vida te da sorpresas, conocer a la Sra. Teresa P. Cooper ha sido una caricia al corazón, ver a una extranjera entregada a tu ciudad hace valorar aún más a quienes, con los ojos de Teresa, llegan a brindarles a las comunidades de Tijuana enseñanza, cariño, salud y mucho corazón.

Teresa es una mujer extraordinaria, con 84 años de edad ha formado una gran familia integrada por 4 hijos y 10 nietos, casi todos dedicados al sector salud; su carrera profesional fue enfermera neonatal, trabajó para distintos hospitales en San Diego, donde lideró programas de capacitaciones pediátricas tanto en San Diego como en Tijuana, aquí con enfermeras del Hospital General de Tijuana, Cruz Roja Mexicana delegación Rosarito, además de infinidad de organizaciones; el llamado de Teresa fue extraordinario; compartir en esta frontera binacional.

 

Su llamado

Todo se remonta a las lluvias trágicas de 1978 en Tijuana, cuando Teresa P. Cooper vio en las noticias de San Diego la destrucción que hubo en miles de hogares, calles, damnificados y desabasto; dice fue un llamado que no lo pensó, dejó a sus niños en la escuela, llenó su camioneta de víveres y ropa que consiguió con amigos y vecinos, manejó desde el norte de San Diego hacia la frontera, cruzó por primera vez la garita sin saber a dónde dirigirse.

Ella buscaba una misión donde recibieran apoyo, preguntando siguió manejando por las calles destruidas de Tijuana, incluso la gente la ayudó a pasar por una calle lodosa, le pusieron tablones de madera para poder cruzar un riachuelo y lo logró. Llegó a una comunidad donde vio lo que nunca se imaginó: gente que lo había perdido todo; sintió que su corazón se llenó de gozo al aportar todo lo que su carro tenía dentro y saber que no importando dónde se encontraba, tuvo un llamado de ir por primera vez sin conocer Tijuana y dejar lo mejor de ella: el amor al prójimo.

 

Iniciadora del Hospital Infantil de las Californias

Después de esa experiencia regresó infinidad de veces, cada semana colaborando con la Madre Antonia Brenner, con la Madre Teresa, apoyando la Casa de los Pobres con Don Jesús y lo más impactante fue que Teresa fue de las iniciadoras del Hospital infantil de las Californias, cuando aquello era un terreno y en la cajuela de su carro era donde ella y otros médicos y enfermeras traían donación de vacunas que se las aplicaban a los niños más necesitados.

Me llena de orgullo conocer y convivir con Teresa P. Cooper una gran mujer, con sabiduría y que derrocha amor.

 

Una mujer de tradiciones

Hija de Italianos que emigraron al este de Estados Unidos, sus hermanos mayores nacidos en Italia, Teresa nació en Connecticut, Estados Unidos, donde creció con tradiciones de unión familiar, comida Italiana y religión católica; dentro de ella, una tradición como la que nosotros conocemos del Día de Reyes, ella lo conoce como la “Old Befana”, una bella tradición religiosa, se dice que la Befana visita a los niños antes de la epifanía y les deja dulces y regalos. Platicando con Teresa una tarde de fin de semana, trajo el cuento de la Old Befana y tuve el privilegio de escuchar el relato que, cabe hacer mención, es una excelente cuenta cuentos.

Teresa cuenta que ella no tenía ninguna relación con México y fue en la preparatoria que realizó un proyecto, que fue escoger cualquier País del mundo y ella eligió a México, por sus costumbres y colores similares a las de Italia; dice que “no conocía México, pero algo me atraía a él, que hasta mi luna de miel fue en México”.

Su gran trayectoria

Así una mujer de origen Italiano-estadounidense, viviendo con su esposo, un médico en investigación de epidemias, y sus cuatro hijos; cuando ellos eran niños, los traía a Tijuana a realizar donaciones en orfanatorios; ahora sus hijos recuerdan esas experiencias y tienen relación con México, aman el país, su comida, sus costumbres, su gente y lo respetan.

Teresa P. Cooper tiene una formación profesional; trayectoria de años de estudios y servicio en San Diego, cuenta con un Máster en Ciencias de Enfermería, por la Universidad Estatal de San Diego, con especialidad en Cultura Transfronteriza, credenciales por California Health Service en enfermera pediátrica, licencias y certificaciones en Connecticut, California, Nueva York, cuenta con un reconocimiento Ad Laudem Del por el colegio Mont Saint Vicent, Riverdale, New York, entre muchos más.

 

Menciona a tres mujeres que admires
  • Hermana Magui Yee, una monja muy querida con quien colaboré en Tijuana
  • Madre Teresa con quien tuve el privilegio de conocerla y servir a la comunidad de Tijuana y muchas madres de niños que en su pobreza dieron todo para sacar adelante a sus hijos.
  • Más mujeres como Teresa y más historias que contar en su largo andar con la comunidad de Tijuana en los años 70’s y 80’s, gracias, muchas gracias.

¡Nuestra región binacional, unida por sus grandes mujeres pioneras!

*La autora es Consultora Binacional México- Estados Unidos.

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta