Esfuérzate en que tus hij@s optimicen mejor su tiempo

Esfuérzate en que tus hij@s optimicen mejor su tiempo

 

POR GABRIEL BELLO

 

Si tu hij@ nació de 1995 a la fecha, es miembro de la “generación Z”, una generación digital y de multitareas, y debemos reconocer que es muy fácil para ellos, hacer 3 o más actividades al mismo tiempo. Por ejemplo, hacer quehacer doméstico, mensajearse con sus amig@s, cuidar a sus herman@s y jugar videojuegos. Con esta dinámica así de intensa, queda evidente su capacidad digital-multitareas, pero es poco probable que haya sido eficiente en cada una de estas actividades.

No se trata de hacer por hacer o de hacer mucho al mismo tiempo, se trata de hacerlo bien; y para ser responsable y que su día sea productivo, deben aprender a administrar mejor su tiempo, y ahí es donde entras tú, padre de familia.

 

¿Qué evitar que hagan en el verano?

Estamos viviendo un año diferente, el COVID19 cambió nuestra dinámica de vida en todos los aspectos, y la de nuestros hij@ también: menos tiempo fuera de casa, posiblemente vacaciones escolares cortas, una sociabilidad más cibernética que física, y casi todo su entretenimiento y diversión lo prefiera de la red.

Esta nueva realidad le empuja peligrosamente a vivir un verano refugiado en su recámara, y metido obsesivamente en su celular o consola de videojuegos.

¡No se lo permitas! hay muchas actividades fuera del internet; no dejes que los dispositivos electrónicos consuman su tiempo…. ¡mejor que lo optimice!

 

¿Cómo pueden ser más productivos?

Que administren su tiempo es sinónimo de responsabilidad, porque les permite ser productivos, además porque es una habilidad que pueden aprender; ayúdalos a que comiencen con estas breves sugerencias.

  • Que limiten sus videojuegos. – establece para ellos límite de tiempos (y si son jovencitos que lo establezcan ellos) para esta actividad tan placentera. Fíjales un máximo de 90 minutos al día de lunes a viernes. El fin de semana pueden jugar hasta 2 jornadas de 90 minutos cada una, pero que no sean seguidas. Que hagan el compromiso de parar de jugar a la hora indicada.
  • Establece con ellos, límites para el uso de sus dispositivos electrónicos. – ya sea en el tiempo de uso y en el espacio en el que los usan. Por ejemplo, que NO lo lleven a la mesa si van a comer, que no se metan al baño con su tableta o celular, que no lo usen para conectarse con sus amigos, mientras toman su clase en línea o hacen tarea.
  • Que hagan una actividad física para ejercitarse. – la participación en actividades deportivas sufrió cambios significativos ahora en la pandemia del COVD19, esto ha ocasionado sedentarismo en niños y adolescentes. Si en tu ciudad ya pueden salir, permite que salgan. Si tienes patio, pues ahí, si no pueden salir y no tienes patio, pues en cualquier parte de su recámara, que se conecte por Youtube con infinidad de entrenadores que están impartiendo clases a diario.
  • Que tengan un pasatiempo desconectado. – sé que muchos pasatiempos hoy en día son digitales, pero se trata de darle un respiro a su cerebro al estar desconectado. Pueden armar rompecabezas, construir con legos, jugar tablero, dibujar, leer, cantar, escribir sus historias, patear el balón, montar en bicicleta, etc., hay una cantidad importante de actividades para que estén “desconectados”.
  • Que mantengan saludable su hábito del sueño. – No permitamos que cometan el error de dormirse tarde por estar conectados. Hay muchos adolescentes que hoy se están durmiendo a las 3 o 4 de la mañana, y que se levantan al medio día. Están volteando su reloj biológico. Cuando haya necesidad de pararse a las seis de la mañana, por ejemplo, tendrán mucho problema en hacerlo.
  • Que hagan una lista de “cosas por hacer hoy”. – Para no tener un día de locura, aconséjenles que apunten todo lo que necesiten hacer hoy, y coméntenles que es importante que terminen un proyecto, envíen el ensayo, hagan una llamada, contesten un mensaje, vean un video, hagan aquello que les pediste, etc. En esta lista deben estar sólo aquellas actividades que, al finalizar el día, deben estar hechas.
  • Que no lo dejen para mañana. – Si se le acumulan las actividades se llenará de estrés; procrastinar se convierte en un mal hábito que comienza aplazando una actividad porque les da flojera hacerla en el momento o porque prefieren hacer otra cosa que consideran más agradable. Enséñales la importancia de que, si tienen que hacer algo, lo hagan ya.

 

*El autor es Psicólogo FB/psicologogabrielbello

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta