La pandemia y la familia

La pandemia y la familia

 

Por Gabriel Bello

 

Recuerdo haber hablado con uno de mis pacientes adolescentes, en marzo de 2020 recién había comenzado la pandemia, ese era el tema y todos los cambios que se debían hacer comenzando con la forma de estudiar, bueno, pues a este adolescente, lo volví a ver este marzo 2021. Un año después.

Ellos (su familia) se encerraron seis meses, sus dos hermanos y sus padres; cinco personas bajo el mismo techo, sin salir ni a la esquina. La única persona que salía para hacer el mandado, pagar servicios, etc., era su papá.

 

Cuando le pregunto ¿cómo les ha ido con la cuarentena?

La respuesta no me sorprendió, es lo que escucho de muchísimos adolescentes, todos los días.

Me dijo –la cuarentena me volvió loco: mis padres ya están viejos y con ideas anticuadas; no les gusta el ruido pero su música si puede estar con alto volumen, se duermen a las nueve de la noche y a todos nos quieren acostados a esa hora, siempre la misma comida, los mismos juegos, los mismos chistes; yo no tengo permiso para videojuegos porque estoy reprobado, mi hermano mayor juega literal día y noche, porque entrará a la universidad hasta más adelante, y mi hermano pequeño se siente con el derecho a tomar todas mis cosas sin pedirlas, porque según mi mamá “es tu hermano menor, préstamelo”, y para colmo, acabo de entrar a segundo semestre de prepa, y no conozco a mis compañeros, no conozco a mis profes, no entiendo muchas materias de mi “moderna” escuela virtual.

El estado emocional y el comportamiento inadecuado de toda la familia, ha sido alterado por la pandemia. Esto no es asunto de niños y adolescentes, ya que afectó a todos los miembros de la familia, hagamos un repaso.

Malestar a los hijos estudiantes, porque no les gusta o porque no se adaptan a la escuela virtual. Preocupación de los padres porque su trabajo está en riesgo, o de plano ya están desempleados. Estrés por convivir la familia 24/7, algo que de plano sirvió de experimento, para saber cuánto se conocían, y resultaron ser diferentes en todo; intereses, hábitos, estilo de vida, pasatiempo, etc. Estrés por tener que compartir el mismo espacio físico, para varias labores; escuela online, cocinar, trabajo online, etc. Enojo en los padres, por haber permitido la modificación de hábitos (sueño) y relajar la disciplina para sus hijos. Frustración en los padres, por haberse convertido en auxiliar académico del maestro. Molestia por tener que usar cubre bocas y seguir protocolos sanitarios. Y lo peor, la alta exposición a su pareja los tiene enfadados, aburridos, sin mucho interés el uno para el otro, porque no estaban acostumbrados a pasar, más allá de unas cuantas horas al día.

 

Las secuelas de esta pandemia

  • Comportamiento intolerante, agresivo o violento, entre los hermanos.
  • Sobrepeso por inactividad física.
  • Hábitos de sueño alterados.
  • Hábitos de estudios, escasos o nulos
  • Interés por mejorar académicamente, muy bajo
  • Comportamientos adictivos a las redes sociales, tanto de padres como de hijos.
  • Adicción a videojuegos.
  • Aburrimiento por “no tener nada que hacer”.
  • Incremento en el consumo de alcohol.
  • Padres irritables, intolerantes, cansados, desesperados, sin estrategias que funcionen, y algunos ya violentos.
  • Parejas disfuncionales.

 

¿Qué hacer?

Estas secuelas, están trayendo la nueva enfermedad post-pandemia, Ansiedad. Es lamentable que niños y adolescentes deban ser medicados para control de la ansiedad, cuando ustedes como padres tenemos la solución:

Pasa tiempo exclusivo con tu hijo; llévalo por una hamburguesa, salgan al parque a caminar, juega con el videojuegos. Bájale a los gritos, tu estrés canalízalo de otra manera. Mejora la interrelación de tus hijos, haz que se pidan perdón por las ofensas. Retoma hábitos básicos como hábito del sueño, hábito de comer a sus horas, hábito de hacer tarea académica, hábito de hacer tarea doméstica, hábito de jugar videojuegos (este o no reprobado).

Comienza con esto, si necesitas más ayuda, que esta sea profesional.

 

Psic. Gabriel Bello

Whatsapp: 664 386 9773

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta