Virus del Papiloma Humano : Prevención, Diagnóstico y Tratamiento

Virus del Papiloma Humano : Prevención, Diagnóstico y Tratamiento

Por Brenda Colón Navar

El cáncer cérvico uterino o de cuello de matriz, se ha convertido en una de las principales causas de muerte en mujeres en los últimos años. La mayoría de las veces se deriva del virus del papiloma humano (VPH), padecimiento que es fácil de diagnosticar y prevenir, por lo que hay mucho que se puede hacer para evitar consecuencias fatales.

Salud Actual charló con el Doctor Miguel Miranda, especialista en ginecología, infertilidad, menopausia y terapia sexual, para conocer a detalle lo que podemos hacer al respecto, desde la prevención, hasta el diagnóstico y su tratamiento.

“La mayor parte del contagio del VPH se da por transmisión sexual” enfatizó el especialista médico. “Este virus resiste más las temperaturas del medio ambiente, no se muere tan rápido como otros”, agregó.

La Historia del VPH

Fue en 1930 cuando el virus del papiloma humano comenzó a considerarse como una enfermedad. En 1970 se asoció con el cáncer cérvico uterino pero erróneamente, se consideró como causa principal al herpes genital y no fue hasta 1973 cuando el médico y científico alemán Harold zur Hausen creo la hipótesis de que el verdadero culpable era el VPH. Posteriormente en 1983 confirmó su teoría al identificar ADN de virus de papiloma humano en tumores de cáncer en el cuello de la matriz, sus investigaciones le valieron el Nobel de Medicina en el 2008.

Hoy en día sabemos que existen más de 100 tipos de VPH y que es la enfermedad de transmisión sexual más común a nivel mundial. Además del cáncer en el cuello de la matriz (cérvico uterino), también puede ocasionar cáncer de la vagina, cáncer del ano, cáncer en el pene y cáncer en la garganta, se estima que menos del 1% de quien padece VPH son hombres por lo que gran parte de las labores de prevención se han enfocado a las mujeres.

“Aquí en la frontera el cáncer cérvico uterino es la segunda causa de muerte en las mujeres, solamente le supera el cáncer de mama”, explicó el Doctor Miranda y le relacionó con el estilo de alimentación que prevalece en la región.

La vacuna, una manera de prevenirlo

Dentro de los diferentes tipos del VPH, su clasificación 16 y 18 suelen ser las más agresivas. Para combatirle se creó una vacuna que se encuentra en el mercado desde el 2006 y se espera que en el 2016 se lance al mercado una nueva vacuna que podrá prevenir hasta 9 variaciones más del virus.

Erróneamente muchas personas piensan en que la vacuna se inyecta el VPH, “las vacunas contienen una proteína parecida al virus, esta engaña al cuerpo, entra en la circulación del cuerpo humano y este empieza a formar defensas en contra del virus” detalló el especialista.

Otro de los temores ante la vacuna es que los padres de familia le consideraron como un permiso a sus hijos de sostener relaciones sexuales, “con vacuna o sin vacuna los adolescentes van a tener relaciones sexuales, hemos visto casos de jóvenes activos a los 12 años de edad, embarazos en mujercitas de 14 años” enfatizó el especialista, “no es que se les dé permiso, es una manera de protegerlos y orientarlos”.

Lo ideal es aplicar la vacuna entre los 9 y 12 años de edad tanto en la mujer como en el hombre pero también puede ser después, hasta los 45 años de edad e inclusive puede aplicarse en quienes ya padezcan VPH, esto incrementará sus defensas.

La vacuna del VPH se aplica en tres etapas, al momento de aplicar la primera, la segunda corresponde a los 2 meses y la tercera a los 6 meses y esta puede aplicarse en instituciones médicas privadas y/o públicas.

El VPH en los hombres

“Es muy baja la incidencia del VPH en los hombres”, subrayó el Doctor Miranda.

Para los caballeros se recomienda visitar al urólogo quien es quien puede realizar el diagnóstico y tratamiento, además de aplicar la vacuna.

Síntomas y Tratamiento

El Doctor Miguel Miranda hizo un llamado a no esperar la aparición de síntomas, mencionó que a un año de haber iniciado la actividad sexual debe realizarse el papanicolau y repetirse anualmente, este estudio ayuda a una rápida detección y tratamiento, evitando que este se transforme en cáncer.

“Vergüenza, miedo, son las principales causas por las que las mujeres no se realizan el papanicolau, no quieren ir al médico” señaló el especialista, agregando que hoy en día era difícil que alguien muriera de cáncer cérvico uterino, todo dependía de un diagnóstico temprano.

Antes de que se transforme en cáncer, el VPH puede durar mucho tiempo en la persona, incluso puede desaparecer con el tratamiento adecuado, todo depende de las defensas con las que cuente la persona. La recomendación es crear una cultura de prevención para evitar consecuencias mayores.

Tanto en hombres como mujeres la aparición de verrugas genitales es una de las principales señales de alerta, pero debido a que el VPH puede no presentar síntomas, las visitas al médico serán lo que pueda facilitar su detección.

“Asistan al médico, vacúnense y realícense el papanicolau”, recomendó el especialista.

 

Comentarios

comentarios