El valor de una madre

Por Maru Lozano Carbonell

El soplón de ahora tiene 51 años, divorciado, locutor de radio y televisión. Se le preguntó sobre la mamá de sus hijos y sobre la propia. Es increíble que a este soplón lo conozco bien de hace algunos años, y si hace tiempo le hubiéramos preguntado sobre la ex como madre, sus respuestas hubieran estado teñidas de frustración y enojo.

Pero ahora que el tiempo ha pasado, la incansable e infinita labor que cada mayo recordamos, hace que este soplón valore el amor incondicional con inmensa gratitud.   Tuve acceso a preguntar también a su mamá y algunas respuestas aquí las complementamos. Impresiona que el ejemplo que se recibe como madre no es más que el reflejo vivo de lo que un hijo es.

  • Cuando te casaste, ¿pensaste en esa mujer como madre de tus hijos?

Sí, definitivamente. Por eso me casé con ella.

  • ¿Puedes comunicarte con ella actualmente? ¿Por qué?

Sí, ahora sí. Antes solo era para escuchar reclamos y pedir dinero.

  • ¿Se dedica a sus hijos?

Al cien por ciento. Eso me da mucha tranquilidad. La gran madre que es no tiene nada que ver con la mujer en pareja, de eso ni me preguntes…

  • Desde tu punto de vista, ¿en qué falla tremendamente como madre?

Es sobreprotectora.

  • ¿Consideras que ha hecho algo bien en su rol de madre? ¿Qué sería?

Inculcó valores, motivó la educación y el respeto por la familia. Siempre ha fomentado el vínculo familiar con ambas partes. Estoy orgullosísimo de lo sobresalientes que son mis hijos y eso se lo debo ella.

  • Si tuvieras la oportunidad, ¿la volverías a elegir para tus hijos?

Sí, para mis hijos sí.

  • ¿Cómo te gustaría que fuera la madre ideal?

Amorosa, orientadora, que fomente la unión familiar y que de libertad a los hijos de tomar las propias decisiones.

  • Hablando de tu mamá, menciona cualidades que ves en ella.

Es una gran mujer, fuerte, profundamente amorosa, sabe ser amiga, escucha, guía, se preocupa siempre… aún me dice niño… (Su mamá piensa que es un hombre bastante centrado e inteligente, gran hijo, cariñoso y con muchos sentimientos).

  • ¿Cuál es su platillo favorito?

Varios, entre ellos la paella. (En realidad no, son los chiles rellenos y el platillo favorito de este hijo es, sin duda, la paella).

  • ¿Qué es lo que más disfruta hacer?

Tomar un café inmediatamente después de levantarse. (En realidad no, es ver televisión y a él le apasiona tratar con el público a través de los medios de comunicación).

  • ¿Cuál es el nombre de sus amigas?

Sandra, Lucía, Laura, Gaby, Pita. (Esas son primas, sus amigas son: Marisela, Margarita, Victoria; ella no sabe quiénes son sus amigos de ahora).

  • ¿Qué tipo de cosas te hubiera gustado que ella hiciera contigo mejor?

Lo hizo todo, en todo momento bueno y malo. (Su mamá piensa que siempre hace lo mejor porque es un hombre muy bueno).

  • ¿Qué es lo que más te enoja de tu mamá?

Que no se atiende a tiempo con el médico. (A su mamá le enoja que no baja de peso).

  • ¿Qué es lo que más te da miedo de tu mamá?

Que se muera. (A su mamá le da terror que él no cuida su salud).

  • ¿Qué es lo que más te da tristeza de tu mamá?

Que extraña mucho a mi papá. (Su mamá lo ve pleno y realizado pero que le da profunda tristeza no haber tenido las agallas de impedir que su papá lo mandara a vivir a otra ciudad cuando era estudiante).

  • ¿Le pides consejos? ¿Por qué?

Siempre, no hay mejor ser humano que ella, a nadie le importo como a ella. (A su mamá le gusta pedirle consejos a él porque sí se puede hablar ya que es muy culto y sus puntos de vista son buenísimos).

  • ¿Cada cuándo te comunicas con ella y de qué manera?

Diario por teléfono y por internet. Vivo en otra ciudad.

  • ¿Hay algo que no le has dicho y te gustaría externarle?

Desde que se murió mi papá, aprendí a decirle cuánto la quiero y cuánto la necesito. (Que por ser el primero la ilusión y la maravilla que representa para su mamá lo hace un ser muy especial y único).

“Mi madre fue la mujer más bella que jamás conocí. Todo lo que soy, se lo debo a mi madre. Atribuyo todos mis éxitos en esta vida a la enseñanza moral, intelectual y física que recibí de ella”. (George Washington).

“La mano que mueve a la cuna es la mano que manda en el mundo”. (W.S. Ross)

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta