Redes sociales, un nuevo mundo

Redes sociales, un nuevo mundo

 

 

POR DRA. GRACIELA JIMÉNEZ

 

En los últimos años, las redes sociales se han integrado a nuestra vida, teniendo como contactos, a muchas personas de la vida familiar, social, laboral, académica y comercial.

A través de estas aplicaciones nos permite compartir nuestros pensamientos, experiencias y emociones, también nos permiten ofrecer servicios, noticias, y un sinfín de información que llega a nuestros contactos en cuestión de segundos.

Las redes sociales van posicionándose cada día más en la vida cotidiana. En algunas personas son indispensables, necesarias o sin importancia, pero al final, más allá de un medio de comunicación o entretenimiento, aparece el debate acerca de ¿qué tan buenas o malas pueden llegar a ser?; esto provoca opiniones muy polarizadas, llegando a generar incertidumbre, miedo o todo lo contrario, pensar en que no sucede nada malo y solamente utilizarlas, evitando la reflexión acerca de su uso.

 

La dualidad de las redes sociales

Estamos de acuerdo acerca de que las redes sociales son importantes debido a que nos permite mantener contacto con varias personas, con una distribución geográfica distinta a la nuestra. Nos mantiene actualizados debido a que permite compartir noticias de última hora, y también se ha vuelto un medio de entretenimiento a través de los memes, videos y publicaciones.

 

Todo esto parece muy agradable, pero, ¿qué sucede cuando en lugar de brindar diversión, nos provoca malestar, estrés u otras emociones desagradables?

Las redes sociales no cuentan con la capacidad de generar o cambiar nuestras emociones, somos nosotros quienes reaccionamos de cierta manera de acuerdo a nuestras experiencias, antecedentes, o por el momento que estamos atravesando.

 

“Todos quieren cambiar el mundo.

Pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo

Tolstoi

Para algunos se convierten en una válvula de escape ante el malestar emocional que viven, o en el vehículo por el cual se evaden los problemas, o se convierte en el lugar donde se estimula su centro de recompensa a nivel cerebral, brindando una experiencia placentera.

Esto último resulta relevante debido a que en los últimos años han aparecido diversas críticas donde se resalta el tiempo que se utiliza en la red social, el impacto que provoca en la vida diaria de la persona, así como el descuido en las relaciones interpersonales. Actualmente de manera oficial no se ha categorizado la “dependencia o adicción a las redes sociales”, pero sí se han descrito algunos datos de alarma que nos orientan cuando una persona comienza a presentar problemas en la manera de utilizar las redes sociales.

 

¿Problemas al utilizar las redes sociales?

Entre las características que encontramos en una persona que presenta problemas con el uso excesivo de redes sociales son:

  • Sentirse ansioso o irritable cuando no se tiene acceso a Internet o la red social no funciona.
  • Intentar limitar el tiempo de conexión, pero sin conseguirlo y perder la noción del tiempo.
  • Mentir sobre el tiempo que utilizamos las redes sociales.
  • Recibir constantes quejas de personas cercanas debido al tiempo que dedicamos a las redes sociales.
  • Sentir la necesidad de compartir todos los detalles de la vida diaria.
  • Disminuir las horas de sueño por dedicarlas a utilizar la red social.
  • Sentir emoción o euforia al momento de encender la red social.
  • Descuidar actividades importantes debido al uso de la red social.
  • Aislarse socialmente y disminuir el rendimiento académico o laboral.

 

Afectación negativa por las redes sociales

En la actualidad se ha estudiado el impacto de las redes sociales en nuestra salud, llegando a detectar que estas pueden influir de manera negativa en nuestra salud mental a través de la calidad del sueño, la imagen corporal, el ciberacoso o la inseguridad y el sentimiento de ser rechazado.

Esto último es importante en particular en los jóvenes quienes son más vulnerables a las comparaciones, provocar preocupaciones acerca de su imagen corporal, reforzar baja autoestima y pensar en realizar cambios a nivel físico.

Respecto al uso excesivo de las redes sociales el sueño es una de las principales funciones afectadas, encontrando que algunas personas se desvelan por utilizar las redes sociales o también la exposición durante la noche a la luz del celular puede afectar la producción de melatonina, ésta última, una hormona encargada de la modulación del sueño, y volviéndose la causa de provocar un mal hábito de sueño.

Esto es muy importante reforzar, debido a que una persona que duerme mal va a presentar un  mayor riesgo a desarrollar enfermedades físicas como obesidad, diabetes mellitus o hipertensión arterial, o mentales como depresión, trastornos de ansiedad.

 

Para prevenir un uso excesivo de las redes sociales, se recomienda las siguientes medidas:

  • Establecer horarios de uso.
  • Prescindir del Smartphone en el desayuno, comida y cena.
  • Establecer horarios para realizar actividades donde uno se encuentra completamente desconectado.
  • Colocar el celular en silencio durante la noche, no utilizarlo como reloj o despertador.
  • Reducir el número de aplicaciones y abandonar grupos prescindibles.
  • Mejorar la comunicación con la familia y amistades.
  • Recuerde que si usted o alguien conocido presenta problemas con el uso de redes sociales, se recomienda buscar atención profesional con un psiquiatra o un psicólogo para identificar el problema, así como el impacto, recuerde que la peor ayuda es aquella que uno no busca, usted no está solo.

 

 

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta