Evitando lleguen los conflictos por el aislamiento

Evitando lleguen los conflictos por el aislamiento

 

POR ANA CELI RUVALCABA DURÁN

Actualmente nos encontramos en una situación de alarma que ha orillado a la población mundial a tomar medidas precautorias para evitar la propagación del COVID-19, y la mejor ha sido sin duda alguna, el resguardarnos en nuestros hogares una cuarentena, para evitar ponernos en riesgo.

Este resguardo implica todo un  proceso de adaptación  a rutinas más sedentarias y puede resultar un tanto difícil. Así que ahora que permanecemos la mayor parte del día con nuestras familias, debemos procurar mantener la armonía. La convivencia prolongada trae consigo más oportunidades para entrar en conflicto, y es por ello que en esta ocasión te dejo algunas herramientas para cuidar de tu salud mental-emocional, la de tu pareja y la familia.

 

  1. No alientes el estrés, cuida tu estado de ánimo.
  2. Procura extraer información de fuentes confiables. Los medios de comunicación nos bombardean con exceso de información, y las redes sociales están llenas de opiniones divididas. Lamentablemente la población se deja guiar por el alarmismo y sensacionalismo de las notas. Si es tu caso, omite hacerlo ya que estarás atrayendo estrés innecesario, con el que desarrollarás mal estado de ánimo en general.
  3. Lleva una alimentación balanceada. Evita en la medida de lo posible: azúcares y edulcorantes artificiales, así como el exceso de cafeína, ya que este tipo de ingredientes tienen un alto nivel energético que aumentan la ansiedad.
  4. Evita tomar alcohol. Este es un depresor del sistema nervioso central.
  5. Realiza rutinas de ejercicio en casa.
  6. Todo lo anterior lo debe aplicar es resto de tu familia.

 

  1. Promueve una sana convivencia a través de actividades colaborativas e individuales.

Es primordial construir una atmósfera familiar armónica, lejos de discusiones y desacuerdos. Uno de los motivos principales de discusiones tiene que ver con el tema de la organización y convivencia, para esto te recomiendo:

  1. a) Establece rutinas individuales y cooperativas. A pesar de todos los cambios realizados, debes mantener algunas rutinas que ya existían como el aseo personal, realización de los quehaceres de la casa, horarios de comida, actividades familiares recreativas, etc. En el caso de los hijos, deben tener organizada su agenda escolar paralela a la de casa.

Esto lo debes hacer para hacer una buena distribución del horario, y no caer en el aburrimiento, en la monotonía extrema o en la saturación de actividades.

  1. b) Tengan momento a solas. Así como es importante el trabajo en equipo y las actividades compartidas, es igualmente importante que cada uno de los miembros tengan momentos de descanso o de recreación individual.
  2. c) Cuida tu privacidad e intimidad, estas son las primeras que se ven comprometidas cuando hay varias personas en una casa y por tiempo prologado.

Todas las personas necesitamos un espacio privado sin observadores o distractores, para poder relajarnos y encargarnos de cuestiones personales. Es crucial respetar estos límites para no entrar en conflictos, ya que a nadie le gusta ser invadido en su espacio personal.

  1. d) Este cuidado de la privacidad e intimidad, implican a tu relación de pareja. En este momento existen otro tipo de preocupaciones que ocupan tu mente, es cierto, pero debes mantener viva y dinámica tu relación para no agotarte, entre más unidos y tranquilos se encuentren, mayor será el soporte y apoyo mutuo.

 

  1. No alimentes pensamientos negativos sobre el futuro

Escuchamos en los medios que esta crisis mundial traerá cambios drásticos, y esto naturalmente desencadena tu preocupación.

La angustia que podemos experimentar la transmitimos a nuestros familiares, muchas veces sin darnos cuenta, y ellos a su vez la reproducen aunque no siempre hablan de ello. Como consecuencia vamos a tener varios escenarios tales cómo silencios incómodos, aislamiento, desacuerdos, ansiedad, discusiones y más. Por lo tanto debes cuidar que el pánico y la ansiedad anticipada no se apoderen de ti ni de tu familia. Para ayudarte analiza lo siguiente:

  • Al inicio vimos como centenares se abalanzaron sobre las tiendas y realizaron compras de pánico. Cuando las personas se instalan en una zona de miedo tienden a actuar con desespero, a ser irritables, a estar ansiosos y a desarrollar un estado de confusión. Todo lo anterior nubla la conciencia y nos inhabilita para responder objetivamente ante emergencias.
  • Mejor muévete a una zona de aprendizaje. Toma el control de la situación informándote debidamente del tema. Deja de consumir todo lo negativo del medio comenzando por las noticias pesimistas, y piensa que muchos, en cada rincón del planeta, estamos buscando la forma de dar lo mejor de nosotros para sobreponernos.
  • Si logras lo anterior, tendrás oportunidad de crearte un zona de crecimiento. Nuestros mejores aliados serán la creatividad y resiliencia. Dale un propósito a este momento de aislamiento. Para lograrlo piensa en todos esos proyectos o sueños postergados que creías imposibles o no prioritarios, tal vez es el tiempo de empujar su realización. Piensa que este sería tu plan “B” de vida que te puede ayudar a salir adelante.
  • Mantén una actitud de agradecimiento, pues es la principal vitamina para seguir avanzando con nuestras vidas, entre las dificultades que este nuevo panorama mundial nos presenta.

 

La autora es Psicóloga. Contacto: Tel: 664-342-8391e-mail: psic.anaceli@mail.com

 

 

 

 

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta