La Salud Mental en tiempos de crisis

La Salud Mental en tiempos de crisis

 

“Con esperanza en tu corazón y nunca caminarás solo”

Fragmento: You´´ll Never Walk Alone

 

POR DRA. GRACIELA JIMÉNEZ

 

En las últimas semanas, nuestro estilo de vida ha cambiado drásticamente como resultado de la pandemia por COVID-19. Al inicio se escuchaban noticias aisladas sobre la manera en que este virus afectaba algunas regiones de China, pero las noticias aumentaron cuando comenzó a propagarse en Italia, y a los pocos días, la información estalló cuando empezó a afectar a nuestro país. Baja California ahora, es el segundo con más muertes en México y tercer lugar en el número de casos.

Las autoridades todos los días nos informan, mañana y tarde, de las cifras de personas sospechosas, portadoras y defunciones a causa del COVID-19. Constantemente nos indican que estemos resguardados en nuestras casas, que salgamos lo menos posible a la calle, y que guardemos distancia con los demás, además de lavarnos constantemente las manos entre otras cosas.

El bombardeo de noticias reales o falsas, los números, las imágenes, las historias, los videos, además de informarnos, también provocan preocupación y temor, lo que por un lado nos ayuda a actuar, pero por otro, puede terminar afectando nuestra salud.

 

REPERCUSIONES POR LA PANDEMIA INFORMATIVA

Es normal que uno se sienta estresado por esta situación que estamos viviendo, no es un escenario al que estamos acostumbrados. Estas advertencias que constantemente escuchamos pueden provocar incredulidad en algunos: “eso no es cierto, solamente es para alarmar a la gente”, mientras que en otras genera un intenso temor por el futuro: “debemos prepararnos muy bien, porque nos espera lo peor”.

La manera en cómo una persona percibe la noticia, va a influir en su forma de actuar. Hay personas despreocupadas, pero hay otras atemorizadas que realizan compras de pánico agotando productos esenciales y provocando desabasto, y molestia por la forma egoísta de actuar.

Cuando vivimos una situación de crisis como la actual, empiezan a haber temores, como el miedo a contagiarse, el temor de perder a una persona cercana, la inestabilidad económica, el desempleo, y en particular los cambios que van acontecer cuando la pandemia se controle.

 

¿Y LOS EFECTOS DE LA CUARENTENA?

Si a todas esas preocupaciones le agregamos la recomendación de mantenerse en casa durante la cuarentena, que ya se amplió para fines de este mes, saliendo sólo para lo más esencial, esto va generando un panorama más gris.

A algunas personas esto les provoca cambios en el estado de ánimo, aumento de ansiedad, problemas en el hábito de sueño y del apetito, aumentando el riesgo a desarrollar trastornos psiquiátricos como la depresión mayor, los trastornos de ansiedad, el trastorno de estrés postraumático o el abuso de sustancias.

Otra dificultad a la que se enfrentan las familias durante el confinamiento, es el impacto sobre la relación con el resto de los miembros del hogar, que en algunos casos se convierte en todo un reto.
Durante los primeros días es sencillo, muchos no sienten el cambio y lo toman como estar de vacaciones en el hogar, pero con el paso de los días y semanas es cuando empieza a afectar en la dinámica de la familia.

 

El constante asedio de noticias sobre el virus, el encierro, las discusiones, la falta de seguridad, la incertidumbre, van a impactar de forma importante en nuestra salud mental, siendo estos, algunos datos de alarma:

  • Estar enojado o triste la mayor parte del tiempo
  • Pensar constantemente que todo va a estar mal
  • Tener un sueño no reparador durante varios días
  • Presentar cambios en el apetito (aumento o disminución)
  • Preferir estar encerrado la mayor parte del tiempo
  • Disgustarse por convivir con otras personas
  • Tener resistencia a trabajar
  • Sentir miedo constante a contraer la infección y sus consecuencias
  • Tener constantes discusiones con los demás
  • Aumentar el consumo de alcohol u otras sustancias psicoactivas

 

Es importante que las bases para enfrentar una crisis son: mantener la comunicación con las personas cercanas; respetar su espacio; realizar algunas actividades solo y otras con la familia; evitar las fake news.

 

Algunos consejos para cuidar nuestra salud mental durante la cuarentena son:

  • Evitar la sobreinformación
  • Organizar las actividades diarias
  • Acoplar las actividades a nuestro hogar
  • Mantenerse comunicado a través de redes sociales o video-llamadas
  • Respetar el espacio de nuestros familiares
  • Comunicar nuestros problemas de manera oportuna
  • Platicar las preocupaciones con una persona de confianza

 

La incertidumbre de desconocer qué depara el futuro, es un temor que crece con el paso de los días, pero lo que sí es real es el cuidado que debemos tener de uno mismo y de los demás. Esto nos llevará por buen camino.

Este tiempo debe dejar una enseñanza invaluable: ser personas más humanitarias, respetuosas y consideradas con los demás, pero sobre todo empáticas.

 

 

 

 

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta