Cómo vestir adecuadamente para una reunión de trabajo

Cómo vestir adecuadamente para una reunión de trabajo

La imagen que importa es la que ayuda a transmitir, o no, el mensaje objeto de comunicación.

Tal y como dice esta conocidísima frase, «La mujer del César no sólo debe ser honesta sino además parecerlo”. Pues bien, para esta ocasión he creado mi propia versión sobre dicha frase y es la siguiente:

«Un emprendedor no sólo deber ser profesional sino además parecerlo»

La ropa tiene significados y estos a su vez emiten información. Es importante tomar consciencia sobre lo que se está comunicando para tomar la decisión correcta e influir de forma positiva a favor de nuestra imagen de marca y favorecer el proceso de venta.

Así que para ayudarte a sentirte más seguro/a y acertar con el vestuario, te voy a detallar, los errores más frecuentes y mis recomendaciones para acertar sin arriesgar.

 

Los errores más frecuentes que me suelo encontrar son:

Errores en ELLOS

Camisas estampadas, pantalones con el bajo sin ajustar, ir fuera de talla (muy justo o demasiado holgado), trajes con brillo, jersey de punto grueso y exceso de informalidad, entre otros muchos detalles.

Errores en ELLAS

Vestidos o camisas estampadas, tipo de tejidos (punto grueso, gasas, encajes, transparencias, lycra ajustada, cuero o imitaciones a la piel, se reservan para otros momentos), botas de caña alta, tacones de aguja demasiado altos, zapatos con brillos, escotes muy pronunciados, etc.

El abanico de posibilidades del vestuario femenino es mucho más amplio que el masculino y esto supone un arma de doble filo, pues hay más donde elegir, pero también hay más posibilidades de equivocarse.

 

La calve de este mensaje es tomar consciencia sobre qué quieres transmitir. ¿Quieres vender tu producto o te vendes tú con tus miedos, tus carencias, tu falta de autoestima y desactualización?

Llegados a esta altura del post, quiero anticiparme a toda susceptibilidad sobre gustos e ideologías. Es importante dejar claro que cada uno tiene derecho a vestir como quiera, en todo momento en su vida y yo no soy nadie para decir a nadie cómo debe vestir.

Mi única intención es ayudarte a entender que, dependiendo de la prenda elegida, la atención de las personas con las que interactúas, se centrará en ti con mas o menos eficiencia.

Los que trabajamos el crecimiento personal, tratamos de eliminar todas tipo de prejuicios y no nos quedamos en la impresión, sino que somos capaces de ver más allá de la ropa y de la piel para identificar el talento. Sin embargo, siento decirte que lo más probable es que tus clientes no estén entrenados en el arte de lo transpersonal y encuentren en el aspecto una serie de barreras.

La indumentaria no apropiada puede dar lugar a que tu cliente tenga prejuicios, desconfianza y sienta incoherencia. No es tu culpa, insisto, tu talento no depende de esto, pero si lo que deseas es eliminar barreras te doy las pautas para vestir adecuadamente y aumentar tus probabilidades de éxito en los negocios.

Hombres profesionales muy formales

El traje es la prenda estrella. Preferiblemente los azules oscuro y los grises en todas sus tonalidades preferiblemente lisos, sin cuadros, sin rayas, sin lunares ni otros motivos. El negro se reserva para los momentos de gala o los funerales. Es importante que la talla sea la apropiada, que no parezca prestado y que la altura del bajo caiga justamente encima del zapato sin formar bolsas ni quedar corto. Tratar de evitar los tejidos brillantes y por último, quitar los puntos de costura que unen las aperturas  laterales a la altura del trasero, son aberturas, por lo tanto deben quedar abiertas.

La camisa es un mundo, pero lo voy a sintetizar mucho y lo vais a entender muy bien. Azules siempre de día y blancas para momentos más elegantes, la tarde o la noche. El resto de colores, siento decirte que debes eliminarlos de tu vida profesional, resérvalos para momentos de ocio.

Los zapatos deben ser negros y con cordones. Los colores marrones se dejan para el tiempo libre o momentos más informales.

Los calcetines o ejecutivos deben ser del mismo color del zapato. Esto es innegociable.

La corbata debe destacar, ser llamativa, porque a la altura de la corbata y la cara es donde queremos que se centre toda la atención. Debe llegar hasta la parte superior del cinturón. Ni más arriba ni más abajo.

El pañuelo del bolsillo de la chaqueta es un complemento que suma elegancia, en caso de usarse se debe poner a partir del medio día y no antes.

Hombres profesionales con un toque informal

Pantalón: El caso de querer renunciar al traje o no considerarlo necesario se puede optar por un pantalón vaquero o jeans, un pantalón tipo chino o similar. En el caso de los jeans, preferiblemente clásicos, sin roturas, sin bordados y sin bolsillos en los laterales de las piernas.

Americana: La americana puede ser de un color distinto al pantalón. Cuidar que los tejidos sean propios de la temporada en la que te encuentras, pues hay tejidos de invierno y otros de verano.

La camisa sugiero que siga la misma línea que en el caso de la opción formal descrita en el punto anterior.

Los zapatos pueden ser negros o marrones. Evitar las puntas interminables o los excesivamente brillantes.

Los calcetines o ejecutivos deben ser del mismo color del zapato. Esto es innegociable.

La corbata no debe usarse si no se lleva americana.

El pañuelo del bolsillo de la chaqueta es un complemento que suma elegancia, en caso de usarse se debe poner a partir del medio día y no antes.

Mujeres profesionales muy formales

Si la mujer desea lucir un look de alta ejecutiva o se va a reunir con un grupo de este nivel le sugiero lo siguiente:

El traje puede estar compuesto por las siguientes piezas: Vestido y chaqueta, falda y chaqueta o pantalón y chaqueta o solo vestido, preferiblemente con manga. La gama de colores para las mujeres es más amplia que para la de los hombres, pero si no quieres complicarte, hazte amiga de los azules y grises y acertarás seguro. La falda y los vestidos deben llegar hasta la rodilla y en el caso de quedar más corto, utilizar medias oscuras. Evitar los escotes para así evitar despistes de nuestros interlocutores.

La camisa puede ser de cualquier color, preferiblemente claros o neutros, pero mi favorita es la blanca. Yo la tengo de todas las formas, con manga corta, manga larga o sin mangas, la camisa blanca es una prenda ideal y segura.

Los zapatos deben ser negros, cerrados y con tacón moderado. Los excesivamente altos, de aguja o abiertos, hacen a la mujer más sexy y este no es el escenario para mostrar esa faceta. Sobretodo, porque podrías generar rechazo en otras mujeres que pueden ser estupendas colaboradoras o clientas. No se trata de que, por llevar unos zapatos que no sean negros, cerrados no te vayan a comprar, insisto en que lo que tratamos es de neutralizar, de dar una imagen apropiada para todo tipo de público y que genere confianza.

Medias preferiblemente del color de la piel o negras sin dibujos.

Bolso. El bolso, también negro,  a juego con los zapatos, que sea discreto, de un tamaño medio, reserva los pequeños para momentos más festivos y que la marca o  firma no sea muy ostentosa. Más adelante explico la importancia de las firmas.

Mujeres profesionales con un toque informal

Pantalones: En estos tiempos cada vez tienen mejor aceptación los jeans. Al igual que en el caso de los hombres, elige uno de acabado oscuro y sin roturas ni detalles como bordados, brillos, etc. Que sea discreto y te haga sentir segura.

Camisa o Blusa: La blanca sigue siendo mi preferida para los momentos también informales, pero reconozco que las negras juegan un gran papel. Además los colores pastel o neutros bien combinados (siempre lisos) son buenos aliados.

Americana: Siempre. Yo tengo una regla principal. Vaya a donde vaya, me reúna con quien me reúna, si se trata de trabajo, llevo siempre una americana. Hay chaquetas de punto fino que bien combinadas también pueden quedar bien.

Zapatos, Bolso y complementos: Aunque vayas informal, el negro sigue siendo la mejor opción, pero se admite el marrón oscuro, camel, grises o azul marino. El resto de colores mejor reservarlos para otros momentos. Procura no abusar de complementos ni de firmas llamativas.

Las firmas llamativas u ostentosas pueden generar rechazo.

Si en la reunión pretendes negociar precio, procura que haya coherencia entre lo que transmites y lo que exiges.

Tengo una anécdota con un cliente que pretendía regatearme 20€ de un presupuesto de más de 3.000€, pero lo más curioso es que se presentó a la reunión impecablemente vestido, con ropa y complementos de firma y marcas muy llamativas y un coche de lujo último modelo. ¿Crees que accedí a su petición de descuento? Pues sí, porque me considero más generosa y humilde, pero este cliente ya queda marcado para el resto de relaciones comerciales y cuando tenga que volver a negociar con él, iré mucho más preparada.

Para que a ti no te ocurra lo mismo, recuerda esta anécdota.

 

Cortesía: Arancha C. Casanova

todos los derechos a su respectivos autores Arancha C. Casanova

Comentarios

comentarios

1 Comentario

  • White Label SEO
    Publicado 30/01/2020 3:11 pm 0Likes

    Awesome post! Keep up the great work! 🙂

Deja una respuesta