Crea Hilo Rojo Ivanna Andrea Vázquez

Crea Hilo Rojo Ivanna Andrea Vázquez

Ella es una niña emprendedora que a sus cortos 14 años tiene un pequeño negocio de accesorios, los cuales fabrica con materiales como hilo, ojo turco, chaquira y piedras

 

Por Mónica Márquez

Ivanna Andrea Vázquez Chávez es una niña emprendedora que a sus 14 años tiene un negocio que poco a poco va creciendo: Hilo Rojo, en el cual vende accesorios hechos por ella, como pulseras, anillos, collares, entre otros.

La tijuanense, hija de Mayra Chávez y Agustín Vázquez, inició su negocio en noviembre de 2020, cuando la pandemia por el COVID tenía a muchos en confinamiento.

“Empecé a hacer pulseras a los 13 años porque quería hacer algo, por la pandemia estábamos encerrados y aburridos, así que mi mamá y mi abuelita me enseñaron a tejer pulseras; primero empezamos en un colectivo y después, poco a poco, en varios”, explicó Ivanna Andrea.

La creación de Hilo Rojo

Recordó que su primera clienta fue Camila, una amiga de su hermano. Al inicio, vendía de 3 a 5 pulseras a la semana, después poco a poco fueron incrementando sus ventas hasta lograr en promedio entre 50 y 60 piezas semanales.

A su pequeño negocio lo tituló Hilo Rojo, debido a que la mayoría de sus accesorios los realizaba con ese tipo de material o color; posteriormente, le fueron pidiendo de otros estilos y fue creando nuevos diseños.

Para sus diseños, investiga las nuevas tendencias y va mezclando ideas, hasta darles su toque personal.

 

Negocio y escuela

Sin duda, el emprendimiento requiere de tiempo, dinero y esfuerzo, para Ivanna el tiempo ha sido uno de los obstáculos un poco complicados, aunque no por ello ha desistido, al contrario, ha buscado nuevas estrategias para combinar escuela y negocio sin descuidar ninguno de los dos rubros.

“Siempre estoy buscando horarios para ir a los colectivos y dejar mercancía; por lo regular, los fines de semana los dedico a mi negocio y cuando voy a mis clases de ballet, voy tejiendo en el carro.

“Lo importante es nunca rendirse, yo empecé con tres pulseras y pude haberme rendido, pero no, seguí haciendo cosas y contactándome con más gente para seguir creciendo y lo voy logrando poco a poco”, compartió.

“No se dejen llevar por lo que la gente diga o piense, a algunas personas se les hará raro vender pulseras, pero de lo que vendo puedo pagar mis clases de ballet y lo que voy necesitando, además disfruto mucho lo que hago”.

Ivanna comentó que entre sus proyectos se encuentra el realizar envíos y expandirse, además de seguirse preparando para crear aún más cosas, finalizó.

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta