¿Se educa durante el verano?

¿Se educa durante el verano?

Los hijos y los padres cargan los aciertos y desaciertos del ciclo escolar y este verano puede ser una gran oportunidad para corregir el desequilibrio que vivimos con lo virtual, lo híbrido, lo presencial, el rezago, la frustración, etc.  Como mamá te puedes convertir, no en suplente de la escuela, pero sí en una muy buena “influencer”.

Por Maru Lozano

 

Definitivamente sí, esto aplica a todos, niños y adolescentes.  Ahora, con las vacaciones se relaja aún más la educación y se cuestiona si después de unas horas en la escuela, está bien que los pobres descansen y estén haciendo lo que quieran.

Los hijos y los padres cargan los aciertos y desaciertos del ciclo escolar y este verano puede ser una gran oportunidad para corregir el desequilibrio que vivimos con lo virtual, lo híbrido, lo presencial, el rezago, la frustración, etc.  Como mamá te puedes convertir, no en suplente de la escuela, pero sí en una muy buena “influencer”.

Organiza cada verano, empezando por este, una “Junta de Actualización 2022”. Donde los temas a seguir por todos serían: (Escribe en una cartulina dos columnas, en una los puntos y, en la otra, los acuerdos; ten listos los plumones y convócales a todos).

 

  • Dormir.  Diles que es importante dormir las horas adecuadas.  Por salud, por todo, ¿a qué hora se piensa hacer esto?  Si son niños es más fácil que ellos digan a qué hora se irán a la camita, por supuesto sin dispositivos, esos los guarda mamá.
  • Desayuno.  Hacer un rol de quién ayudará a preparar, esto incluye: poner la mesa, quitarla, horario de cocinarlo, horario de desayunar todos, lavar, etc.  Sé paciente, todos pueden hacer todo, no nada más tú.  Relaja mucho soltar el control, ¡confía!
  • Arreglo del cuarto y aseo personal.  Determinar con los hijos qué actividades pueden hacer ellos solos como, tender la cama, barrer, trapear, aspirar, sacudir, sacar basura, juntar todo, doblar y guardar la ropa, etc.  Enseguida, aseo personal.
  • Tiempo libre, uso de dispositivos.
  • Comida.  Igual que el desayuno, hacer un rol creativo para esto entre todos, desde elegir el menú, etc.
  • Actividad de todos al menos, de una hora.  Este rol de actividades las tienen que proponer los hijos, de acuerdo a las posibilidades de dinero y tiempo.  Puede ser cine, museo, salida a algún lugar, visitar a alguien, organizar reunión de amigos, etc.  Puede ser simple como leer un libro o artículo en voz de uno de los hijos para todos, jugar algo de mesa, pintar un área de la casa (reja, barda, etc.).
  • Cena. Igual que el desayuno y la comida.
  • Tiempo libre, uso de dispositivos.
  • Hora de entregar dispositivos y dormir.

 

Revisar, ajustar y re-escribir

Todo se puede revisar, ajustar y re-escribir.  Recuerda que las rutinas generan seguridad, no es a gritos como hay que pedir el cumplimiento de esto, es acompañando, es uno a uno, sin ridiculizar, sin poner adjetivos, sin juzgar, permitiendo que la magia que das con la oportunidad y el espacio, haga que todos se relajen y sean responsables de sus actividades.  Cuando hay algo qué hacer, no te andan pidiendo ni exigiendo actividades recreativas costosas. Se cansan y lo que desean es su propio espacio.

Tu actitud y energía va a influenciar en lo que tus hijos sientan de ellos mismos, cuando auxilias y acompañas a tus hijos a creer en ellos, ellos van generando autoestima elevada porque ¡hacen las cosas!  Aprender es positivo y dejar que ellos lo experimenten depende de ti.  Así que por favor:

  • Motiva su autonomía.
  • Intervención sin control.
  • Usa la palabra consecuencia, no castigo.
  • Revisa las emociones.  Al inicio del hábito, siempre hay incomodidad, la constancia en silencio de que hay firmeza, los hará seguros.

Pon hábitos

Si tus hijos asistirán a actividades de campamento, es buena idea poner hábitos aunque fuera los fines de semana, es importante para la unión, involucramiento y co-responsabilidad para ¡conectar!    Para poner límites, no tienes que estar furiosa, tienes que estar convencida de que para competir con la inmediatez de la tecnología, la única manera de trabajar la paciencia y la espera, es con actividades familiares que impliquen movimiento y reunión.

Posiblemente tú les tenías miedo a tus papás y ahora les tienes miedo a tus hijos, pero acuérdate que mandas tú, calmada y tranquila para que aprendas a responder con ternura  y no a reaccionar enojada mientras trabajas el vínculo.

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta