No sé si hablo de amor o de la huella que ya dejaste en mí

No sé si hablo de amor o de la huella que ya dejaste en mí

 

Le digo —silencio— pero quiero decir pienso en ti.

No sé si hablo de amor o de la huella que ya dejaste en mí.

Recibí un mensaje de una amiga que es psicóloga. Siempre que tenemos una amiga que se dedica a dar terapia pensamos que es un buen elemento para el análisis amistoso. Cuando me pasa algo circunstancial en mi vida, le llamo a la menor provocación. Sólo que esta vez fue diferente, ahora era ella la que necesitaba un psicólogo personal, para compartir sus dudas y deseos más íntimos con alguien.

Siempre exponíamos nuestras charlas al auto-análisis, donde comentábamos sobre la falta de compromiso de algunos, o de nuestras ganas de terminar con una relación pasajera.

El viento fresco del amor llega porque sí, sin explicaciones. Dos que se gustan, se llaman, se mandan mensajes, se contemplan y se complementan, (quizá aquí la parte más importante). Cansada de estar en relaciones freelance, (así le llamaremos a esas historias que no tienen título, que se dan algunas noches donde se comparte la pasión y algunos besos), pero acostumbrada a vivir con el gasto diario del amor, sin ningún compromiso, esta vez para Señorita “Noasertiva” la historia era diferente, tanto que ni ella misma se lo creía.

¿Cuándo sabes que estás preparado para llevar una relación más allá? ¿Cuándo sabes que una relación puede funcionar? ¿Cómo saber que esta vez no vas a fallar?

¿Cuándo es el momento indicado para mostrarte como realmente eres, sin miedo a que te lastimen?

La respuesta no la tenemos, nadie lo sabe, porque ningún momento es el indicado, porque todos los momentos son los indicados; así como contradictorio es real; its funny because its true. Yo, que no soy psicóloga, ni tengo una bola mágica que dicte mis siguientes pasos, sí puedo decir que eso es así.

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta