El Cielo es azul, la Tierra blanca

Una historia de amor de Hiromi Kawakami

 

 POR MARITZA GONZÁLEZ

 

“ Cuando tienes un gran amor, debes cuidarlo como si fuera una planta. Debes abonarlo y protegerlo de la nieve. Es muy importante tratarlo con esmero. Si el amor es pequeño, deja que se marchite hasta que muera”

 

Hiromi Kawakami (1958) es una de las escritoras mas leídas y galardonadas de Japón. “El cielo es azul, la tierra blanca” (Editorial Alfaguara) es su novela más famosa; reconocida con el prestigiado premio Tanizaki de Japón.

 

La protagonista de la historia es Tsukiko, una mujer de cerca de cuarenta años que lleva una vida solitaria y rutinaria, que consiste en trabajar en una oficina para después salir a comer y beber sola en distintos locales de su barrio. Un día, de pura casualidad, en una de esas tabernas, se encuentra con un hombre casi anciano que fue su maestro en el colegio. A partir de entonces y a través de encuentros casuales entre los dos, acompañados de cervezas y sake, además de innumerables platillos de la gastronomía japonesa, conocemos una de las historias de amor mas entrañables de la literatura contemporánea.

A pesar de que los personajes principales no se expresan abiertamente, a través de sus encuentros, de sus silencios, vamos conociendo sus sentimientos, sus emociones y todas esas cosas que las palabras no suelen expresar.

Entendemos su vida solitaria y la intensidad de los sentimientos no manifestados que finalmente los unen.

Conocemos la historia de una pareja poco habitual, un hombre anciano y una mujer joven, con diferencias culturales pero viviendo el presente; con sentimientos reales y profundos, compartiendo la cotidianidad, los sabores de la comida, del sake, los paseos y la naturaleza.

Es la historia de un amor maduro, basado en los pequeños detalles más que en las palabras, donde los silencios entre los protagonistas no son momentos incómodos, sino espacios donde ambos comparten su esencia sin ningún miedo.

 

 

“¿Querrías iniciar conmigo una relación basada en el amor mutuo?”

 

 

A través de una narrativa lenta, suave, sutil y sencilla, la autora nos transmite sentimientos y emociones que nos mueven conformen leemos la novela. Como cuando el “Maestro” habla acerca de su esposa y el matrimonio.

 

“Si hubiera protestado, ella no se habría enfadado, pero los pequeños disgustos se van acumulando. Del mismo modo que una pequeña ola puede desencadenar un tsunami en la otra punta del océano, una tontería puede provocar una discusión en el momento mas inesperado. Forma parte del matrimonio”

 

“El cielo es azul, la tierra blanca” es una historia tierna, entrañable, sencilla, de la literatura moderna japonesa que vale mucho la pena descubrir.

 

*La autora es Lic. en Administración y promotora de lectura

 

Contacto:

Twiter @mtzaglez

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta