Rocío Hoffmann Silva

Rocío Hoffmann Silva

Hace del arte la directriz de su vida

“Yo pienso que el arte no sólo me salvó de un matrimonio violento, sino que me ha salvado la vida, me fortaleció en el amor, me hizo una mejor madre”

 

Por Jeanette Sánchez

 

Todavía no sabía leer ni escribir cuando Rocío Hoffmann Silva ya le daba color a hojas y paredes que se le atravesaban, siendo la cuarta hija su aprendizaje fue precoz. Vivía con sus papás y hermanos en Coyoacán, donde nació el 15 de octubre de 1963, ahí pintaba, pintaba y pintaba, hasta que la vida la llevó a su destino: Baja California.

“En Coyoacán pasé toda mi infancia y adolescencia, luego mi papá, que era ingeniero civil, ganó una obra en Mexicali. Yo tenía 13 años y viajé con mi familia hasta acá. A esa edad entré a los talleres de artes plásticas que había en la Casa de la Cultura”, recuerda Hoffmann.

Creativa desde la infancia

Su habilidad para el arte lo plasmaba en platos de porcelana, que su mamá le compraba para que los pintara, y en practicar letras muy estéticas.

“En la primaria, la maestra me ponía un banquito y yo escribía en el pizarrón la fecha y todo lo que ella necesitaba porque tenía una letra hermosa. Además, hacía retratos de todos mis compañeros, me sentía retratista”.

Rocío, hoy una reconocida pintora y promotora de arte que dirige la galería ROHO en Playas de Rosarito, comentó que tras terminar “High School” en Calexico, decidió irse a Ciudad de México para estudiar artes plásticas.

“Me fui y no me aceptaron, ni en La Esmeralda ni en San Carlos, porque no tenía la prepa mexicana, entonces entré a estudiar en el Centro de Arte Dramático en Coyoacán, ahí sí me aceptaron. Pero yo quería ser pintora y ya no quería regresar a Mexicali.

 

Una vida rodeada de amor

Con 21 años, Rocío tenía planes de boda, pero su destino no le permitiría vestirse de blanco, su historia sería otra.

“Tenía un novio que era egresado de medicina, muy junior, su papá era el director de Seguros Nacional Provincial, nos había regalado un departamento, pero él era un bueno para nada que quiso pegarme y no quería que me dedicara al arte. Lo dejé con todo listo para la boda y me vine a Tijuana”.

Así inició una nueva vida en esta frontera. “Aunque yo era muy tímida, estudiar Arte Dramático me ayudó mucho, perdí el miedo a expresarme, conseguí trabajo en el Grand Hotel Tijuana, luego trabajé en Hotel Rosarito, ahí me pidieron que pintara unos murales, me pagaban bien y estaba feliz pintando”.

La artista y madre de tres hijos, refirió que fue en esa época cuando conoció al amor de su vida, el pintor Manuel Lizárraga.

“Yo solo conocía su obra. Luego en 1989 hice una exposición en el Fiesta Americana con el grupo Línea Libre, ahí conocí a Manuel en persona y me enamoré de su mundo, él representaba todo lo que yo quería vivir, él tenía casi 50 años y yo andaba por los 24, a las dos semanas ya vivíamos juntos y lo hicimos por 25 años. Formamos nuestra familia, vivimos de todo, tuvimos a Mercedes, Laura y Dany, tres hijos artistas”.

Funda la galería Izamal

Ya con familia Rocío vivió  unos cinco años en San Miguel Allende donde fundó con Manuel la Galería Izamal; luego radicó en Zacatlán de las manzanas.

“Fuimos los pintores de Alfredo Harp Helú, pintábamos en su casa. En el año 2000, vivimos en Oaxaca, ahí nos fue muy mal, toda esa angustia activó algo en mi cuerpo, me daban dos meses de vida, y yo con mis hijos chiquitos, fue muy difícil. Me dieron varios diagnósticos, al final fue esclerósis múltiple, desde entonces vivo con ello”.

“Yo pienso que el arte no sólo me salvó de un matrimonio violento, sino que me ha salvado la vida, me fortaleció en el amor, me hizo una mejor madre. Hace unos meses fui a revisión con el neurólogo al Centro de Nutrición y se quedó impactado. Yo le comenté que cada vez que tengo síntomas pinto y así bloqueó el dolor, no sé cómo lo hago, pero pitando entro en otra dimensión y se me quitan los síntomas”.

Con Manuel siempre tuve galería, de una u otra forma impulsamos a artistas y teníamos un lugar para exhibir que siempre se ha llamado Lizárraga-Hoffmann.

Tras la muerte de su pareja, Rocío recibió en su vida al poeta y escritor Francisco Morales

“Con Pancho llegaron las letras a mi vida, su poesía me alimenta, compartimos muchas cosas que nos gustan, vivimos con mucha paz, en armonía”.

“Él me empezó a decir RoHo, por mis iniciales, y un día jugando con la caligrafía terminé haciendo un logo y decidí hacer la galería apoyándome con todo lo mejor de las galerías que he conocido en mi vida, con eso y la licenciatura en mercadotecnia de mi hija Laura”.

Contar con la galería en Playas de Rosarito le ha dado a Rocío la oportunidad de pintar todos los días, su creatividad se plasma entre colores vivos e imágenes de flores, aves, fauna marina, rostros.

“Yo genero imágenes todos los días, debo tener más de mil ilustraciones, hice la serie 2020, un ícono del confinamiento y la pandemia, que me abrió muchas puertas entre ellas la de ilustrar el libro de una escritora en Alemania; además nos movió a la venta digital y estamos también en galerías del Valle de Guadalupe, de Ensenada, en el Centro Cultural Tijuana y en otros espacios. Soy feliz porque vivo de mi trabajo en el arte”.

CONTACTO

Facebook: @galeria.roho

Teléfono: 661 112 5887

Correo electrónico: galeria.roho@gmail.com

CONOCE SU OBRA

Exposición individual: “H²O + humanos”

Día: 22 de marzo

Hora: 19:00 horas

Lugar: Centro Estatal de las Artes Playas de Rosarito

Entrada libre

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta