Juguemos a las comiditas

Juguemos a las comiditas

 

¿Sabías que hay habilidades e inteligencias que desarrollan los niños, cuando entran a la cocina? Hoy te hablaremos de ello, para que incentives esto en tus hij@s

 

 

POR ANA LAURA MARTÍNEZ GARDOQUI

 

La revista electrónica La Razón, (2017), hablando sobre los beneficios de que los niños cocinen, señala que “hasta hace poco nos parecía que los niños y la cocina eran incompatibles. Porque se pueden quemar, se puedan cortar, y por descontado, porque te lo dejan todo hecho un desastre, sucio y desordenado”.

Llega una edad en la que los propios niños, bien por curiosidad o bien porque les gusta de verdad, te piden hacer alguna cosa. Su desayuno, un pastel, galletas… y entramos en el dilema: ¿le dejo?, ¿me arriesgo?, ¿cuándo debería empezar a confiar en él y enseñarle a hacer algo?

El concurso de televisión Master Chef, desde luego ha ayudado a que los niños sientan la cocina como un hobby mucho más cercano que antes. Vemos niños de 8 años cocinando como adultos con experiencia, y nuestros hijos quieren imitarles. pero se nos ponen los nervios de punta, sólo con imaginarlos con el delantal entre sartenes, fuego y cuchillos.

La flojera de ponerlo todo patas arriba y las prisas no suelen ayudar, pero deberíamos intentar verlo como una actividad divertida para realizar con niños y muy beneficiosa para ellos. Sólo hay que elegir la receta adecuada para su edad, e intentar disfrutar del momento.

 

La cocina en los niños tiene muchas ventajas como:

-Potenciar su autonomía y autoestima.

-Mejorar su educación nutricional porque se familiarizan con los alimentos.

-Mejorar su destreza manual.

-Estimular sus sentidos.

-Motivar a ordenar lo que se usa, y limpiar.

-Valorar más el esfuerzo realizado para obtener un resultado del que todos disfrutan.

-Crear un vínculo familiar, ya que en cada familia las costumbres y formas de cocinar son diferentes.

 

He leído que a partir de los 12 años ya se les puede enseñar a preparar carnes y pastas, recetas que requieren el uso de fuegos. Antes de eso, se recomiendan recetas frías o que incluyan el horno (gestionado por un adulto), como galletas, brownies o pasteles.

 

Prádanos, A. (2015), realiza una investigación para la facultad de educación de Palencia de la Universidad De Valladolid, que aborda el tema de “LA COCINA COMO RECURSO DIDÁCTICO EN EDUCACIÓN INFANTIL”, y comienza por anotar las posibilidades que nos aporta la cocina en un aula de Educación Infantil señalando las siguientes:

  • Promover una alimentación saludable a través de elaboraciones sencillas de cocina.
  • Promover el trabajo en equipo para la consecución de logros comunes.
  • Despertar o acrecentar el interés por la cocina para poder desarrollar distintos aprendizajes.
  • Establecer un ambiente en el que los niños/as sean capaces de desarrollar habilidades comunicativas, permitiéndoles a su vez adquirir nuevo vocabulario en español y en inglés.
  • Realizar, de manera cada vez más autónoma, actividades habituales y tareas sencillas para resolver problemas de la vida cotidiana, aumentando el sentimiento de autoconfianza y la capacidad de iniciativa, y desarrollando estrategias para satisfacer sus necesidades básicas.
  • Adecuar su comportamiento a las necesidades y requerimientos de los otros, desarrollando actitudes y hábitos de respeto, ayuda y colaboración, evitando comportamientos de sumisión o dominio.
  • Progresar en la adquisición de hábitos y actitudes relacionados con la seguridad, la higiene y el fortalecimiento de la salud, apreciando y disfrutando de las situaciones cotidianas de equilibrio y bienestar emocional.

 

En el blog familiar de Babyradio (2015), se afirma que son sorprendentes los beneficios de la cocina en los niños: “La cocina y los niños siempre han sido dos conceptos que han estado muy unidos”.

La televisión los ha empujado a la cocina, los ha animado a que prueben, a que investiguen, a que compitan, y ahí está el problema. Vemos a los niños llorando por no convencer al jurado, estresados por no conseguir su objetivo”.

 

Y anotan también lo que para ellos serían algunos de los beneficios de cocinar en familia con los niños:

  • Desarrollo de la comunicación. Durante la elaboración de una receta debemos mantener conversaciones, aprenden a escuchar y a razonar.
  • Mejora la confianza en sí mismo. Al realizar tareas reservadas a mayores.
  • Es divertido. El principal objetivo que es que disfrutemos juntos; hemos de pasarlo bien cocinando.
  • Conocen los nutrientes. Al cocinar descubren los nutrientes que tienen cada alimento.
  • Trabajan en equipo. Realizar recetas en equipo. Cooperar es muy importante.
  • Conocen nuevas texturas. Los niños manipulan diferentes alimentos, en su mayoría crudos, gracias al contacto con ellos descubren nuevas texturas.
  • Aprenden motricidad fina y gruesa.A través de uso de los utensilios de cocina los niños pueden desarrollar su motricidad fina y gruesa.
  • Se atreven a probar nuevos alimentos. Al manipular nuevos alimentos, se sienten animados a probarlos. Es más fácil acercarse a lo conocido que a lo desconocido.
  • Aprenden autonomía. Después de realizar recetas conjuntamente, los niños empiezan a desarrollar una autonomía que les ayudará a realizar tareas tan sencillas como pelar un plátano o echar azúcar a la leche.

 

FUENTES:

 *www.babyradio.es/blogfamiliar/te-sorprenderan-los-beneficios-de-la-cocina-en-los-ninos/ *Prádanos, A. (2015) *La cocina como recurso didáctico en educación infantil *www.larazon.es/blogs/lifestyle/de-charco-en-charco/la-cocina-y-los-ninos-beneficios-de-que-los-ninos-cocinen-CF15983302/

 

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta