Depresión Estacional

Depresión Estacional

Cuando llegan las fiestas, pero no la alegría.

 

 

Por Dra. Marina Hernández

 

Ya entrado el invierno, llegan también  las festividades llenas de color, de luces y de alegría, sin embargo esto no ocurre para todos. Algunas personas más bien sufren esta época, debido a los cambios en el estado de ánimo que experimentan, la gente los llama Grinchs, pero la realidad es que es un cuadro sintomático bastante complejo que no sólo incluye el mal humor, este trastorno es conocido como: Trastorno Afectivo Estacional (TAE).

Las razones puedes ser múltiples desde cuestiones de tipo ambiental, hasta de tipo emocional: Haber sufrido la muerte de un ser querido que ya no veremos más, madre, padre, conyuge, hermanos, hijos, y que solemos recordar justo en estas fiestas navideñas, o acaso, estar sufriendo un duelo por un divorcio. Pero….

 

¿Qué pasa en nuestro cerebro? 

Nuestro cerebro realiza un sin número de funciones a través de substancias llamados neurotransmisores: la serotonina, la dopamina la noradrenalina son algunos de ellos. A través de estas substancias, el cerebro regula nuestro  sueño, energía, estado de ánimo, energía etc. La producción de estas substancias es sumamente sensible a diferentes factores entre estos, a los cambios ambientales. A finales del otoño y principios del invierno comenzamos a ser testigos de  la disminución de las horas de luz durante el día y el aumento de las horas de obscuridad. Estos cambios ambientales tiene un efecto en nuestro cerebro que disminuye los neurotransmisores reflejándose en cambios del humor y de comportamiento.

 

¿Cómo darme cuenta sí me encuentro en depresión? 

La mayor parte del tiempo, la persona suele no darse cuenta de los síntomas, y más bien la gente allegada es quien le hace notar algunos de ellos. Sin embargo la persona puede sentirse juzgada o agredida ante estos señalamientos. Comúnmente se muestran con disminución de la energía por lo que pueden sentirse fatigados aunque realmente no hayan hecho algún esfuerzo físico importante, se muestran incapaces para disfrutar de las cosas, lo que los lleva a aislarse socialmente. Aumento de sueño durante el día, a veces pueden dormir más de 9 horas seguidas y sentir que quieren seguir durmiendo. Esto también puede ocasionar que tengan insomnio. Pueden sentir una especie de enlentecimiento mental o físico, llegan a experimentar culpa excesiva pueden no sentirse merecedores de cosas buenas o pensar que no son suficientemente buenos a veces se sienten incluso inútiles, comienzan a tener olvidos, o les cuesta trabajo concentrarse o memorizar cosas. Puede haber aumento del apetito, sobre todo la afinidad por los carbohidratos y esto llevarlos a aumentar de peso.

 

¿Son estresantes las festividades? 

Socialmente pensamos que la navidad y las festividades son época de abundancia, de alegría y de compartir con la familia, pero esta imagen social no siempre es la realidad de las personas, y al no cumplir con esta exigencia social, aumenta la frustración de la persona, ya que se da cuenta de que no es o no tiene lo que la sociedad le impone. Esto aumenta el estrés siendo este un factor importante de riesgo.

 

¿Qué hacer? 

Lo más importante es buscar ayuda profesional. El psiquiatra puede evaluar y tratar este tipo de depresión. Por otro lado una dieta alta en omegas, la exposición a la luz solar de forma mesurada y el ejercicio, demuestran mejorar el estado de ánimo de las personas. Recuerde que “el dolor es inevitable pero el sufrimiento es una elección”.

 

La autora es Psiquiatra, psicoterapéuta y tanatóloga.
www.dramarinahdz.com
contacto@dramarinahdz.com

 

Comentarios

comentarios