Compartir también en familia

EL MUNDO NECESITA VALORES

 

Por Alejandrina Seaman

 

Entramos al último mes del año luego de once meses que se fueron rapidísimo, y entramos a una época en la que nos toca celebrar el nacimiento de Jesucristo, donde se comparte con la familia la cena navideña, y los regalos siempre están bajo el árbol a la espera de ser abiertos. Sin embargo, no todas las personas cuentan con la dicha de reunirse en familia, o de tener la oportunidad de abrir un regalo la noche del 24 de diciembre.

Es importante que como seres humanos aprendamos a compartir con otros de todas las bendiciones con las que contamos. La vida se va muy rápido, por ende debemos enfocarnos no sólo en las cosas materiales sino en el amor de dar a otros, que aún sin conocer, están en necesidad.

Hay una gran verdad: La vida nos regresa multiplicado, cada cosa que damos, ya sea en materia o en aspectos espirituales. ¡Hasta conveniente resulta ayudar a otros! Sin embargo lo debemos hacer sin esperar nada a cambio, sólo por la satisfacción de ver que alguien fue bendecido por el poder de tus manos.

 

COMPARTIR EN FAMILIA

Como familia debemos proponernos que cada navidad y cierre de año sean mejores. Debemos hacernos el propósito de enfocarnos en las cosas que realmente valen la pena y que son las que trascienden. Debemos enseñarles a los hijos que las cosas materiales no son tan importantes, sino el tiempo de calidad que como familia se compartan.

Por eso, también es importante en estas fechas dejar de lado celulares y cualquier otro aparato electrónico que obstaculice la comunicación personal y la interacción con cada miembro de la familia. Hay que enfocarnos en las personas, mirarlas a los ojos, conocer más de cada uno de nosotros. Todas estas cosas que se han ido perdiendo con el paso de los años como consecuencia de los avances de la tecnología, que resulta muy buena, pero a la vez, muy mala.

¡Que este cierre de año 2017 sea un tiempo de reflexión! para que el año que está por comenzar venga lleno de nuevos y valiosos propósitos. Más allá de las cosas materiales hay que cultivar la paz, la espiritualidad y la solidaridad con otros. No olvidemos que cada uno de nosotros es importante para el mundo, como el océano, que no sería el mismo si una gota le faltara. TODOS somos UNO. Lo que des a otros te lo estarás dando a ti mismo, que no se nos olvide. ¡Felices fiestas!

 

 

*La autora es Catedrática Universitaria

Contacto

Correo: alexaseaman@hotmail.com

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta