Cuando dejas de obsesionarte con la perfección comienzas a disfrutar la vida

Cuando dejas de obsesionarte con la perfección comienzas a disfrutar la vida

Cuando dejas de obsesionarte con la perfección comienzas a disfrutar la vida

La sociedad nos exige tanto que creemos que debemos de ser perfectas en todos los sentidos para triunfar.  Nos presiona para vernos siempre lindas, para tener el mejor trabajo, para tener la opinión más acertada. Pero la vida no se trata de ser perfecta sino de disfrutar el proceso que implica vivir.

Obsesionarte con la perfección es agotador. No existe fórmula para ello porque nadie puede ser perfecto. 

Está bien querer ser mejor siempre, superarte y soñar a lo grande pero debes dejar de tratar de ser perfecta todo el tiempo. El perfeccionismo puede ser una pesadilla de productividad y para tus nervios.

Existe la idea de que las personas que tienen éxito es porque se concentran en la perfección, como si todo estuviese escrito en un guión de película donde el final asegura un “felices para siempre”. Pero la vida es un viaje lleno de subidas y bajadas, donde algunas puertas están abiertas para que las crucemos sin problemas y otras, se nos cierran en la cara.

Nadie puede ir por la vida con un instructivo de cómo ser o cómo comportarse. porque al final, no todo puede salir como lo planeamos. Obsesionarte con la perfección significa esperar a que todo salga siempre al pie de la letra y la verdad es que hay tantos factores que hacen que eso sea imposible o al menos, diferente.

La vida no es perfecta y en el momento en que dejes de obsesionarte con eso, comenzarás a disfrutarla de verdad.

Porque la vida sucede cuando te levantas cada mañana pensando en los que amas, cuando sales a la calle con un vestido pensando que estaría soleado y al final terminas bailando en medio de la lluvia. La vida es ver un tropiezo como una oportunidad. Es esa vibración en el cuerpo cuando te levantas y superas un fracaso.

La vida sucede cuando un extraño se convierte en tu mejor amigo, cuando dejas de obsesionarte con un amor de cuento de hadas y dejas de alguien inesperado te sorprenda con un beso. La vida sucede todos los días. La vida está sucediendo ahora y quizá no te has dado cuenta porque estás pensando en que todo tiene que estar perfectamente en orden. Está bien tener un plan pero es momento de que te dejes llevar y permitas que las cosas fluyan. 

Cortesía y derechos:YoAmoLosZapatos.com

Comentarios

comentarios