Ponerse en el lugar del paciente obliga a entenderlo y ayudarlo

Ponerse en el lugar del paciente obliga a entenderlo y ayudarlo

El reto de María Castro León en la UMF # 36 del IMSS

Por Marí Carmen Flores

Asumió con cargo como jefa con plena conciencia de que, su antecesora la enfermera Fátima Juárez, le legó trabajo en equipo; ganarse la confianza y sobre todo siempre -por encima de todo-, dar un servicio de calidad a los derechohabientes del seguro social. Con 23 años de experiencia y madre de dos jóvenes tomó la carrera de enfermería porque el dolor ajeno cuando hacían curaciones a uno de sus hermanos le hizo comprender que -en ocasiones-, “uno piensa que hay agresión, pero realmente te enseñan cómo asear y lograr sacar adelante a un paciente herido”.

Su carrera inició en la Unidad de Medicina Familiar # 7 donde laboró por 10 años, luego pasó a la # 18 ambas unidades en Tijuana. Su visión era crecer. María Castro León se fijó la meta de prepararse más para lograr ascender. “Soy responsable, humanista. Soy de la escuela Fátima. Tenemos los mismos valores y la vocación de servicio”. Su base como jefa de piso le fue asignada en un hospital del IMSS en Ensenada. El 2019 llegó a la Mesa de Otay la unidad que, por excelencia ha obtenido diversos reconocimientos nacionales y ella, -por su trabajo y desempeño y, ante la jubilación de quien era la jefa-, fue nombrada en septiembre del 2021 como “La jefa María”.

“Es mucha responsabilidad. Todo está bajo control. Espero llevarlo al 100 por ciento; hacer mejoras, seguir adelante y tratar de hacer más y más cada vez”. Porque sí, reconoció, “el paquete es grande pero ningún reto puede ser imposible si te entregas; haces equipo y lograr ganarse la confianza es la primera tarea. Debes poner el ejemplo y sí, ser parte, pero marcando las pautas para que, el ansiado premio Platino del IMSS se logre durante mi gestión y la del director Clemente Martínez”.

Es una mujer de estatura alta. De fácil sonrisa y de trato amable. Su hijo estudia Economía en la UABC y su hija está en la preparatoria. María, la enfermera recorre los pasillos y además de sus tareas cotidianas será responsable de coordinar el apoyo con otras instituciones en caso de emergencias y/o en caso de que nuevamente se registren jornadas masivas de vacunación. “Tengo temor a lo desconocido, pero nunca frustración. Siempre pondré mi conocimiento y humanismo para lograr unidad no solo en mi trabajo sino con la comunidad tijuanense”

*El autor es Periodista.

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta