¿La infidelidad es razón para divorcio?

¿La infidelidad es razón para divorcio?

Si rompió todos los lazos afectivos y la confianza, sí. Es mejor terminar y conservar la salud mental.

 

POR BECKY KRINSKY

 

La infidelidad no siempre es razón para divorcio. De hecho, hay varias ocasiones que la infidelidad crea el puente que faltaba para sanar la relación distante y fría, a pesar de que  en un principio se crea un periodo de dolor, ira, resentimiento y decepción. Con el tiempo, el arrepentimiento y la voluntad de reparar el daño causado, logra que la pareja pueda darle una segunda oportunidad a su matrimonio. De hecho, se llegan a revivir los votos de amor y se inicia una nueva etapa en la relación que parecía estar perdida.

Esta relacion paradójicamente se solidifica, y llegan a tener más intimidad y una comunicación más sincera. Claro que para llegar a esto la pareja tiene que trabajar mucho con personas profesionales en el perdón, la aceptación, y sobre todo dejar ir los malos recuerdos para iniciar una nueva etapa en la vida.

Sin embargo, hay ocasiones que la infidelidad causa tanto daño, que es imposible la reconciliación. Vivir en un ambiente hostil, con personas que han defraudado y que ya no se les tiene confianza, no es sano; lejos de buscar el bienestar y la armonía, se vive en un ambiente tóxico y muy poco tolerable.

Cuando el deterioro de la relación es tal, que sólo se discute y se lamenta, es importante reconocer que es momento de terminarla. Los hijos y todos los bienes materiales no son una buena razón para permanecer en el martirio de ese matrimonio.

 

¿Qué hacer cuando ya se agotaron todas las oportunidades para salvar el matrimonio, cuando la terapia de pareja no sirve, cuando el guía o consejero espiritual no tiene más herramientas y la familia ya no tiene un diálogo sano?

  1. Reconocer que esa relación ya no funciona y que es mejor terminarla con sensatez y de muto acuerdo.
  2. Hay que buscar un buen abogado o un grupo legal que puedan ejercer como la voz profesional que va a cuidar los intereses personales, y va a ver por el bienestar de los hijos, procurando que el diálogo sea civilizado, y que se haga el menos daño posible.
  3. Es importante que el abogado conozca las leyes del estado donde se vive, para que se haga el trámite de divorcio.
  4. Se debe tener un inventario detallado de los bienes materiales como las propiedades, las inversiones y las cuentas bancarias. Si tienen un negocio familiar, se deberá de estipular cómo quedaran divido el capital y cómo se separan las acciones.
  5. En el tema de los hijos, se deberá definir la manutención, las responsabilidades y la custodia.
  6. El abogado que tome el caso deberá de ser no sólo capaz, sino sensible; precavido y asertivo, alguien de mucha confianza pues el futuro y la seguridad personal dependerán del buen arreglo que el divorcio ofrezca.

 

Contreas Law es un grupo de abogados que cuenta con muchas mujeres profesionales preparadas para defender tus intereses. Si te vas a divorciar, asegúrate de estar en las mejores manos. Llama hoy y pide tu cita gratuita.

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta