Descifrando las Lunas de Estambul 

LECTURA ACTUAL

POR MARITZA GONZÁLEZ

 

En este mes de marzo que  celebramos y recordamos a la mujer en todas sus facetas, que mejor que leer una novela sobre una mujer valiente que dejó su tierra natal, Turquía, para empezar una nueva vida en un país al otro lado del mundo: México.

Lunas de Estambul (2015) publicada por Editorial Planeta es la primer novela de la escritora mexicana de raíces judías, sefardíes y turcas, Sophie Goldberg. En ella narra la historia de su abuela Ventura Eskenazi, una joven que viaja de Turquía a México a principios del siglo XX, para casarse con el hombre que su familia eligió para ella, y a quien sólo conoce por fotografía y carta.

Así la describe su nieta Sophie:

“Ella no fue un personaje histórico, no fue una Carlota ni una Juana de Arco, pero sí un personaje anónimo que abrió brechas, y que se suma a los cientos de inmigrantes que buscaron cobijo en otra tierra”.

 

Lunas de Estambul nos transporta a través de bellas descripciones, a la lejana Turquía; a los regateos en sus mercados, a sus bazares,  mezquitas, mar, costumbres y tradiciones.

“Allá, la noche es un telón de terciopelo plumbago que se abre cuando la luna se viste plena y observa al sol vertiendo su obre líquido sobre el horizonte. Allá, las tardes son de kehribar, de ámbar. Y los imperios y las pisadas y las sombras y los cantos son de ámbar”.

 

Pero no sólo hace referencia a Turquía, también nos habla de un México que abrió sus puertas a inmigrantes de distintas naciones, que vinieron sin saber casi nada de este país, y acabaron enamorándose y enriqueciendo su cultura.

Es una novela con “sabor”, donde a lo largo de la narración encontramos recetas de cocina turcas  que incorporan ingredientes mexicanos. Una especie de sincretismo de la cocina turca y mexicana, de la costumbre y de las celebraciones familiares, siempre alrededor de la comida. Recetas como las de Rosquitas de Anís, Bureks de Queso y Berenjena, y Pastel de Nuez, junto con muchas otras, las pueden encontrar a lo largo de la novela.

A pesar de ser países tan lejanos uno del otro, tanto Turquía como México comparten el colocar a la mujer como el centro de la familia que preserva las tradiciones, la cultura, y que une a la comunidad. Ventura, el personaje central de la novela, es una mujer fiel a sus valores y tradiciones, centrados en la unión familiar.

Si les gustó la novela Como agua para chocolate (1989) de la escritora mexicana Laura Esquivel, les aseguro que disfrutarán leer Lunas de Estambul, donde la comida es uno de los personajes principales de la historia.

La novela nos invita a no olvidar nuestra historia familiar, nuestras tradiciones y costumbres, y lo importante que es transmitirlas a las nuevas generaciones, además de que reflexiona sobre honrar nuestras raíces.

Me encantaría saber sus comentarios acerca de las Lunas de Estambul. Escríbanme a mi cuenta de Twiter @mtzaglez. ¡Gracias!

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta