Michael Deland Ahearn Cruz, un ángel guerrero, siempre hacia adelante

Michael Deland Ahearn Cruz, un ángel guerrero, siempre hacia adelante

Michael Deland Ahearn Cruz, un ángel
guerrero, siempre hacia adelante

POR ANA PATRICIA VALAY

 

Sin lugar a dudas, Michael Deland Ahearn Cruz ha sido y es un ángel, una luz en el camino de quienes le rodean, llevando con su vida un mensaje de esperanza y alegría a quienes le conocen.

Michael es un joven tijuanense, el tercer hijo de la familia Ahearn Cruz. Nació un 25 de enero de 1998, y tiene parálisis cerebral, pero desde que sus padres, Gale y Elisa lo supieron, lo amaron profundamente como a sus otros dos hijos, Elisa Guadalupe, Gale Antonio, y se preguntaron cuál sería la mejor manera de ayudarlo. “Desde que nos dieron la noticia de que Michael iba a tener alguna dificultad, pues sufrió falta de oxigenación pues el cordón umbilical lo tenía enrollado, lo que dañó su cerebro, Elisa y yo tomamos la decisión de pensar en qué era lo que seguía y que teníamos que hacer para poder ayudarlo”, nos confiesa su papá.

Jamás vacilaron, y al instante pusieron manos a la obra.

Acompañándole a sus Terapias

Por la condición de salud de Michael, las terapias han sido fundamentales para su vida: “Desde muy chico siempre las ha tenido, y siempre ha ido a la escuela como cualquier niño normal. Entró al kinder, hizo la primaria, y desde los seis meses acude a sus terapias”, nos comenta Gale.

A lo largo de los años las terapias han sido diversas. Ha tomado desde equinoterapia lo que para él resultó fabuloso pues logró conectar con los animales que le gustan mucho, terapia a la que le acompañaba toda la familia, hasta la de TOMATIS que es terapia de la música, y en la que se utilizan ciertas ondas que se manejan a nivel cerebral.

“A la de equinoterapia llegó a estar yendo tres veces por semana. Lo llevábamos a Real del Mar, y fueron prácticamente cinco años que Michael montó un caballo en buenas condiciones; un caballo sano, un caballo noble que pudiera trabajar con Michael”, nos detalló Elisa, su mamá.

“Siempre buscamos la manera de que el pudiera expresarse, porque siempre hay una afectación del habla, y se buscaron terapistas del lenguaje. Siempre intentamos llevar una vida familiar normal, de ir al cine, a la feria, al parque, a los días de campo, a los paseos, a los parques recreativos, a las vacaciones, etc.”, platicó Elisa.

Pasión por las carreras off-Road

Pero lo que mayormente nos ha impactado de la vida de Michael, es ese empuje que lo mantiene rompiendo barreras, desafiando límites, y ahuyentando el miedo.

Es en las carreras off road como copiloto, donde el joven ha encontrado algo más allá una terapia. La velocidad, sumado a sentirse parte de un equipo, así como del disfrutar del triunfo de la competencia, le han inyectado vitalidad y emoción a su vida.

Ha participado en las carreras “off road” de la Baja 250, 500 y 1000, desde hace más de 2 años, y lo cierto es que desde el pri

mer momento en que conocieron su energía, y las ganas por la velocidad de los autos, Forasteros Racing Team, lo adoptó.

Sin embargo queda claro que esto no es un juego, pues aunque Michael lleva todo el equipo de seguridad, implica enfrentarse a ciertos riesgos que pudieran poner en peligro la vida, aunque esto no lo detiene.

“Fue Alfonso Ramírez, quien invitó a Michael a su primera experiencia en las carreras, y cuando lo llevó al equipo forasteros, Racing Team, Martín Lizárraga y José Manuel Rodríguez, vieron como Michael se emocionó al ver el carro, y cómo daba sus vueltas, y le pusieron todo el equipo. ¡Michael estaba realizado! cuando Martín Lizárraga dijo: yo quiero arrancar la Baja mil con Michael de copiloto, no pensé que fuera a ser una realidad”, nos comenta su padre.

Su primera carrera fue la Baja 500 en su 50 aniversario.

“Él sí ha logrado esa emoción de subirse a un auto de carrera, y de esa adrenalina tremenda, y lo que si hemos sentido con esto de las carreras es que como que si hubiera un chip que le tocó, y le empezó a echar muchas más ganas a sus terapias con el Dr. Yael, y pues ha sido fantástico. También trata de escribir más, y eso nos da mucha alegría”, comenta Elisa.

 

La pasión por XOLOS

Sobre su otra pasión que son los XOLOS, su mamá platica cómo Michael mostraba mucha inquietud e interés por el equipo, hasta que tocó que fuera a un partido… Sus amigos Juan y Olga empezaron a llevarse a Michael a participar en la porra de los Xolos, la masacre, y la verdad que eso también ha sido una actividad para Michael constante, y cada vez que juegan los Xolos lo llevan, “nosotros no vamos, va él con sus amigos que han puesto todo el corazón y entusiasmo, y lo protegen y lo cuidan de una manera paternalista impresionante, le tienen un cariño muy grande”

Michael también corre maratones y demuestra que los obstáculos en la vida sólo nos encadenarán y limitarán, en la medida en que nosotros así lo permitamos.

Michael como dice su padre toca sentimientos, y es un verdadero ángel, uno que abraza corazón y nos enseña la importancia de tener, la mejor de las actitudes.

 

Comentarios

comentarios