Si sufro, pero sé que estará bien

Si sufro, pero sé que estará bien

 Una mamá sabe que formó a un profesional comprometido con la salud

 

POR MARI CARMEN FLORES ÁVILA

 

“No puedo ni abrazarlo”, dice con los ojos llenos de lágrimas. “No puedo”. Le ha echado tantas, pero tantas ganas a su carrera que lo que vive hoy como doctor es algo inimaginable. Ni el mismo dice la madre de un médico que atiende en el Hospital número 20 de IMSS, supuso que enfrentaría una situación tan dramática. Siempre ha sido muy estudioso, Esteban es su nombre. Lo hemos impulsado. Cuando inició esto del COVID, lo mandaron a encerrarse y estuvo en cuarentena, pero en cuanto salió hace sus guardias de 24 horas cada tres día.

“Lloro, ¡claro! Le preparo desayuno. ¡cuídate! le pido una y otra vez cada que se tiene que ir. Los sueños de un hijo son los que te sostienen. “No son héroes, dice la mamá del doctor Esteban G. Rivera, son seres humanos, con familia y sueños, pero hoy más que nunca refrendan su compromiso social.

“El mundo hoy se detuvo, maestros, empresarios, comerciantes, todos los que pueden paran, menos los médicos, enfermera, sector salud en general, ellos atienden a la humanidad, tienen miedo, si, pues no conocen las características ni cómo atacarlo y vencerlo, obvio, tiene miedo, dice por su parte la maestra jubilada Clara Flores. “En algunas comunidades rurales les pagan con gallinas o puercos. Cuando veo muestras de reconocimiento a su aportación a la salud me conmuevo hasta las lágrimas, pero cuando veo actos agresivos, me enojo tanto que pienso que la pena debería ser trabajo social en hospitales, para que valoren la función, desde la más sencilla hasta la de más alta especialidad.

Docente por 30 años, con tres hijas. Una ingeniera, una diseñadora gráfica y la anestesióloga, la “maestra Clarita”, como se le conoce definió así el momento de esta pandemia en México. “Todos somos importantes, todos somos necesarios en la sociedad, pero esta situación nos permite observar que la lavandería, la cajera, el empacador, la maestra, el dentista, el periodista, todos juegan un papel en la sociedad, pero sin salud no somos nada, a cuidarnos responsablemente, no fumar, alimentos sanos y atender y apapachar

“No lloró. Yo no lloro. Le he dado a mi Patria a buenas ciudadanas, profesionales y entregadas. ¡Claro! Estoy atenta.

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta