4 razones por las qué no tomas decisiones y dudas tanto

4 razones por las qué no tomas decisiones y dudas tanto

El miedo hace que posterguemos algunas cosas en nuestras vidas y no siempre nos ayuda, incrementa la sensación de un gran caos

 

Por Rocelia Ramos

 

Muchas veces me preguntan en las empresas… ¿Por qué mi personal no toma decisiones, o bien, por qué son tan indecisas?

Lo que necesitas saber es que instalamos en nuestro cerebro situaciones que nos dijeron por algo que pasó en nuestras vidas, o bien, por algún conflicto en el trabajo, es cuando entra la “emoción de miedo”, que es donde entra la “duda”.

  • Miedo a equivocarte

La primera razón es el “miedo a equivocarte”. La mayoría de las veces es miedo a equivocarte, miedo al qué dirán, miedo a ser juzgado o rechazado y, la verdad, si te  equivocas ¿qué va a pasar? ¿Se va a acabar el mundo? No lo creo.

El problema del miedo como lo hablo en mi libro, la mente no distingue hasta dónde es real lo que ves o sientes, simplemente actúa a lo que tú percibes de esa realidad que vives, ya sea imaginaria o real. Cuántas veces te ha pasado que cuando sientes que el mundo se cae y no sabes cómo resolver algo, te vas a descansar y al otro día ves las cosas diferentes, ves el mismo escenario desde otro enfoque.

El miedo hace que posterguemos algunas cosas en nuestras vidas y no siempre nos ayuda, incrementa la sensación de un gran caos. Y si aparece el lorito hablando en tu mente,  imaginando a la gente o tu familia con el miedo al qué dirán, sacúdete, camina y sal de ese  pensamiento rápidamente, sino te quedas atrapada.

¿A qué le tienes miedo? A lo desconocido, al cambio o a lo no deseado, es una percepción  mental por las creencias que llevamos. El cerebro siempre nos va a tratar de proteger de  las posibles amenazas cuando sentimos miedo y nos va hacer que nos alejemos de tomar las decisiones que queremos o de nuestros sueños.

  • Sentir inseguridad

Segunda razón es el “sentir Inseguridad”, mucha gente siente inseguridad al tomar una decisión, porque siente que no es suficiente la información que tiene o sus conocimientos, pero si ves aquí, entre comillas dice “velocidad es mejor que perfección”, algo que estoy aplicando y me queda claro. La primera masterclass que hice para ser maestros online,  nuestro profesor Aubone de España nos decía: “la imperfección es la perfección”. Jamás va existir algo perfecto. Y si estás esperando que haya algo perfecto, jamás vas a empezar a realizar tu sueño. Empieza desde el punto que te encuentras.

  • La perfección

Tercera razón es la “perfección”, a mí me ha costado trabajo, porque antes era una persona más perfeccionista, aclaro, no tiene nada de malo poder hacer las cosas mejor.  Pero ahora, en este momento que me estás leyendo, digo… “va, como va, lo vamos a  sacar”. Necesitamos sacar esos proyectos adelante, no esperes el momento perfecto,  porque a veces no va a existir. En el camino nos vamos puliendo y volviendo expertos.

  • La duda

Y cuarta razón, la “duda”, te has preguntado ¿Por qué somos indecisos? ¿Por qué algunas personas dudan tanto para tomar una decisión? o ¿Ya no se atreven a tomar decisiones?  ¿Recuerdas alguna vez que alguien te llamó la atención tan fuerte en tu infancia,  adolescencia, juventud, trabajo o profesión, por haber cometido algún error o equivocación?  Eso es un momento de estrés o shock que vives.

Déjame explicarte lo que sucede, esto se debe a que instalamos en nuestro cerebro situaciones que nos dijeron por algo que pasó en alguna de las etapas de nuestra vida pasada, por algún conflicto y es cuando comienza el miedo y entra la duda, porque nos llamaron la atención diciendo… ¡¡¡Qué no se te vuelva ocurrir hacerlo la próxima vez!!! Ya sea porque era peligroso, arriesgado o porque te equivocaste, jamás en la vida lo volvemos hacer, porque escogemos un nuevo mecanismo de adaptación.

El papel del estrés

¿Qué sucede con la persona? Si siente agresión, no quiere volver a pasar por esa situación,  si la mente interpreta poco valor, se siente desvalorizada.

Por eso algunas personas dirán: No he podido, me equivoco, nada me sale, no me van a  contratar, soy incapaz, para que me esfuerzo, etc. etc. etc. y voy en la vida con el famoso  “NO”, costándole trabajo tomar decisiones.

De allí mismo viene formándose el “estrés”, que son emociones que nos agotan.

Y ese momento se te queda grabado en el subconsciente con una energía o carga emocional de una vibración, intensidad y frecuencia muy fuerte. Todos los días vivimos quiebres de diferentes intensidades o lo que podríamos llamar estrés o estados de shock que te mencioné anteriormente, ese momento de estrés que viviste con todas estas  características que mencioné, son más que suficiente para que la vuelvas a vivir en ciertos momentos de tu vida, sintiendo lo mismo otra vez, aunque haya pasado años, aunque no  sea el mismo momento, porque la energía fue muy fuerte en esa emoción y tu cerebro  interpreta peligro o muerte.

Y eso provoca que vayamos acumulando en el interior del cuerpo cargas innecesarias,  pasando a formar un patrón de vida para tomar decisiones.

Cuando llegue de nuevo esa sensación emocional de duda provocada por el miedo, sé  consciente para estar en presente y pensar, diciendo… no es el mismo momento, no es la  misma situación, no es la misma persona, ni día, mes o año, cuando te vuelves más  consciente, vas quitando o alejando poco a poco esa carga emocional, se van borrando las  memorias en tus células de esa emoción.

¿Y tú, dudas mucho para tomar decisiones?

 

*La autora es de la firma “Punto de Equilibrio”, coach empresarial y autora del libro Best Seller “Cómo transformar tu vida y profesión con éxito”.

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta