¡A brindar! Cuando es el momento perfecto para servir el vino, y cómo hacerlo

¡A brindar! Cuando es el momento perfecto para servir el vino, y cómo hacerlo

 

POR ANA LAURA MARTÍNEZ

 

Sabemos que el vino está en constante evolución, por lo que es fundamental saber tratarlo, y esto va desde la guarda al cómo se abre, y a la temperatura adecuada en la cual puedan aflorar de la mejor manera sus cualidades.

Servir el vino a la temperatura que le corresponde, es un principio tan básico, como el de servir un ceviche o un pozole a la temperatura idónea. Aquí, detalles a tomar en cuenta cuando deseas brindar.

 

Abriendo VINOS TRANQUILOS, los que no tienen burbujas en su interior

  1. Remover la cubierta de la boca de la botella, llamada cápsula: No importa si se corta arriba o abajo del labio de la boca de la botella, con todo y que tradicionalmente se usa cortar por debajo del labio, la razón es que, si hubiera un poco de rebaba de metal, esta no llegue al interior de la botella, por ello, yo aconsejo hacerlo por debajo de ese labio llamado gollete.
  2. Insertar el saca-corcho en el centro del corcho, y girar la perilla hasta que el gusano haya entrado un 95%. Lentamente jalarlo hacia afuera para reducir posibles roturas.

 

La cantidad estándar para servir el vino es de 5-6 oz o 150-180 ml. Vinos secos aportan un promedio de 130-175 calorías por copa dependiendo del nivel de alcohol contenido.

Esto depende del tipo de evento y el número de vinos que se vayan a servir; no es lo mismo una copa en un bar que un menú de degustación de 7 tiempos, con armonía de vinos.

Fuente: La Mancha, denominación de origen, 2016

 

ABRIENDO UN VINO ESPUMOSO

Remover la cápsula de la botella y desenrollar 6 vueltas la cejilla del capuchón de alambre, llamada comúnmente bozal.

Dejar el dedo pulgar sobre el corcho y el capuchón, ambos deben retirarse juntos.

Girar firmemente con una mano, sosteniendo el corcho y el capuchón, y usar la otra mano desde la base para rotar la botella.

Cuando el corcho comience a empujar hacia afuera, sostenerlo bien para lentamente irlo liberando. Mantener la botella en una inclinación aproximada de 45° por un lapso de 2 a 3 segundos antes de liberar el corcho completamente. Se recomienda tratar de disminuir el exceso de ruido al descorchar.

 

AIREANDO EL VINO, PARA MEJORAR SU SABOR

Verter el vino de la botella a un recipiente; tiene como finalidad introducir oxígeno al líquido. Este simple paso oxigena los compuestos de aromas desagradables haciéndolos menos detectables. También reduce la concentración de ciertos ácidos y taninos, aportando un sabor más suave al vino. En definitiva, es mágico su efecto.

 

AIREAR Y DECANTAR ES DISTINTO

Decantar propiamente es separar los restos sólidos que pueden encontrarse en la botella, pero en otra oportunidad ampliaremos el tema.

 

¿CUÁL DECANTADOR USAR?

Utilizar el que más le agrade. Es inteligente preferir uno que sea fácil de llenar, de vaciar y de limpiar. Un aireador para vinos es técnicamente más eficiente, pero no es tan majestuoso como usar un bonito decantador.

  • VERTIENDO EL VINO: Para incrementar la aireación del vino al decantarlo, viértalo de tal manera que se distribuya por los lados del decantador, y así más superficie del vino tenga contacto con el aire.
  • ESPERE: Mientras más redondo y concentrado sea el vino, más debería esperar antes de su consumo. De 15 a 30 minutos de reposo luego de decantarlo, es un buen tiempo para la mayoría de los casos.

 

¿QUÉ VINOS airear?

Todos los vinos tintos se pueden airear, pero un vino ya aireado no debe ser almacenado por largo tiempo, así que asegúrese de airear sólo lo que planeé consumir.

 

TIP: ¿Huele a sulfuro? No se preocupe. No es un vino sulfatado. Significa solamente que su vino se ha “reducido”. Trasvasar mejorará el aroma, y podrá revolver el vino también con una cucharilla de plata para producir el mismo efecto.

 

 

TEMPERATURA ADECUADA PARA SERVIR UN VINO

En muchas ocasiones se comete el error de servir los vinos tintos a la temperatura ambiente, lo cual puede variar de 6ºC en invierno a 40ºC en verano, por lo que este concepto ya es más que obsoleto.

Si queremos degustar el líquido de Baco como corresponde, hay que darle un lugar muy importante a la temperatura. Sólo de esta manera se pueden apreciar las propiedades que pueden desplegarse del vino para su disfrute

 

DEMASIADO FRÍO

El vino si se sirve demasiado frío, tendrá una falta de aroma y sabrá más amargo. Este es un problema frecuente en los vinos blancos guardados en el refrigerador. Tome la copa entre sus manos para calentar el vino y llevarlo a una temperatura adecuada.

DEMASIADO CALIENTE

Si el aroma del vino quema su nariz y tiene un olor medicinal, es posible que esté demasiado caliente. Esto es común en vinos tintos con alto nivel de alcohol almacenados en ambientes caseros. Enfríe la botella por un lapso aproximado de 15 minutos.

 

  Temperatura de servicio sugeridas
  Vino Blanco sin madera  7-10 ºC
   Vino Blanco medio/con madera  10-13 ºC
   Vino Blanco dulce  6-8 ºC
   Vinos espumosos  6-10 ºC
   Rosados                 12-14 ºC
   Tintos ligeros, jóvenes  Entre 12 y 15 ºC
   Tintos medio/con cuerpo  15-18 ºC

 

 

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta