4 guerreras que vencieron el cáncer

4 guerreras que vencieron el cáncer

4 guerreras que vencieron el cáncer

POR ANA PATRICIA VALAY

 

Este mes que se celebra mundialmente el día internacional de la lucha contra el cáncer de mama, quisimos reconocer la valentía, el coraje, la perseverancia y resiliencia de cuatro preciosas mujeres, muy diferentes cada una, que vencieron el cáncer como todas unas guerras. Aquí su pequeño testimonio.

 

 

LOURDES LÓPEZ MOCTEZUMA B.

Esposa, madre, abuela; diseñadora de modas.

Venció el cáncer de seno

 

El diagnóstico

“Rumbo a un partido de futbol pasé por mis resultados de mamografía, y ahí me dijeron: ‘tienes cáncer’. Tomé mis papeles y me fui al partido. A los 15 días ya estaba en un quirófano…y pensé: es algo que me tocó y debo buscar el para qué en lugar del por qué. Decidí parar, y dedicarme a mi salud solamente”.

 

¿Qué fue de mayor ayuda para ti?

Mi actitud, mi carácter tranquilo; mi familia y mis amigos que no me dejaban ni un día sola, mi fe en que era algo pasajero; Dios.

¿Qué lecciones te dejó la enfermedad?

Puedo decir que el cáncer me dejó muchísimas cosas, ninguna mala, porque el dolor físico es pasajero, y en cambio, me dejó conocer a grandes seres humanos a quienes agradezco sus historias y sus enseñanzas. Me dejó el poder sentarme al lado de una persona con cáncer, y entender que tiene miedo, dolor angustia, y poder darle la mano y decirle que no está solo, que ya muchos caminamos en sus mismos zapatos.

Me dejó el tener la fortaleza para poder formar Turbantes Oncológicos Lopez&chic, y llegar a mujeres en lugares lejanos que ocupan de ayuda; me dejó estar viva y quererme más.

 

¿Qué le dirías a quienes hoy luchan contra el cáncer?

Que el cáncer es sólo un capítulo en su libro de vida, que, aunque parezca extraño, le dejará grandes enseñanzas; que vivan como si fuera su fiesta diaria.

 

MARÍA DEL CARMEN ANZALDO RANGEL

Casada con tres hijos; tanatóloga y terapeuta Gestalt.

Venció el cáncer de mama.

 

El diagnóstico

“El cáncer llegó a mi vida a los 37 años, inesperadamente, como un ladrón disfrazado de quiste de 5mml mal diagnosticado. Me embaracé, y sorpresivamente el quiste cambió de nombre: cáncer de mama. Sentí que mi vida estaba a punto de terminar”.

 

¿Qué fue de mayor ayuda para ti?

“Definitivamente DIOS, la familia, y los amigos llegaron a fortalecerme. Posteriormente me ayudó el acompañamiento de la Asociación Grupo de Apoyo Adelante en la cual sigo, con la misión de seguir apoyando a las mujeres en su proceso de recuperación”.

 

¿Qué lecciones de vida te dejó la enfermedad?

“De pronto me vi envuelta en un mundo de pérdidas: mi seno, mi cabello, mis cejas y pestañas. Sentía mi piel seca, mi cuerpo débil, y decidí que era el momento preciso para cambiar de identidad”.

“El cáncer dejó en mi vida a una mujer nueva, resiliente y merecedora de muchas cosas, y las ganas de cumplir mi misión de vida: seguir apoyando a otras mujeres en este camino de obscuridad, con la esperanza de encontrar la verdadera luz a la vida”.

 

¿Qué le dirías a nuestras lectoras?

“Que es fundamental la detección oportuna mediante una mastografía para mujeres mayores de 40, cada año, y la visita al doctor una vez cada año por lo menos, para saber si siguen completamente sanas”.

“No esperes una enfermedad para dejar de sobrevivir, y empezar a vivir en plenitud”.

 

CLAUDIA URÍAS

Soltera, sin hijos y con un novio maravilloso; comunicóloga, conductora de TV y radio, y encargada de relaciones públicas.

Venció un Filoides Maligno en su seno izquierdo.

 

El diagnóstico

“Ya lo esperaba, no me sorprendió, ya que sufrí desde los 28 años del mismo nódulo en el mismo seno. Pasé por 4 biopsias en un lapso de 6 años.  Patología arrojaba que era benigno, pero las últimas 2 biopsias arrojaron que era maligno”.

“Lo tomé con miedo, odio, vergüenza, y me preguntaba: ¿Por qué a mí, siendo tan sana, activa, deportista, y sin antecedentes familiares? Además, no tenía tiempo para enfermarme. Estaba trabajando en un proyecto para gobierno del estado, y tenía agendadas grabaciones para televisión, y conducciones en vivo para conciertos”.

“Después de unos meses, llegó la paz y la tranquilidad de saber cómo lo iba a enfrentar y por dónde iba a empezar.

 

¿Qué fue de mayor ayuda para ti?

“Mi fe, mi familia, y sin duda alguna: mi actitud positiva. Verlo como un proceso que me iba a resetear desde el inicio, para algo mejor”.

 

¿Qué lecciones de vida te dejó la enfermedad?

“Dejó aprendizaje, saber que tenemos que valorar la vida. Me deja el poder compartir mi experiencia con las que inician y se ven en desesperanza total”.

 

¿Qué le dirías a quienes hoy luchan contra el cáncer?

“Que cáncer no es igual a muerte, es igual a actitud. Hay que aferrarse a la vida, cambiar aquello que nos hace infelices, vivir, compartir y ayudar”.

 

LAURA ELENA ARVIDE JIMÉNEZ

Madre de una hija; licenciada en Lengua y Literatura.

Venció al cáncer de mama.

 

El diagnóstico

“Fue hace 23 años, siendo joven para tener cáncer. Ahora sí Laurita, me dijo mi oncólogo, ‘siento decirte que este tumor si era cáncer’. Todo se derrumbó a mi alrededor; me faltaba el aire, tuve ansiedad y miedo, y le pregunto. ¿Qué tan avanzado está?, ¿qué opciones de tratamiento puedo tener?, ¿qué sigue ahora porque necesito curarme? ¡No quiero irme por un cáncer!”.

 

¿Qué fue de mayor ayuda para ti?

“La fe en Dios; mi hija y el tener la seguridad de que si yo faltara mis hermanas verían por ella; mi madre, mujer fuerte, ejemplo de tenacidad y fortaleza, que siempre me animó para que siguiera luchando, al igual que toda mi familia”.

 

¿Qué lecciones de vida te dejó la enfermedad?

“El cáncer me dio una perspectiva diferente de lo que es importante en la vida. Aprendí que soy muy afortunada, y que Dios me regaló la oportunidad de escribir mejor el texto de mi vida”.

“Esta experiencia entre otras muchas cosas, me dio la oportunidad de estar en Grupo RETO, y poder brindar mi mano a otras mujeres que están pasando por un diagnóstico de cáncer”.

 

¿Qué le dirías a quienes hoy luchan contra el cáncer?

“Las invito a que acudan a un grupo de apoyo como lo es Grupo RETO de Ensenada, donde yo estoy, en donde encontrarán orientación, apoyo y mucho más”.

 

 

 

 

Comentarios

comentarios