El reto de construir puentes

La vida con muros no nos permite mirar al otro lado; no permite que caminemos libremente, no nos deja abrazar, no deja que el cuerpo y la mente vayan más allá, nuestra visión se vuelve corta y limitada, la vida con muros es vivir encerrado en nuestra propia libertad. Tal parece que esta enfermedad de levantar muros está contagiando a muchos individuos, empresas, políticos, organizaciones civiles, cámaras empresariales y gobiernos pues en lugar de comunicarse con sus diferentes audiencias o públicos se alejan cada vez más de ellos y su reputación disminuye.

Qué triste paradoja… hoy que existen tantas herramientas tecnológicas para comunicarnos y que van desde el celular, el correo electrónico, el Messenger, el Skype, las redes sociales como Plaxo, Linkedin, Facebook y Twitter parece que es cuando menos nos comunicamos. Es necesario regresar a lo básico ya que la relación personal es muy importante y no debemos dejarla a un lado porque… ¡No tenemos tiempo! Las relaciones debemos cultivarlas día a día tanto en el ámbito familiar como en el circulo profesional. Es necesario estrechar vínculos entre tus públicos internos y externos a fin de lograr una cimentación sólida que permita transitar en ambos sentidos por los puentes que construyas.

 

¿Alguna vez te has puesto a pensar que un año tiene 525,600 minutos? ¿Cuántos de ellos los utilizas para comunicarte con tus clientes, proveedores, compañeros de trabajo, amigos,  gobernantes? Seguramente si haces un buen uso de los minutos que destines para ello tu empresa y/o actividad en la que te desarrollas se verá altamente beneficiada y será una de tus mejores inversiones pues las relaciones se construyen y se consolidan con el paso del tiempo y uno de los tantos beneficios que ello aporta es que se convierten en tus mejores embajadores ya que hablarán de los productos y/o servicios que ofreces y, sobre todo, te recomendarán para ampliar la ansiada cartera de clientes y ello traerá prosperidad para ti y para quienes trabajan en tu empresa.

Para lograr ello debes construir puentes en lugar de levantar muros. A estas alturas, estoy seguro, te has dado cuenta de que soy un amante  de los puentes porque acercan, unen, traspasan fronteras, amplían caminos, abren posibilidades, nos ayudan a descubrir nuevos horizontes. Los puentes se construyen para ser cruzados y se ofrecen libremente para todos sin distinción de raza, género, edad, religión, opción política… Simplemente se cruzan, se utilizan y la comunicación, circula y fluye libremente.

Cada piedra que retiramos de un muro puede ser utilizada para construir un puente, en cualquiera que sea tu actividad. Las piedras pueden ser, por ejemplo, un cliente molesto porque el producto o servicio no era lo que esperaba. Las relaciones públicas son una valiosa herramienta que te puede ayudar, no lo dudes, empieza a construir puentes o en todo caso a consolidarlos pues ello te permitirá cruzar, mirar, tener otra perspectiva, caminar, aprender, crecer… Pero para ello debes ser organizado, disciplinado, detallista, analítico, pues hay que investigar el territorio, analizar la situación, formular tus objetivos, desarrollar la estrategia, poner manos a la obra con acciones específicas dentro de un programa, evaluarlo y, en caso necesario, tomar medidas correctivas para lograr alcanzar tus metas conforme a lo planeado y finalmente llegar a las audiencias que tanto te interesan.

…los puentes acercan, unen, traspasan fronteras, amplían caminos, abren posibilidades, nos ayudan a descubrir nuevos horizontes… se construyen para ser cruzados y se ofrecen libremente para todos…

Los puentes te permitirán buscar nuevos prospectos, darte a conocer, difundir tus productos, incrementar tus ventas, mejorar tu calidad en el servicio, consolidar a tu equipo de trabajo, y hacer crecer tu prestigio.

Las relaciones públicas son una herramienta que debe utilizarse no sólo cuando hay problemas o crisis o cuando se quiere dar a conocer algo. Su aplicación es permanente y debe ser parte de la filosofía de tu empresa y de la estrategia de tu negocio. El prestigio es el resultado de lo que hacemos, de lo que decimos y de los que otros dicen de nosotros. El adecuado manejo y administración del prestigio es reconocido cada vez más como un importante activo ya que asegura respeto, confianza y una gran ventaja competitiva en el mediano y largo plazo.

Una de las más valiosas aportaciones de las relaciones públicas  es convertirse en  “radar” porque detecta posibles crisis que pueden prevenirse y también detecta oportunidades de desarrollo. Los servicios de consultoría son de vital importancia para obtener óptimos resultados dentro de cualquier proyecto y es que no contar con éstos, puede a la larga, redundar en pérdidas tanto económicas como en dificultades de construcción y, por lo tanto, en imagen y reputación.

Por ello la selección de un consultor en relaciones públicas debe de hacerse con detenimiento pues finalmente es quien desarrollará la estrategia y te ayudará a administrar tu prestigio. La experiencia, el conocimiento del mercado y su reputación son factores a considerar.

Por último, te invito a que éste 2011 te enfrentes al reto de construir o reconstruir puentes pues seguramente ello permitirá también que construyamos una mejor sociedad, más unida, comprometida y solidaria pues todos nos lo merecemos ¿No lo crees?

Jorge Francisco D’Garay  es presidente de la firma regional D’Garay Public Relations desde 1992, miembro de  la Sociedad de Relaciones Públicas de América  (Nueva York). Conduce con Elia Manjarrez el programa de opinión PERSPECTIVAS por UniradioTV y Radio Hispana 1470am.  (tjsd@prmexico.com)

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta