El precio de los vinos en restaurantes

El precio de los vinos en restaurantes
¿Costoso o valioso?

 

 

POR ANA LAURA MARTÍNEZ

 

La Revista Electrónica Food & Wine en español, publicó un artículo en 2018, que explicaba las razones por los que el precio del vino mexicano es más costoso que los vinos extranjeros, haciendo esta importante reflexión:

“Impuestos, calidad, dolarización o cantidad de producción ¿A qué se debe que el vino mexicano sea casi 200 por ciento más caro que los vinos extranjeros de la misma calidad? La industria vitivinícola mexicana factura alrededor de 550 millones de pesos al año, y genera cerca de 7 mil empleos directos e indirectos. Es verdad que este modelo de negocio está creciendo, pero hay factores que elevan su costo”.

 

Cambios climáticos

La escasez de agua y la falta de regulación urbana son dos de las amenazas más fuertes para la producción de vino en México.  Cuando no se produce uva debido a las complicadas condiciones climáticas, disminuye el consumo de vino nacional y es sustituido por marcas extranjeras.

 

Costos a mayor escala

Es importante mencionar que a mayor demanda, mayor oferta. México ocupa el lugar #35 dentro de los principales consumidores, pero no hay que desanimarnos. El consumo y la producción de vino en México ha mostrado un crecimiento considerable. Desde el año 2000, México ha cuadriplicado la producción de vino y duplicado las exportaciones desde 2017.

 

Impuestos y trámites

En México además del IVA al 16 por ciento (Impuesto al Valor Agregado), se paga el 25 por ciento de IEPS, (Impuesto Especial sobre Producción y Servicios).

Esta tarifa se paga por la producción, venta o importación de gasolinas, alcoholes, cerveza y tabacos. En total se paga el 41 por ciento de impuestos sobre una botella de vino mexicano.

Otro factor importante es que en nuestro país el vino se considera como una bebida con contenido alcohólico, mientras que en países de la Comunidad Europea, está clasificado como un complemento alimenticio con tasas de impuesto preferenciales.

El impuesto estatal que entró en vigor en 2002 se aplica a la venta final de cualquier bebida alcohólica realizada en el Estado, con excepción de la cerveza, y debe ser incluido en el precio.

 

Posicionamiento mundial

Los vinos extranjeros, principalmente de Chile, Argentina, España, Francia, e Italia poseen el 70 por ciento del mercado en México. Eso no quiere decir que vayamos por mal camino, existen más de 600 etiquetas nacionales reconocidas.

Hay que recordar que Baja California produce -según algunos expertos- 65 por ciento del vino mexicano, mientras que el 35% lo aportan los estados de Aguascalientes, Coahuila, Zacatecas, Querétaro, San Luis Potosí, Chihuahua.

 

No todo está perdido

El Congreso de la Unión aprobó la Ley del Fomento a la Industria Vitivinícola, impulsada por el gobernador Francisco Vega.

Esta ley se compone de 34 artículos que buscan fomentar la actividad vitivinícola nacional: desde la plantación de uva hasta la comercialización del producto. Nosotros como consumidores locales podemos hacer una diferencia.

El consumo anual per capita de vino en el 2002, eran 250 mililitros, y en 2018 ha llegado a los 964 mililitros. Así que cada vez que pidas una copa de vino mexicano, recuerda que estarás ayudando a la producción nacional.

La página de Global Media.mx (S.F.) da respuesta a la pregunta sobre el porqué el vino mexicano es más caro que el extranjero, señalando que: “La escasez de agua en el país, la baja producción de vino y los elevados costos de comercialización, provocan que la bebida mexicana sea hasta 220 por ciento más cara comparada con un vino extranjero de la misma calidad.

Así lo dio a conocer Diego del Valle, director general de la Vendimia en Nuestra Tierra, Foro de Negocios 2017 y festival gourmet, al precisar que mientras la demanda de vino crece a una tasa de entre 20 y 25 por ciento, la oferta nacional lo hace a la mitad, es decir, entre 10 y 12 por ciento.

Ello ha provocado que los vinos extranjeros, principalmente de Chile, Argentina, España, Francia, e Italia posean el 70 por ciento del mercado, y el 30 por ciento restante sea de vinos mexicanos.

“Una de las claves de la industria es unirnos y hacer un conglomerado total de las bodegas, industrias y proveedores para hacer mucho más juntos”, explicó en conferencia de prensa.

Destacó que una de las tareas de la industria es demostrar que el vino mexicano es de muy buena calidad y que prueba de ello es que hay 600 etiquetas reconocidas mundialmente.

“En los mercados extranjeros no se nos reconoce como tal, en cambio, otras regiones vitivinícolas han hecho una gran labor como Rioja que tiene una asociación muy fuerte y su promoción es mundial”, indicó.

La industria vitivinícola factura alrededor de 550 millones de pesos al año, genera cerca de 7 mil empleos directos e indirectos y emplea a poco más de 500 mil jornaleros.

La preferencia de los consumidores mexicanos es el vino tinto, cuyas ventas representan el 59 por ciento, seguido del blanco con 14 por ciento, espumoso 12 por ciento y el resto representa el 15 por ciento en las demás clasificaciones.

 

*II. REFERENCIAS

Flores, L. (2018), Revista electrónica Food & Wine en español, recuperada el 28 de febrero de 2020, de foodandwineespanol.com/por-que-el-vino-mexicano-es-caro/Global Media.mx (2017), página electrónica, recuperada el 28 de febrero de 2020, de www.globalmedia.mx/articles/-Por-qu%C3%A9-el-vino-

 

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta