Jóvenes de casas hogar son ahora exitosos universitarios

Jóvenes de casas hogar son ahora exitosos universitarios

La Fundación Corazón de Vida los impulsa a seguir sus sueños

Por Tatiana MartÍnez

SAN DIEGO. El programa de becas universitarias que impulsa la Fundación Corazón de Vida desde el 2012, logró atraer en sus inicios a tan sólo 3 estudiantes de las casas hogar a las que apoya. Sin embargo, con el paso del tiempo, ha demostrado ser un verdadero imán para el éxito.

En tan sólo ocho años de su creación, cuenta ya con 30 egresados universitarios de diversas carreras como medicina, derecho, arquitectura, mercadotecnia, psicología, negocios, educación, enfermería e idiomas. Estos jóvenes que vivieron la mayor de parte de su vida en una casa hogar apoyada por la Fundación Corazón de Vida han logrado contar con las herramientas emocionales y económicas para alcanzar sus sueños.

En este ciclo escolar son 40 los alumnos que acuden a la Universidad Autónoma de Baja California en los campus de Tijuana, Ensenada y Tecate, así como el TEC de Tijuana; Unifront, Educem, Xochicalco, entre otras instituciones académicas más.

“Reconocemos que la educación es una llave importante pare romper el ciclo de pobreza y abandono.  Es por eso que ponemos un gran énfasis en apoyar las necesidades educativas de los niños y niñas que viven en las casas hogar que apoya la fundación.  Se les apoya con fondos para inscripciones, mensualidades (en algunos casos), uniformes, útiles, gastos de graduación y transporte”, explico Hilda Pacheco, fundadora de la Fundación Corazón de Vida.

Además de apoyar a los jóvenes a que vayan a la universidad, Corazón de Vida aporta los recursos necesarios para que una decena de casas hogar que albergan alrededor de 500 niños y jóvenes en Baja California, puedan proporcionarles vivienda y alimento.

LA FUNDADORA DE CORAZÓN DE VIDA VIVIÓ EN UNA CASA HOGAR

Hilda Pacheco considera que su historia es muy similar a la de los niños que su fundación apoya.

“Mi madre se quedó como madre soltera de cuatro hijos cuando yo tenía 8 años. Yo era la mayor, y mientras ella trabajaba, yo me quedaba al cuidado de mis hermanos, hasta que un accidente en el cual casi se ahoga uno de mis hermanos le hizo darse cuenta de que corríamos peligro estando solos en casa. Así que decidió llevarnos a una casa hogar”, indicó la fundadora de Corazón de Vida.

Hilda permaneció ocho años en una casa hogar y sus hermanos diez años. En ese tiempo su madre estuvo trabajando en los Estados Unidos con la intención de ahorrar y llevarse a sus hijos, pero el dinero sólo fue suficiente para mantenerse. Cuando Hilda Pacheco cumplió 16 años logró reunirse con ella para ayudarle a trabajar y reunificar a su familia, lo cual fue posible.

Años después de estar reunidos con su madre, Hilda se dio cuenta de que la casa hogar que les dio albergue en su niñez estaba pasando por una mala situación económica, por no tener suficientes donativos para atender las necesidades de los niños.

“Agradecida por la gran oportunidad que tuvimos mis hermanos y yo de poder estar en la casa hogar cuando más lo necesitábamos, decidí hacer algo para ayudar. De esa manera, inicio hace 25 años la fundación contando con únicamente el apoyo de amigos y compañeros de trabajo”, reitero.

La Fundación Corazón de Vida tiene como misión la recaudación de fondos y recursos para apoyar las necesidades de sobrevivencia de los niños, y en su tarea se han unido miles de personas deseosas de hacerles saber a estos niños que no están desamparados.

 

UNIVERSITARIOS Y VOLUNTARIOS DEL SUR DE CALIFORNIA LOS APOYAN

Muchos jóvenes universitarios, voluntarios y residentes del sur de California se han dado a la tarea de organizar eventos para recaudar fondos, hacer trabajos para mejorar las casas hogar y también para visitar a los niños.

“Desde que nació la fundación, uno de los pilares de nuestro trabajo es traer voluntarios y donantes cada mes para que visiten las casas hogar y puedan ver cuales son las necesidades reales y como se utilizan los recursos de la fundación. En San Diego tenemos un grupo de voluntarios cuya participación ha sido instrumental para la recaudación de fondos y difundir la información de nuestra misión”, subrayo Hilda Pacheco.

La tarea inicial de apoyar una casa hogar se ha extendido con el tiempo hasta brindar apoyo a una decena de casas hogar de Baja California, con alrededor de 500 niños y jóvenes.

“Se que en estos tiempos difíciles algunos no podemos aportar monetariamente, pero si podemos usar nuestra voz y nuestras redes sociales para dar a conocer la necesidad que existe y darles la oportunidad a los que puedan aportar” reitero Hilda Pacheco.

 

PARA PODER CUMPLIR SU TAREA

Requieren de los donativos que obtienen por medio de su página de internet: www.corazondevida.org

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta