¿Te ganan los deseos de orinar?

¿Te ganan los deseos de orinar?

La incontinencia urinaria es un problema que afecta entre el 30% y 50% de las mujeres mayores de 35 años, quienes muchas veces por pena no acuden al médico, optando por aislarse

 

Por Mónica Márquez

¿Frecuentemente sientes unas ganas inmensas de orinar y no logras aguantarte sufriendo accidentes de forma recurrente? ¿Te ríes o estornudas y te haces pis? ¿Levantas algo pesado y tienes fuga de orina? Si respondiste que sí, te tengo una mala noticia: eres parte del 50% de las mujeres que sufre de incontinencia urinaria, un mal que aqueja mayormente al sector femenino a partir de los 35 años.

De acuerdo con el urólogo Andrés Hernández Porras, la incontinencia urinaria es la pérdida involuntaria de orina y esta puede ser posterior a un esfuerzo o luego de un fuerte deseo de orinar.

“Normalmente, la vejiga está detenida en una hamaca, la cual es un grupo de músculos que se llaman elevador del ano, es algo que detiene… también se le llama piso pélvico, este debe tener una resistencia para que no se caigan los órganos que tenemos en el abdomen”, explicó.

En el caso de las mujeres, cuando ese piso pélvico se adelgaza o afloja hace que la vejiga vaya bajando de nivel y la uretra se hace más cortita, añadió, ocasionando menos presión de cierre y, por lo tanto, fuga de orina.

 

¿Por qué siento tantas ganas de orinar?

Dijo que las ganas de orinar frecuentemente son porque la zona que da la sensibilidad a la vejiga que es el trígono de la vejiga, se comprime, mandando señales desordenadas, por eso cuando la mujer tiene poquitas ganas es como si tuvieran la vejiga muy llena.

El trígono de la vejiga manda tres señales al cerebro, llamados reflejos volitivos: el primero se da a los 100 ml, que es cuando la persona tiene poquitas ganas de orinar, continúa con sus actividades y se le olvida orinar. El segundo se da a los 250 ml, en este caso siente más ganas de orinar y ya no se le pasan las ganas; el tercero es cuando la vejiga alcanza su máxima capacidad, entre 350 y 450 ml, y ya no hay manera de aguantar más.

“Cuando la vejiga está caída y el trígono está descendido, en lugar de mandar la señal del primer reflejo, muchas veces se salta dos y manda el tercero, aunque tenga poca orina, de ahí que sientan que ya no aguantan”, explicó.

Tipos de incontinencia

De acuerdo con el experto, existen tres tipos de incontinencia: de urgencia, de esfuerzo y mixta. Cuando se trata de la incontinencia urinaria por urgencia, la mujer tiene una necesidad repentina e intensa de orinar, seguida de una pérdida involuntaria de orina.

En el caso de la incontinencia de esfuerzo, añadió, la orina se escapa cuando la mujer ejerce presión sobre la vejiga al toser, estornudar, reír, hacer ejercicio o levantar algo pesado.

Expuso que cuando se trata de la mixta, la persona experimenta más de un tipo de incontinencia urinaria; la mayoría de las veces, esto se refiere a la combinación de incontinencia de esfuerzo y por urgencia.

La incontinencia por esfuerzo es la más frecuente y afecta al 49% de las mujeres con este padecimiento, mientras que la mixta representa al 29% y la de urgencia al 21%.

El tratamiento

“Los tratamientos dependen del grado de incontinencia que tenga la paciente, son tres niveles de incontinencia tipo 1, 2 y 3. El tipo 1 es cuando dice: ‘hay veces que toso y me sale orina, pero hay otras veces que no’; regularmente, en estos casos los ejercicios de Kegel ayudan mucho. También hay un tratamiento con láser intravaginal”, explicó.

El tipo 2 es cuando la paciente siempre que hace esfuerzo, como reír o estornudar, se le sale la orina, añadió, los ejercicios de Kegel podrían ayudar un poco, aunque llegado el momento será necesario recurrir a la cirugía para solucionar el problema de salud.

Dijo que el tipo 3 es cuando la mujer haga lo que haga, hasta platicar, se le sale la orina y es necesario usar pañal para evitar accidentes y es irremediable someterse a una cirugía para colocarle una malla.

 

Las causas de la incontinencia

Existen algunos factores que predisponen a la mujer a sufrir de incontinencia urinaria, uno de ellos es el embarazo con parto normal, esto aunado a que, si el parto fue prolongado o complicado, el piso pélvico se afloja, puntualizó el Dr. Hernández Porras.

“La otra causa es la menopausia, pues cuando hay problemas hormonales, el piso pélvico se adelgaza más, el tejido empieza a sufrir y eso hace que la hamaca se afloje y se baje la vejiga”.

Otros factores que influyen en su aparición son la obesidad, la edad avanzada y el tabaquismo. Aunque la incontinencia en el caso de los hombres no es tan frecuente, sí se llega a presentar es debido a problemas con la próstata o por daños en la vejiga.

 

Para considerar

Si presentas algunos de estos síntomas, es importante que acudas con tu médico para una valoración.

  • Tienes escape de orina si te ríes, estornudas, saltas o realizas un movimiento brusco.
  • Presentas problemas para contener la orina.
  • Las ganas de orinar se te presentan con mayor frecuencia y en periodos cortos.

 

 

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta