Hon. Sue Saarnio hace de su sonrisa un eslabón binacional

Mujer del mes

Hon. Sue Saarnio
hace de su sonrisa un eslabón binacional

 

Por Jeanette Sánchez

 

Con una personalidad que irradia simpatía y una sonrisa que derriba fronteras idiomáticas Hon. Sue Saarnio, Cónsul General de Estados Unidos en Tijuana, abre el baúl de sus memorias, sus aficiones, sus gustos y comparte la historia detrás de la mujer que por tres años ha sido el rostro diplomático en esta región fronteriza.

En una plática a distancia Sue permite que nos asomemos a su infancia, a su familia, a sus retos profesionales, a sus logros; además nos transmite sus emociones y deja ver el sentimiento que aflora en su ser al tener que despedirse de esta ciudad donde logró impulsar importantes proyectos y creó entrañables amistades.

Sue habla del camino que le ha tocado recorrer como diplomática de uno de los países más importantes del mundo, y de su experiencia como periodista, madre, amiga y viajera. La multiculturalidad la lleva en la sangre y ese factor lo destaca como vital en su carrera y en su crecimiento personal, en sus relaciones sociales y familiares.

 

¿Qué experiencias de la infancia impactaron tu vida para convertirte en la mujer que conocemos hoy?

Fui estudiante de intercambio en Alemania cuando estudiaba la secundaria y en Egipto durante la universidad. Esas experiencias me abrieron los ojos a la posibilidad de vivir en el extranjero. Eso despertó mi interés por la aventura de vivir y trabajar en culturas extranjeras, combinado con mi interés por el servicio público.

 

¿Cómo fue tu entorno familiar con respecto a tradiciones, valores y costumbres?

Vengo de una típica familia de clase media de la parte alta del medio oeste de los Estados Unidos en Minnesota. Me siento afortunada de haber tenido una educación tradicional y amorosa. Mis abuelos y bisabuelos inmigraron a los Estados Unidos desde Suecia y Finlandia y fueron muy trabajadores, valoraban una buena educación y nos enseñaron valores sólidos y ética.

 

¿En qué momento de tu formación académica y/o familiar descubres un interés en participar en el servicio exterior de tu país?

Estudié historia y relaciones internacionales en la universidad, pero también disfruté escribir y trabajé durante cinco años como periodista antes de ingresar al Servicio Exterior. Mi curiosidad periodística y mi natural interés por hacer preguntas siempre me han servido también como diplomática.

 

¿Qué significa Tijuana en tu vida personal y profesional?

He disfrutado cada momento viviendo y trabajando en Tijuana. Estoy orgullosa de haber representado a mi país dos veces en México. Aquí he podido promover la relación transfronteriza Cali-Baja, liderar un equipo consular extraordinario y hacer amigos maravillosos para toda la vida. Me siento muy afortunada de haber tenido la oportunidad de vivir en esta fascinante región.

 

Como mujer, ¿qué desafíos has enfrentado en el crecimiento de tu carrera y/o carrera?

Creo que todas las mujeres trabajadoras hemos sentido en ocasiones que tenemos que demostrar que podemos hacer el trabajo tan bien como los hombres. Los prejuicios conscientes e inconscientes han afectado a las mujeres desde que ingresaron a la fuerza laboral. Por eso he sentido que necesito luchar para que las mujeres estén en la mesa de toma de decisiones junto a los hombres.

 

¿Qué temas te preocupan sirviendo en el Consulado de los Estados Unidos en el municipio más poblado del país?

Proteger la seguridad y el bienestar de los ciudadanos estadounidenses en el extranjero es el papel principal de los diplomáticos estadounidenses en el exterior. Monitoreamos la posibilidad de emergencias como huracanes, incendios o violencia y emitimos advertencias a todos los viajeros.

 

¿Cómo equilibras la participación pública y tu vida privada?

Bueno, mis hijos ya son adultos (21 y 24) y son muy independientes, pero me apoyan mucho en mi carrera diplomática. La mayor parte del tiempo fueron buenos chicos con eso de mudarse cuando era necesario. No siempre fue fácil para ellos dejar atrás la escuela o los amigos. Una vez conocieron a la secretaria de Estado Hillary Clinton en un evento de ‘Lleve a su Hijo al Trabajo’ y creo que les impresionó cuando ella les agradeció su sacrificio y servicio.

 

¿Cuál crees que es la mayor lección que te ha dado ser una servidora pública?

Cada día que me he desempeñado como diplomática en representación de mi país, lo he considerado un honor. Creo que generalmente soy más patriota cuando regreso a los Estados Unidos después del servicio en el extranjero porque aprecio más lo que significa ser estadounidense. He tenido el privilegio de haber nacido estadounidense con todas las ventajas que conlleva.

 

¿Qué actividades en tu puesto te plantean más desafíos y cuáles disfrutas más?

Me siento muy a gusto conociendo gente, presentándoles a otros que podrían compartir sus intereses y encontrando formas en las que podemos trabajar juntos para hacer del mundo un lugar mejor.

Mi posición me ha dado la plataforma para poder hacer eso. Bromeo diciendo que ser Cónsul General me da cierta “palanca”, porque puedo hacer visibles asuntos importantes, pero quiero que “#palancaparaelbien” sea mi hashtag.

 

¿Qué consejo podrías compartir con nuestras lectoras?

No tengas miedo de compartir tus ideas y tu dinamismo en el mercado de ideas. Los hombres no tienen el monopolio de las buenas ideas. La política, los negocios y la sociedad civil necesitan diversidad de pensamiento para producir las mejores políticas.

 

“He disfrutado cada momento viviendo y trabajando en Tijuana. Estoy orgullosa de haber representado a mi país dos veces en México. Me siento muy afortunada de haber tenido la oportunidad de vivir en esta fascinante región”

 

EN BREVE…

Frase que te inspira: “Sólo las personas que están dispuestas a ir demasiado lejos pueden saber hasta dónde pueden llegar.” Ernest Hemingway.

Libro favorito: Margaret Atwood’s The Robber Bride.

Platillo favorito: Sin duda – Tacos

Aficiones: Jardinería de suculentas

Persona que admiras: Ruth Bader Ginsberg

Mayor deseo: Salud para nuestro planeta

Cuáles son tus fortalezas: reunir a personas que comparten intereses u objetivos comunes.

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta