Dr. Andrés Hernández, pionero en cirugía robótica en Tijuana

Dr. Andrés Hernández, pionero en cirugía robótica en Tijuana

 

“(El robot Da Vinci) … nos da la imagen en tercera dimensión, cuando se hace por laparoscopía es en segunda dimensión, es como si viéramos una tele viejita. Otra ventaja es que tiene un aumento de 10 veces más grande la estructura”

 

POR MÓNICA MÁRQUEZ

 

En las últimas décadas, la medicina ha tenido grandes avances, especialmente si nos referimos al campo de las cirugías, las cuales antes eran invasivas y el paciente tardaba mucho en recuperarse, después apareció la laparoscopía y ahora surge la cirugía robótica, un método que da esperanza a pacientes con casos difíciles y del cual el urólogo Andrés Hernández Porras es pionero en la región noroeste del país.

En el 2018, el Dr. Hernández Porras, quien tiene la subespecialidad de cirugía Robótica y Laparoscopía, fue el primero en utilizar un robot Da Vinci como instrumento para operar en un caso en el que una cirugía laparoscópica no fue factible dada la condición del paciente.

Cabe destacar que Tijuana es una de las cuatro ciudades en México en las que se realiza cirugía robótica, como es el caso de Monterrey, Ciudad de México y Guadalajara. En esta ciudad se han realizado 57 cirugías, de las cuales el Dr. Hernández ha intervenido 24.

Sin duda, la cirugía robótica viene a revolucionar la medicina tradicional, “porque nos da la imagen en tercera dimensión, cuando se hace por laparoscopía es en segunda dimensión, es como si viéramos una tele viejita. Otra ventaja es que tiene un aumento de 10 veces más grande la estructura”, explicó el urólogo, quien también cuenta con una maestría en Ciencias de la Salud.

El robot es solo un instrumento para operar, el que opera sigue siendo el cirujano, aclaró, en este caso el robot le permite mayor precisión al cirujano, llegando a realizar movimientos imposibles para la mano humana y una visión tridimensional durante la intervención.

“Si yo tengo una zona difícil de llegar con mi muñeca, con el robot puedo modificar el ángulo para poner un hilo en zonas en donde tengo un sangrado difícil de controlar, puedo llegar con el instrumento y poner la sutura en el lugar correcto. El robot tiene cuatro brazos y nosotros con las dos manos los controlamos, es como tener doble cirujano en la sala”, consideró.

Las ventajas de ser intervenido con la ayuda de un robot Da Vinci radican en que el paciente tiene un menor sangrado, una hospitalización más corta, menos dolor, cicatrices menores y un regreso más rápido a la vida cotidiana.

 

EL PRIMER CASO EN TIJUANA

El Dr. Hernández recordó que la primera cirugía asistida con un robot en Tijuana se realizó a una paciente con una feocromocitoma cuya cirugía no se podía realizar por laparoscopía dado que tenía un tumor suprarrenal que estaba inmerso en medio del riñón, lo cual le aumentaba la presión arterial. En este caso, las arterias y venas del riñón las pudieron hacer a un lado gracias al robot, llegaron al tumor sin lastimar nada y lo sacaron intacto.

Son casos que vienen a cambiar la vida del paciente, consideró, no solo es la plataforma del robot, sino que ayuda a resolver situaciones de salud que de otra manera no se hubiera resuelto.

La buena noticia es que el robot Da Vinci no solo se utiliza para cuestiones de urología, sino también de ginecología, cirugía de tórax y de colon.

 

UN HOMBRE DE RETOS

Traer el robot Da Vinci a Tijuana fue todo un reto para el Dr. Hernández, pero gracias a su persistencia, profesionalismo y preparación esto fue posible; sin duda, es un hombre de retos que ama su profesión y vive para ella, aunque de niño jamás le pasó por la cabeza convertirse en médico, ya que todo su ambiente familiar giraba en torno a la contabilidad.

“No sabía si escoger medicina o ingeniería, así que elegí medicina porque para mí era un reto. Los primeros cuatro semestres fueron muy pesados, pensé que me había equivocado; entré a quinto semestre, tuve contacto con los pacientes y fue cuando me di cuenta de que esto es lo que me apasionaba”.

A lo largo de su trayectoria profesional, el Dr. Hernández Porras ha ofrecido más de 130 pláticas en congresos nacionales e internacionales, como Venezuela, Santiago de Chile, Nuevo Orleans, Los Ángeles, Australia, Costa Rica, Corea del Sur, Atenas, entre otros; asimismo, ha participado con artículos de investigación en revistas internacionales.

 

EN BREVE…

  • Libro favorito: Los Siete Hábitos de la Gente Altamente Efectiva Stephen Covey
  • Artículo indispensable: El celular
  • Mayor satisfacción: Ver a mi familia contenta
  • Mayor debilidad: Temor al fracaso
  • Frase favorita: “La diferencia entre un genio y una persona normal es que el genio hace lo que piensa”

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta