Damián “The Cobra” Vázquez

Damián “The Cobra” Vázquez

Da un nuevo valor a los riesgos frente a la vida

 

 Ser el doble de riesgo de un actor galardonado con el Oscar es la máxima aspiración al que uno puede llegar frente a las cámaras”

 

Por Jeanette Sánchez

Una historia como la del tijuanense Carlos Damián Vázquez Vázquez entreteje intensas vivencias que fueron fortaleciendo su espíritu y creando un caparazón alrededor de una de sus mayores cualidades, la sensibilidad.

Conocido también como “The Cobra”, hoy nos comparte algunos aspectos de su vida que sentaron las bases de su personalidad y lo forjaron como un hombre de bien, comprometido con sus valores y convicciones.

La infancia de Damián Vázquez no fue fácil, un padre alcohólico y violento lo forzó a madurar a muy temprana edad, al mismo tiempo que el amor y los cuidados de su madre fueron forjando en él la determinación de ser un defensor de los más débiles, de trabajar en pro de la justicia y ser un aliado de la ley.

Ex teniente de la Secretaría de Marina Armada de México, suboficial de Infantería en el Grupo Militar G.I.O.T, artista marcial son algunos nombramientos que nutren su trayectoria, el nombre de Damián Vázquez también aparece entre los créditos de reparto en producciones fílmicas como “Seized”, de Isaac Florentine (2020); “The Retirement Plan”, de Tim Brown (2021) y “How I Got There”, de Zeyad Alhusaini.

Además, cuenta con un asombroso desempeño en los sets como doble de riesgo en Hollywood, que le ha valido un contrato exclusivo como stuntman del actor, director y productor estadounidense, ganador de premios Óscar y Golden Globes, Nicolas Cage.

A sus 34 años, cumplidos el pasado 16 de abril, Vázquez cuenta con 20 años de trabajo disciplinado en gimnasios de Tijuana y certificaciones en el uso de diferentes tipos de armas de fuego, se ha capacitado en México y Estados Unidos buscando perfeccionarse en distintas disciplinas deportivas, lo que le permite sustituir a los actores en las escenas peligrosas, logrando un alto nivel de naturalidad en las escenas de acción.

En medio de su apretada agenda, en la que destina tiempo para convivir con Amy su perrita rottweiler, se dio el tiempo para compartirnos parte de su historia personal desde su casa en Playas de Rosarito.

 

¿Qué experiencias de tu infancia impactaron en tu vida para llegar a ser el hombre que hoy conocemos?

El alcoholismo de mi padre y su actuar violento hacia mi madre, el bullying recibido en la primaria; criado predominantemente por mi madre, adopté una actitud más sensible, pero en esos tiempos no era bien visto en los hombres. Y ante eso solo hay dos salidas cuando te conviertes en adulto, te conviertes en el reflejo de tu padre o en lo opuesto.

¿Recuerdas alguna anécdota de tu adolescencia que marcó tu forma de ver la vida?

Una bastante clara. Recuerdo ver a mi padre yendo de manera puntual a trabajar, aún con resaca extrema, con escalofríos y todos los síntomas que conlleva beber de forma desmedida. Eso me llevó a establecer algunas máximas en mi vida: “nadie es completamente malo y nadie es completamente bueno”, “lo más valioso que tiene una persona es su palabra y compromiso”.

 

¿Qué te motivó a estudiar Derecho?, ¿lo ejerces?

Siempre adopté una postura por ayudar al indefenso, las leyes son la base de la sociedad, saberlas, entenderlas, te abre puertas en muchas áreas, incluyendo los negocios. Si ejerzo, aunque ahora de manera más selectiva, preponderadamente para establecer o cerrar negocios. Antes era un litigante de tiempo completo, la punta de lanza era ese abogado al que ven con desdén cuando los sacan de una propiedad, al que ven con rencor cuando los despiden. Alguien debe de hacer ese trabajo, así son las cosas.

 

¿Cómo fue tu primer encuentro con los escenarios hollywoodenses?

La primera vez que pisé un set de grabación fue increíble, la forma en la que trabajan, con horarios establecidos para cada escena, los departamentos especializados, ahí fue cuando decidí dedicarme profesionalmente a ser un stuntman.

 

¿Por qué decides hacer doblaje de riesgo?

Primero, porque lo que le podía vender al cine era precisamente eso, habilidades. Eso es un stuntman, una persona con ciertas habilidades, nunca he tenido un don o un talento, no obstante, soy bueno desarrollando habilidades, practicando, practicando, practicando.

¿Cómo llegas al equipo de Nicolas Cage?

Las películas funcionan con un organigrama, la más alta jerarquía sería los productores y necesitan cuidar su inversión, entonces buscan a la persona más capacitada para que doble las escenas, en este caso las de Nicolas Cage, y que sea compatible en altura, color de piel y fisionomía, es importante señalar que esto es un micro resumen, ya que se deben de pasar por innumerables filtros.

 

¿Cuáles son los principales retos de la actuación en México, respecto a los estándares internacionales?

En México, nos ponemos el pie, nos bloqueamos unos a otros por miedo a que te quiten el trabajo. Me he encontrado muchos obstáculos, con dolo, intentando aminorar logros o tratando de lapidar historias para pasar inadvertido. A nivel internacional la historia es diferente, pareciera que rompiendo el umbral nacional las cosas mejoran, pero es bastante difícil y no todos lo logran, ¿por qué?, demasiados factores, en la industria del cine tengo relativamente poco tiempo, pero he llegado a donde personas con 30 años en el medio artístico no lo han hecho.

 

En breve
  • Frase célebre favorita: Dar lo mejor de sí, en cualquier cosa hasta el último momento.
  • Libro favorito: El hombre más rico de babilonia
  • Mayor anhelo: Tener una larga vida
  • Mayor fortaleza: Determinación

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta