Venciendo al Gigante

Venciendo al Gigante

Por José Carlos Tellaeche
Conforme pasa la vida y crecemos, inconscientemente vamos generando un chip mental de pensamientos que en su momento pueden ser de mucha utilidad, sin embargo, con el tiempo pueden resultar limitantes.

La clave está en no conformarse cuando las experiencias difíciles de la vida nos presentan un obstáculo, sino generar una mentalidad que nos motive a cuestionarnos de qué manera sí podemos lograr vencer ese gigante.

Los gigantes que enfrentamos en la vida están disfrazados de muchas formas diferentes, lo cual hace que a veces resulte difícil identificarlos. Por mencionar algunos de los obstáculos más comunes, tenemos el miedo, la distracción y el estrés. Estamos familiarizados con ellos porque prácticamente todos los experimentamos a diario en diferentes niveles.

Es importante conocernos a nosotros mismos y realmente saber de qué manera reaccionamos en diversas situaciones y descubrir el antídoto perfecto.

El miedo puede ser difícil de controlar, mas no imposible. Es una respuesta natural a algo que pasó, que está sucediendo o que podría pasar. Aunque podríamos decir que hasta cierto punto es saludable por ayudarnos a evitar ciertas situaciones, a la vez puede ser paralizante y robarte la voluntad de llegar tan lejos en la vida como deseas. Recuerda que todo lo filtramos por nuestra mente, así que en lo que sea que decidas emprender esfuérzate y sé valiente.

La distracción es muy fácil de detectar y aún más cuando al final del día, tu lista de pendientes sigue intacta. Las redes sociales son un gran distractor hoy más que nunca, pero no las vamos a culpar por nuestros errores, nosotros somos responsables de nuestras vidas y decisiones. Antes de hacer la lista de cosas por hacer, aprendamos a apagar cualquier cosa que amenace nuestra productividad. Cada quien sabe cuál es su punto débil.

El estrés está cada vez más presente en nuestra vida diaria. Tiene múltiples efectos negativos para nuestra salud, es por eso que es tan importante vencer este obstáculo. Es necesario bajarle al ritmo de vida que seguimos, respirar profundo y oxigenar nuestras células. En vez de estresarnos, tomemos las cosas con calma, una cosa a la vez.

Somos dueños y responsables de nuestra propia vida. Si nos mantenemos enfocados en todo lo que sí podemos lograr, pronto habremos vencido al gigante.

Comentarios

comentarios