¿Sufres de la molesta urticaria?

¿Sufres de la molesta urticaria?

Este padecimiento genera un sistema de memoria y cada vez que el individuo tiene contacto con los alérgenos involucrados en la urticaria, se volverá a presentar de forma indefinida la misma reacción, con los mismos síntomas, como ronchas y comezón intensa

 

Por Dra. Virginia Salas Vargas

 

Si bien, la urticaria no es motivo de muerte, sí es un síndrome que puede resultar insoportable para quien la padece, afectando su calidad de vida y rendimiento. ¿Qué es la urticaria? Se define como un síndrome reaccional de la piel y/o mucosas con la presencia de ronchas que pueden durar desde varios minutos a horas, ocasionado comezón intensa; estas se incrementan en cantidad o tamaño conforme más se rasque la persona.

La urticaria puede ser aguda cuando dura menos de 6 semanas o crónica cuando dura más de 6 semanas; puede afectar desde el 2% hasta el 20% de la población mundial, con predominio en mujeres, más frecuente entre los 40 a 50 años de edad.

 

Las causas

En los niños, las causas más frecuentes son las infecciones virales y bacterianas. Cerca del 30% de los individuos se identifica la causa; sin embargo, en más de 75% de los afectados se controla con o sin tratamiento.

Las causas son múltiples, en su mayoría no se identifica el agente causal. En la población general se han detectado fármacos como antibióticos, analgésicos, laxantes y anticonceptivos; alimentos como los enlatados, alimentos procesados con conservadores, colorantes artificiales, mariscos, embutidos, fresas, cacahuates, nueces, almendras, alérgenos inhalados, infecciones intestinales como parasitosis o infecciones urinarias y factores emocionales.

De igual manera, sustancias que penetran al torrente sanguíneo, piquetes por insectos y en casos más raros, el ejercicio, tumores internos, enfermedades propias de la piel, enfermedades metabólicas como alteraciones tiroideas, exposición al sol, calor, frío, entre otras que actúan como factores desencadenantes; la lista puede ser interminable.

El origen de las ronchas

Las ronchas se originan por vasodilatación localizada en la piel y/o mucosas, donde hay aumento en la permeabilidad de los pequeños vasos sanguíneos, escapando del torrente sanguíneo una gran cantidad de células liberadas por el sistema inmune, donde estas generan una reacción en cascada, explosiva, veloz y agresiva, como respuesta de ataque a la entrada del alérgeno o sustancia agresora al interior del huésped o individuo.

Dentro de las características clínicas se identifican ronchas en donde la piel se eleva, con color rosado, mal definido, aspecto de naranja, pueden ser pocas, múltiples, pueden fusionarse entre sí, dando lugar a formas caprichosas, con aspecto de mapa, lineales, ocasionando una comezón intensa, esto a su vez generando más ronchas, que pueden durar desde varios minutos a horas hasta que desaparecen espontáneamente, son migratorias, es decir, desaparecen y reaparecen en diferentes zonas corporales.

Sin embargo, en algunos casos puede volverse tan severo que se denomina Edema Angioneurótico, ocasionando edema deformante de párpados, labios, náuseas, vómito, diarrea, compromiso de vías respiratorias, taquicardia, hipotensión arterial, pudiendo comprometer la vida de la persona en minutos, requiriendo incluso servicio de urgencias hospitalaria.

 

Para su diagnóstico

El médico debe diferenciarlas de otro tipo de patologías como: picaduras por insectos, reacciones medicamentosas no urticaria, enfermedades ampollares, exantemas virales, entre otras.

Los exámenes de laboratorio se hacen para descartar otro tipo de enfermedades sistémicas, inmunes, infecciosas, tumorales, de acuerdo a la evolución y características clínicas de la urticaria.

Pueden abarcar desde exámenes básicos como biometría hemática, química sanguínea, examen de orina, heces, hasta estudios más sofisticados o específicos como radiografías, pruebas de alérgenos, etc.

El tratamiento

En el tratamiento básico hay que tratar de determinar la causa, aunque en la mayoría de los casos no se identifica fácilmente, por lo que el tratamiento sintomático es de gran utilidad, siendo los antihistamínicos como loratadina, cetirizina, levocetirizina, desloratadina, fexofenadina, difenhidramina, ebastina, clorfeniramina, hidroxicina, etc, debiendo ser prescrito por el médico con el fármaco adecuado, a las dosis y tiempo específico para cada paciente; así como restricción de ciertos alimentos con conservadores y colorantes.

Es importante resaltar que este padecimiento genera un sistema de memoria y cada vez que el individuo tiene contacto con los alérgenos involucrados en la urticaria, se volverá a presentar de forma indefinida la misma reacción, con los mismos síntomas, hasta que el paciente reciba un tratamiento o se identifique al agente causal o se genere una resolución espontánea.

Afortunadamente, en aproximadamente el 75% de los pacientes el padecimiento es autolimitado sin necesidad de medicación; sin embargo, hay que considerar que el problema de la urticaria es molesto, afecta la calidad de la vida diaria, por lo que es importante atenderse oportunamente para evitar la cronicidad.

 

*La autora es dermatóloga Certificada DERMAPIEL

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta