Diana Ruvalcaba Escalante Encuentra la felicidad en el balance

Diana Ruvalcaba Escalante
Encuentra la felicidad en el balance

Una mujer de temple que no titubea en reconocer sus logros y fortalezas, sabiendo que nada se le ha dado sino por su dedicación y profesionalismo

Por Janet S.

De apariencia impecable, siempre con una sonrisa y mucha fuerza en la mirada, Diana Ruvalcaba Escalante ha logrado posicionar su nombre en el mundo de la comunicación, las relaciones públicas y el servicio a su comunidad; una mujer de temple que no titubea en reconocer sus logros y fortalezas, sabiendo que nada se le ha dado sino por su dedicación y profesionalismo.
Hermana gemela, madre de dos hijas, Diana conoció muy chica el significado de la responsabilidad y del trabajo, todo desde el núcleo familiar donde ella y su hermana Adriana, hoy una reconocida abogada, al ser las primeras hijas, nietas y sobrinas de su núcleo familiar fueron puestas como ejemplo para los más pequeños.
“Vengo de una familia tijuanense muy trabajadora, con mucho esfuerzo se abrió la panadería La Mejor en los años 70 y esa ha sido la base de la vocación de servicio y el trabajo familiar. No es fortuito que, hasta la fecha, esté considerado como uno de los negocios de más calidad y tradición en Tijuana”, reconoce.
“Siempre hubo en nosotras una responsabilidad mayor, por lo que significaba ser las más grandes, empezamos a trabajar, a limpiar charolas, acomodar el pan, a dar servicio a los clientes. Es una satisfacción muy grande pertenecer a una familia con mucha disciplina, conservadora en cuestión de valores y principios que nos inculcaron”, expresó.

Positivo enfoque de su liderazgo
La comunicóloga reconoce su liderazgo y aprendió con los años que el éxito de un líder depende del enfoque de sus acciones y del impacto social o influencia que logre mediante estas.
“Siempre he creído que cuando una persona tiene cierto nivel de liderazgo tiene el compromiso de enfocarlo a donde más le llene, para que su alcance sea mayor, porque el liderazgo se contagia; tristemente vemos casos en los que algunos líderes no están enfocados positivamente”.
“Decidí estudiar comunicación, mi personalidad extrovertida, inquieta, me daba para estar en el área de desarrollo social y en contacto con la gente”.
Diana guarda en sus memorias que sus primeros años en el mundo de periodismo se dieron cuando aún Internet no era considerada como un medio de comunicación, los procesos del periodismo eran tradicionales y no existía tanta diversidad en la oferta informativa.
“Para mí era importante generar contenido que supiera que a mí misma me despertaba interés y poder transmitirlo así”.

El valor de la libertad
Si bien Ruvalcaba Escalante reconoce la existencia de una línea editorial en los medios de comunicación, que puede influenciar los contenidos informativos, afirma que ella tuvo la fortuna de trabajar con cierta libertad en distintos proyectos noticiosos.
“Me dieron la confianza de enfocar los contenidos, generalmente yo conocía las notas que iba a presentar antes de estar frente a la cámara, eso me ayudaba a entender cada historia y darle el énfasis y la importancia adecuada”.
Ante la vertiginosa evolución, tanto de los medios de comunicación como de las formas de manejar datos, desde el mundo virtual y sus diversas herramientas, para la hoy directora de programas como El Foro de Diana Ruvalcaba y En Claro y Sin Rodeos, es en la amplia oferta de plataformas donde se puede encontrar la manera de llegar a más público con mejores contenidos.
“Las redes sociales vinieron a darle un giro a la forma de llegar al público con la información, desde la política, seguridad, todo lo que implica espectáculos, cultura; la gente quiere la información al momento”.

Con prioridades claras
Las mujeres que deciden formar una familia suelen enfrentarse a la duda de retirarse de su campo laboral durante algún tiempo, o intercalar con la atención a la familia, para Diana la situación siempre fue clara y tuvo las posibilidades para dedicarse a sus hijas, Mafer y Vale, al menos los primeros cuatro años de vida, aspecto que para ella representa una prioridad.
Podría pensarse que el reto para una mujer multifacética como Diana es mantenerse al día con las constantes evoluciones que tienen los medios y el periodismo como tal, pero ella no lo vive así.
“El reto más grande que he tenido profesionalmente es estar vigente en lo que me desempeño sin descuidar a mis hijas; soy una mujer que ha sido capaz de avanzar y evolucionar al ritmo que lo exigen los cambios tecnológicos, me considero una mujer que se adapta fácilmente a los cambios, muy resiliente, muy fuerte y muy constante.
“Me esforcé tanto para lograr un equilibro que llegó un momento en el que me preguntaban: mamá ¿tú trabajas?; porque regularmente me adapté a sus horarios de escuela y de sus actividades extraescolares. Llegaba con ellas y era solamente su mamá, no era la conductora, no era la periodista, no era la especialista en relaciones públicas. Poder hacer eso es un privilegio porque no sufrieron ausencia o descuido”.

Trascendencia política y social de la mujer
Con la experiencia en análisis de temas políticos, Diana reflexiona sobre el impacto que ha tenido la Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres en la participación de la mujer, que, si bien debiera darse en el sentido positivo, ella percibe que no es así.
“Probablemente hace 50 años habría sido necesaria esta Ley, cuando la mujer no votaba, no era escuchada, se le excluía de la vida pública del país e incluso de las decisiones dentro de la casa. En lo personal estoy en contra de la cuota de género porque ha obligado a que se llenen los espacios sin énfasis en las capacidades. Estoy convencida de que la mujer está tan capacitada que puede llegar a ser promovida por su liderazgo, trayectoria y el esfuerzo de su trabajo”.
“Mi consejo a las mujeres es que sigamos trabajando en nuestra preparación, en disfrutar el ser mujer, porque es una maravilla, y aprovechemos nuestra sensibilidad para tomar decisiones en espacios donde se ejerce el liderazgo, como en la política”.
De esa visión, precisó, surge la necesidad de crear un despacho de relaciones públicas y la casa productora para generar canales de comunicación e interrelación entre gobierno-comunidad, gobierno-empresas, gobierno-instituciones, gobierno-asociaciones.

 

“El reto más grande que he tenido profesionalmente es estar vigente en lo que me desempeño sin descuidar a mis hijas Mafer y Vale; soy una mujer que ha sido capaz de avanzar y evolucionar al ritmo que lo exigen los cambios tecnológicos, que se adapta fácilmente a los cambios, muy resiliente, fuerte y muy constante”.

 

EN BREVE…
Libro que la inspira:
Decisiones difíciles, de Hillary Clinton
Platillos favoritos: Ensalada Caprese, pay de plátano
Frase favorita: El mejor accesorio de una mujer es la sonrisa
Actividad física: Workout y correr al aire libre
Lo que más disfruta: Paseos y viajes con sus hijas

CONTACTO
Facebook:
@DianaRuvalcabaBC
Twitter: @DianaRuvalcabaE
Email: dianaruvalcaba123@gmail.com

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta