Lourdes Ibáñez, potencia niños creativos

Lourdes Ibáñez, potencia niños creativos

 

Creadora y directora general del Programa Club Lía, y de Lía Global schooling una comunidad educativa que transforma el aprendizaje de una forma fácil y divertida, a través de plataformas digitales para preescolar y primaria, talleres de capacitación y herramientas de innovación educativa para nivel básico

 

El ser pionera en algo pagas muchos precios, no solo eres el loco que nadie entiende, a mí me tocó ser ese loco y tocar puertas que a veces sí me las abrían por la camiseta que me representaba, pero no me entendían”

 

Por Mónica Márquez

 

Persistente, trabajadora, resiliente y segura de sí misma son algunas de las cualidades que definen a la lic. Lourdes Ibáñez Aldana, pionera en tecnología educativa que posee la firme convicción de que la educación puede cambiar el rumbo de las cosas y las personas.

Ella es creadora y directora general del Programa Club Lía, Lía Global, una comunidad educativa (Líderes innovadores en Aprendizaje) que transforma el aprendizaje de una forma fácil y divertida, a través de plataformas digitales para preescolar, primaria y secundaria, talleres de capacitación y herramientas de innovación educativa para nivel básico.

Egresada de la licenciatura en Informática por la UABC, inició su camino profesional cuando el tema de la tecnología se conocía muy poco y hablar de “software” era algo desconocido por muchos.

“Me tocó parte del proceso de estar en una etapa muy temprana, tratando de promover sectores como el mío de tecnología, que no se entendía mucho. Me ha tocado ser parteaguas de muchas cosas, en el 2000 inicié con portales de internet y era muy temprano, fue un boom 10 años después.

“Cuando empecé a trabajar con escuelas haciendo juegos para que los niños entendieran sobre tecnología, era educar en un tema que los maestros y papás no entendían”, consideró.

Pionera en tecnología educativa

Lo cierto es que mientras Lulú trataba de que más personas entendieran sobre programas y software, tenía su empresa Tecnología Nettss en la que trabajaba sobre temas de cruces fronterizos para maquiladoras, conectividad y portales de internet, pero encontró un área de oportunidad que eran las escuelas porque papás, maestros y alumnos no entendían el tema digital.

“Es justo cuando Club Lía nació como parte de Nettss, como Lourdes Ibáñez, fueron 10 años de picar piedra, de hacer libros digitales y juegos, de hacer un programa de computación, de crear algo para que usaran tecnología digital; empecé trabajando con niños de primaria”.

 

Club Lía

El trabajo que realizaba a través de Club Lía en tecnología educativa fue intenso, hasta que la convirtió en una empresa en el 2011, donde contó con socios inversionistas que le apostaron. Hoy, cuenta con escuelas con las cuales ha trabajado hasta 18 años porque han visto su evolución.

El programa de Club Lía no solo es una plataforma, aseguró, es toda una innovación que va requiriendo procesos y la hemos reinventado continuamente. “Nos convertimos en la capacitación de maestros, nos convertimos en las pedagogías innovadoras, en las plataformas, incluso nos convertimos en el Partners de otras herramientas, como las de Google para la educación”.

Aseguró que este proceso le deja la convicción de seguir aquí y el aprendizaje de estar 100% segura de qué es lo que se requiere para transformar la educación en México y para que el aprendizaje efectivo signifique un cambio en la economía en 10 años.

“El ser pionera en algo pagas muchos precios, no solo eres el loco que nadie entiende, a mí me tocó ser ese loco y tocar puertas que a veces si me las abrían por la camiseta que me representaba, pero no me entendían. Me deja una satisfacción el seguir aquí, me ha tocado ver empresas nacer y morir”.

Cabe destacar que la Lic. Lourdes Ibáñez también desarrolló Global Schooling, una escuela en línea para primaria y secundaria en la que tienen alumnos de diversos países.

 

Buscando el cómo sí

¿Cómo se define Lourdes Ibáñez? “Me definiría como una mujer muy trabajadora, que siempre está buscando el cómo sí de las cosas, que tiene una visión de que la educación puede cambiar el rumbo de muchas cosas, puede empoderar y transformar a las personas. Creo en mí y en todo lo que estamos haciendo”, compartió.

Sin duda, el tener la convicción en todo lo que hace es parte del éxito del cual hoy disfruta Lulú, como le dicen de cariño, la otra parte es gracias a su tenacidad, trabajo y perseverancia, “el nunca pararme por los no, porque cuando no es tan fuerte tu ideología, seguramente te tumbarán, la vida no es un camino de flores”.

“La persistencia y tenacidad son parte de los valores que me definen, pero también la resiliencia y el hecho de que tengo mucha apertura al cambio, he aprendido a hacer las paces con la incertidumbre, a que las cosas van a cambiar y tú te tienes que adaptar y renovar”, expuso.

El impacto de la pandemia

Definitivamente, este tiempo de pandemia puso a prueba al mundo entero, no solo en cuestión de salud y economía, sino también en el tema de tecnología, situación que para Lulú fue crucial pues en Club Lía siempre han tenido la mentalidad de cambio e innovación.

Aseguró que la pandemia nos ha dejado tres cosas muy valiosas: 1) la oportunidad de hacer los cambios que se necesitaban desde hace mucho. 2) abrió mentes y conciencias de que las cosas se pueden hacer distintas. 3) aprendimos a ver situaciones que no veíamos antes, en todos los aspectos. Hoy hemos ampliado nuestro mercado a papás, empresas, fundaciones, etc. porque la educación es tarea de todos, y no solo de las escuelas.

 

En breve…

  • Artículo indispensable: El celular
  • Libro favorito: Deja de Ser Tú de Joe Dispenza
  • Mayor fortaleza: Su resiliencia
  • Mayor debilidad: El café
  • Frase favorita: “Haz lo que amas y ama lo que haces”

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta