Gustavo Monroy valora vivir en plenitud

Gustavo Monroy valora vivir en plenitud

 

Por Janet S.

 

Tijuana le abrió los brazos hace cerca de 27 años cuando llegó con la idea de crear su propia empresa, desde entonces Gustavo Monroy ha dividido su corazón entre la familia, su negocio, sus amigos y su trabajo.

Contador público de profesión, Monroy recuerda que desde muy chico descubrió sus habilidades para las ventas, el comercio, los números y todo lo relacionado a hacer negocios. Sus primeros años los vivió en su natal Guadalajara, y poco después vivió un tiempo en Ciudad Victoria, Tamaulipas.

Cuarto hijo de seis, Gustavo creció en un ambiente familiar, sus padres sostuvieron un sólido matrimonio hasta el fallecimiento de su padre hace unos años. Sus recuerdos los comparte con una sonrisa en el rostro que se justifica con las alegres anécdotas que narra.

 

De niño activo a hombre productivo

“Siempre he sido muy deportista, he jugado mucho soccer y tenis, pero he practicado varios deportes. Yo recuerdo una infancia feliz, con los problemas y las alegrías normales de una familia grande, siempre he sido una persona muy independiente, empecé a trabajar muy chico, como que se me daba el comercio”.

Recuerdo que vivimos dos años en Ciudad Victoria y yo compraba pelotas de tenis y las vendía cuando íbamos a Guadalajara, porque allá eran tres o cuatro veces más caras; yo estudiaba la secundaria, me acuerdo que buscaba en la sección amarilla las tiendas de deportes y me iba a venderles una o dos maletas de pelotas; recuerdo también que una vez en Guadalajara unos amigos me invitaron a vender biblias y tendríamos por mitades las ganancias, así que fui y nos fue muy bien, vendimos todas”.

“Ya cuando estudiaba en la universidad entré a trabajar en un despacho, luego fui analista fiscal en lo que era Banca Cremi, ahí trabajaba de 8:00 a 4:00 y estudiaba de 5:00 a 10:00, así que mis días estaban muy movidos”.

 

Vocación por los negocios

Para el contador Monroy la figura paterna fue determinante en su formación y descubrimiento de su vocación.

“Mi papá era contador, pero nunca nos impuso una carrera determinada, en mi caso siempre me han gustado los números, siempre tuve atracción por los temas relacionados a los negocios, lo empresarial, las finanzas, costos, derecho fiscal, etcétera.

“También me gustaban mucho las ventas, eso te da mucha seguridad, porque llegas con gente que no conoces y debes convencerla de comprar, te debes desenvolver con mucha soltura y seguridad, eso a mí se me facilitaba.

“Pero por encima de todo eso, para mi lo más importante, lo que me marcó de una forma positiva, fue el ejemplo que siempre tuve de mis padres. Siempre nos inculcaron valores como la ética, yo vi el ejemplo de honradez con mi papá, él trabajaba en BanRural y me tocó ver cómo llegaba gente a ofrecerle beneficios o propiedades a cambio de ayudarle con asuntos poco éticos, vi el ejemplo de su ética, vi cómo se alejaba y se negaba a participar de cuestiones fuera de lo honrado.

“He crecido apegado a esos valores que se fortalecen con otros como la lealtad, la amistad, el respeto”.

 

Empresario responsable socialmente

“Cuando tengo la oportunidad de llegar a Tijuana para abrir mi negocio, tuve siempre presente el aprendizaje y la experiencia de mis empleos anteriores, el ejemplo de mi padre. Esos valores han fortalecido a mi empresa y al equipo que colabora conmigo.

“Al estar en la industria de los productos desechables hemos tomado muy en serio nuestro compromiso con el medio ambiente y desde hace 15 años ofrecemos productos ecológicos como bolsas, vasos, aun cuando la gente casi no lo consume porque su precio es más elevado, es un asunto que va más allá de las buenas intenciones o de prohibiciones de uso, es necesario promover la cultura y la educación sobre el tema en la sociedad.

“Creo que hace falta una mayor coordinación por parte de las autoridades, porque los empresarios del ramo estamos al día con la producción de utensilios desechables ecológicos, pero se debe involucrar toda la cadena no solo al productor, sino a la sociedad en general, debe analizarse el proceso completo, el reciclaje, el uso, la adquisición, los factores tecnológicos, la sistematización e incluso los aspectos fiscales.

“De nuestra parte tratamos de estar a la vanguardia, invertimos en capacitación y tecnología, en buen servicio y precios competitivos”.

A la par de su papel como empresario Monroy es un hombre sumamente altruista que brinda diversos apoyos a Fundación Codet, Castro Limón, Casa de los Pobres, Ciudad de los Niños, Alianza Civil, World Vision.

“Trato de brindar el mayor apoyo posible, para mí es un compromiso con mi comunidad, busco aportar un granito para el bienestar de mis semejantes”.

 

Primero la familia

“La familia es lo más importante para mí, tras mi divorcio no ha cambiado la atención como padres hacia nuestros hijos, estamos al pendiente de ellos, los lazos no se rompen, como familia mantenemos ese compromiso.

Como padre Monroy se dice feliz por la buena relación que tiene con sus dos hijos, con quienes comparte casa, gustos, viajes, aficiones y gratos momentos.

“Soy un padre presente, tengo una relación muy cercana con mis dos hijos, tenemos muchos gustos en común, nos gusta practicar deporte, viajar, convivimos muy a gusto, ellos son mi prioridad, a partir de ellos desarrollo mis planes, busco el balance entre el trabajo y mis propios intereses, busco tiempo para mi pareja, para lo espiritual.

“Vivo una de las mejores etapas de mi vida, me siento un hombre pleno, he alcanzado un balance entre mi vida personal, familiar, de pareja; soy un hombre apegado a la religión que profeso y espiritualmente estoy tranquilo, en lo laboral enfrentó con paciencia los retos y me preparo cada día para salir adelante en todos los ámbitos.

“Creo que no tengo otra cosa más que agradecerle a la vida por todo lo que me da. Me siento completo y satisfecho hasta hoy”.

 

 

 

EN BREVE…

Gustavo Monroy

Profesión: Contador Público y empresario

Frase inspiradora: Hay que ocuparse, no preocuparse

Libro favorito: Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva, de Stephen R. Covey

Platillo preferido: carne en diferentes cortes

Deportes: tenis y futbol

Pasatiempo: ver y practicar deportes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta