Motiva a miles a lograr el éxito

Motiva a miles a lograr el éxito

 

Gerardo Rodríguez está convencido de que una característica vital para triunfar en la vida, es la misma característica que debe tener un vendedor para ganar en las ventas: “y no es otra cosa que una metodología correcta para cada situación”

 

Por Jeanette Sánchez

 

La búsqueda de “eso” que lo hiciera sentir pleno y feliz en todos los sentidos, y la reflexión en torno a lo que él esperaba recibir de los demás llevó a Gerardo Rodríguez a descubrir su potencial y convertirse en el creador de un método empresarial de alto impacto en el mundo de las ventas y la mercadotecnia.

Entrenador certificado con más de 13 años de experiencia en ventas, especialista en el desarrollo de vendedores y equipos de alto impacto, a sus 34 años, Gerardo es el creador del Podcast de Ventas #1 en Latinoamérica “Cállate y Vende”, así como autor del libro “Eres un Cabrón de las Ventas”, obra que se convirtió en Amazon Best Seller en menos de 24 horas.

 

Su fuente de inspiración: dos mujeres

Licenciado en Mercadotecnia y tijuanense de nacimiento, Rodríguez reconoce que el mayor impulso para llegar a donde está lo obtuvo, primero, de su esposa y, segundo, de un “perfil de cliente” que imaginó.

“Lo que me llevó a hacer un cambio en mi vida no fue una situación de crisis o una mala experiencia laboral; no, mi caso surge de un vacío emocional, yo tenía un ‘buen trabajo’, ganaba lo que la gente califica como ‘un buen sueldo’, pero algo me faltaba, me quejaba”.

“Un día mi esposa, que es la mejor coach del mundo, tal vez cansada de escuchar esas quejas, me dijo: No le pidas a los demás lo que no te das a ti mismo, no le pidas los demás qué te valoren si no te valoras tú mismo, no le pidas a los demás que te aumenten el sueldo si no eres capaz de invertir en ti, y no le pidas a los demás que te capaciten si tú no buscas aprender nada nuevo”.

“Y remató diciendo: no se trata de recibir, se trata de dar sin pedir nada a cambio. Esa frase me marcó”.

“Al escucharla y reflexionar sobre sus palabras, salí a comprar una grabadora para iniciar mi podcast, y aquí entra la otra figura femenina que me influyó, curiosamente al imaginar el perfil del cliente, o de seguidores, a quien iba a dirigir mis contenidos, cerré los ojos y se me vino a la mente una madre soltera que requiere herramientas efectivas para desarrollar una actividad que le permita llevar el pan a sus hijos, y a partir de esa imagen empecé a estructurar Cállate y Vende”.

Convertido hoy en un conferencista de talla internacional, Gerardo está convencido de que una característica vital para tener éxito en la vida, es la misma característica que debe tener un vendedor para triunfar en las ventas “y no es otra cosa que una metodología correcta para cada situación, para cada cliente”.

“Entonces, yo te vendo la idea de que puedes cumplir cualquier meta que tengas en la vida si utilizas la metodología correcta”.

No todo se basa en el talento

Haber sido un niño y adolescente inquieto, lleno de energía, llevó a Gerardo a desarrollarse en varias disciplinas, dentro y fuera de sus horarios escolares, entre ellas el box un deporte que lo apasiona y en el que descubrió un gran talento.

“Pocas personas saben que en algún momento tuve la idea de ser boxeador profesional, y aunque mis papás no lo veían con gusto, lo que en verdad me llevó a tomar el camino en el que estoy ahora fue una autoevaluación profunda de las posibilidades que tenía con cada uno de mis talentos”.

Gerardo está convencido de que en la vida se puede tomar una decisión equivocada si no se es completamente sincero con uno mismo, si no se analizan todas las ventajas y desventajas, el nivel de posibilidades.

“Mi nivel en el box era muy bueno, pero debí aceptar que no llegaría a ser campeón mundial, yo ya tenía 19 años, quienes conocen sobre este deporte saben que a esa edad ya se debe tener una trayectoria importante que yo aún no alcanzaba. Así que con ese coraje de reconocer mis limitaciones decidí educar mi otro talento, las ventas”.

“Hacer conciencia de dónde si somos buenos es igual, o más importante, que hacer conciencia de dónde tenemos que mejorar”, enfatizó.

 

 

“Yo tenía un ‘buen trabajo’, ganaba lo que la gente califica como ‘un buen sueldo’, pero algo me faltaba”

 

“Hacer conciencia de dónde si somos buenos es igual, o más importante, que hacer conciencia de dónde tenemos que mejorar”

 

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta