Cómo acomodar el closet  con un clima cambiante

POR DIOSA DOMÉSTICA

Ya las estaciones son menos definidas. Ya no guardamos la ropa de verano para sacar la ropa de otoño. Un día hace calor, al día siguiente hace frío. Una solución es vestirse en capas: Blusas, vestidos y pantalones ligeros, acompañados de chalecos ligeros, suéteres y sacos delgados. Conforme el día va calentando vas quitando capas, y te las vuelves a poner conforme avanza la tarde. Pueden mezclarse telas de verano con telas de invierno. Hay muchas maneras de hacerlo. Mi favorita es vestirse en el mismo tono, combinando los vestidos de verano con suéteres y tejidos de otoño y de invierno, siempre y cuando sean del mismo tono. Cada domingo preparo siete ajuares, y los coloco cada uno en un gancho, y cuelgo en el mismo gancho una bolsita con el collar, los aretes, las pulseras, las medias, y los zapatos que llevará cada uno. Tomo mi tiempo para revisar cada atuendo, y no vuelvo a pensar en eso en toda la semana. Esto también funciona maravillosamente con el marido y los hijos. Revisas cada atuendo, que todo esté planchado, limpio, y que no falte ningún botón ni bastilla. Ello te garantiza mañanas tranquilas y sin prisas, y lo más importante, te ayuda a adaptarte a estos climas cambiantes.

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta