Una mujer para la que correr significa: Encontrarse a sí misma

Una mujer para la que correr significa: Encontrarse a sí misma

MUJER DEL MES

María Luisa Madueño, Perseverancia, disciplina y entrega

 Por Ana Patricia Valay

Creo sin dudarlo que una de las características que poseen las personas que logran “ser alguien” en la vida, es habérselo propuesto muy claramente, es decir, haberlo determinado en algún momento crucial de su existencia. Pero eso no lo es todo: Significa también que después de decidirlo conscientemente, han hecho todo lo posible por lograrlo.

Así creo pudiéramos resumir el porqué de la trayectoria de éxitos continuos como atleta, de la tijuanense María Luisa Madueño, cuyo motor ha sido indiscutiblemente el amor a su familia, e incluso más allá, el ayudar a quienes menos tienen y necesitan apoyo.

Aquí un poco de su historia…

 

Amor VS Carencias

La niñez de María Luisa fue precaria pues fueron once hermanos; ella fue la quinta. “No hay quinto malo decía mi papá”, comenta entre risas. Por esa razón, desde pequeña tuvo que combinar estudio y trabajo. Tan pronto terminó la primaria, estudió comercio y empezó a trabajar en bancos; la secundaria la hizo abierta.

Pero aunque faltaba el dinero, sobraba el amor. “Viví mi niñez de lo más feliz, quizá de lo más pobre, pero mis papás me enseñaron a ser obediente y a vivir la pobreza con dignidad y alegría. Tuve una madre que hizo de nuestra vida un cuento de hadas, no puedo decir que sufrí. Y siempre quise que mi madre tuviera más cosas, así que eso me motivó, pues siempre quise ser alguien”.

Su primer amor: “El ciclismo”

“Crecí en la colonia del Río parte alta, y siempre me gustó el deporte. En la escuela siempre corrí velocidad, aunque nunca llegué a ser una estrella porque me dio apendicitis”.

Lo cierto es que el primer deporte que la cautivó no fue correr, sino el ciclismo.

Un conocido la invitó a practicarlo, “pero yo tenía prohibido andar en bicicleta. Mi padre no nos dejaba a las mujeres, pues no estaba permitido que usáramos pantalones”.

“Me uní a ese grupo a escondidas, y me fui a una competencia al libramiento sur; corrí con hombres y ¡gané la competencia! Así que llego a casa y enseño el trofeo, y detrás de mí iba un amigo de mi papá que le dijo: ‘Mira Madueño, deberías dejarla correr; es muy buena y será una campeona’. Me vieron potencial, y mi papá les dio responsabilidades sobre mí”, nos comparte María Luisa.

“En esta disciplina fue donde llegué más lejos a nivel mundial. Fuimos campeonas nacionales en la ciudad de México en persecución  por equipos, y por eso estoy en el salón de la fama, porque gané el campeonato nacional”.

El nombre de su entrenador quien ya cuenta con 83 años, se llama José Espinoza ( El Zurdo), “con el me inicié y él me hizo campeona nacional de ciclismo”, nos cuenta orgullosa y notablemente agradecida.

Por cierto, María Luisa Madueño ha sido la única mujer presidenta del salón de la fama.

 

Un nuevo amor deportivo

Fue cuando María Luisa se enamoró y se casó, que tuvo que dejar su primer amor, deportivamente hablando, para incursionar en lo que hasta hoy le sigue dando grandes satisfacciones.

“Dejé el ciclismo para embarazarme. Nace mi bebé, mi hija Luisa, y le lloro a los ruedos, porque ya no podía hacer bicicleta; no era costeable. Había otras prioridades económicas en casa, y el ciclismo es élite. Hay que invertirle mucho dinero”.

“Mi esposo nunca pensó que el deporte fuera tan importante para mí, pero no fue hasta que me vio deprimida que me dijo: Haz cualquier otro deporte que no implique tanto gasto. Y yo le dije: ¿cómo qué? (porque era motivo de discusión), y me dijo: pues yo no sé….. ¡correr!”.

 

Correr: Su gran pasión

Y entonces esta disciplina se convirtió en su gran pasión. “Encontré que correr era muy fácil. Fue una maravilla que me di cuenta que podía volar. Podía hacer muchas cosas y no me costaba trabajo. Al mes me invitaron a correr un maratón, y lo gano con un tiempo pésimo: 4 horas 5 minutos porque nadie más quiso aventarse”, pero para ella fue un gran logro.

“De ahí en adelante me invitaron a correr 5 kilómetros, 10 kilómetros, medio maratón, y empecé a ganar con la ‘mano en la cintura’. Fui a varios nacionales y empecé dando marcas”.

De sus logros (aunque sólo es una probadita), ganó por 4 ocasiones el maratón gobernador (de BC), y en el maratón de Portland rompió la marca de las 3 horas con un tiempo de 2 horas 56 minutos, y en Mexicali con 2 horas 57 minutos.

Ha corrido por el mundo en Brasil, en Tokio, en Hong Kong, en China, en Berlín, en Paris, en Zurich, Suiza, y lo sigue haciendo pues en octubre, irá al Maratón de Frankfurt, en Alemania.

Tan sólo en Estados Unidos, algunos de sus logros han sido: Correr el maratón de Boston, el de NY en 3 ocasiones, el de SF en 2 ocasiones, en LA en 3 ocasiones, en SD en 4 ocasiones, y dos veces en Carlsbad, CA. En total son 101 los maratones en los que ha participado. 8 por año y durante 5 años consecutivos.

Representantes de marcas de productos importantes, así como encargados de carreras de otros países, le han pedido que compita por ellos, para que puedan ‘ranquear’. Así la maratonista tijuanense ha competido por otros países que han visto y reconocido su potencial.

“Yo corrí sin noción de qué estaba pasando en mi vida. Nunca me di cuenta de que estaba logrando algo que quizá muchos hubieran querido lograr, pero fue inconsciente. Fue como hacerlo libre y que fluyera. Yo lo disfruté mucho. No puedo decir de que me cansara en los entrenamientos o en las competencias”.

 

María Luisa, y para que nos demos una idea de lo que para ti representa correr, ¿qué implica prepararte?

—Por ejemplo para un ultra maratón, y que se corre por etapas, se requiere de mucha condición física, pues se corre todo los días. Primeramente se requiere un entrenamiento especial. “A la semana corro de 12 a 15 km diarios. Dos días son de velocidad o mecánica, y el fin de semana corro 25 km., y el sábado y domingo corro entre 28 y 30 km. Estos dos días son los más fuertes, mientras que el lunes para mi es de descanso total.

Correr para ayudar

María Luisa Madueño no sólo corre para beneficio personal, obtener logros y escalar peldaños, también lo hace por la niñez más desprotegida, la víctima de trata, a través de International Networks of Hearts que en español se denomina Red Binacional de Corazones, de la que es miembro oficial y voluntaria, del Staff que preside Alma Tucker como directora.

“Mi entrega a las niñas afectadas por maltrato y abuso sexual, que han sido rescatadas y que están en la Casa del Refugio, tiene como objetivo el reintegrarlas a la sociedad y proveerles de todo lo necesario para ello, lo que sigue siendo una prioridad debido a la poca o nula respuesta de la sociedad en torno a este tema, por todo lo que implica y los intereses que se ven afectados”, nos comenta la prestigiada maratonista, única mujer en el salón de la fama de Tijuana por lo logrado en ciclismo.

María Luisa nos cuenta de la triste apatía de la gente, pues un claro ejemplo fue el dinero que se juntó cuando corrió por esta causa 325 km en Europa, pues “lo recabado fue la ridícula cantidad de 136 dólares”.

María Luisa es consciente del riesgo que implica trabajar por ellas tratando de recaudar fondos, sin embargo nos comparte que: “sigo en la lucha para que alguien desee voltear su mirada hacia esta gran problemática real en la que puede caer cualquier niña o adolescente, y ayudar a solventar los gastos que implica sacarlas adelante, y que aprendan a volar y cumplir sus sueños como todo ser humano de manera digna.

 

¿Y por qué ésta Asociación?

—Porque en las otras como la de los niños con Cáncer u otras enfermedades graves, es más fácil que reciban apoyos.

 

Su prioridad: Su familia

Y aunque el correr para ayudar le da muchísimas satisfacciones, lo cierto es que para ella no hay cosa más importante que su familia.

“Mi prioridad es mi familia, y el deporte es sólo parte de mi vida y lo que por mucho tiempo he hecho”.

 

¿Y cómo combinas el ser una mujer exitosa en lo que haces, con tu familia?

—Llevando un equilibrio entre hacer una cosa y otra, sin que ninguna de las dos, carezca de importancia. Las dos son muy importantes, pero me queda muy claro que si las pongo en una balanza, lo primero es mi familia.

“Mi esposo ya no me dice nada sobre correr. Yo sé que él está muy orgulloso de todo lo que hago, y sé que: más difícil que lo que para mi ha representado correr, lo ha sido para él, al vivir con una mujer cuyo tiempo lo tiene que compartir con el deporte. Ha  aprendido a darme mi espacio, y yo he aprendido a darnos un espacio entre los dos. Tengo mucho que agradecerle”.

María Luisa también ha sido maestra. “32 años trabajé en preescolar, primaria y secundaria en educación física, y mi mayor premio, ha sido ver la sonrisa de los niños en el juego. Enseñarles que se puede hacer deporte, jugando y siendo creativo”.

Además, la Sra. Madueño está muy orgullosa de sus hijos y de sus 4 nietos. Está próxima a compartir su historia en un libro, y sigue preparándose y haciendo lo que más le gusta: correr y ganar, más si lo hace para ayudar.

 

En Breve…

Artículo Indispensable para realizar deporte: Tenis

Libro Favorito: “Cómo correr mi mejor carrera” de George Sheehan

Música Preferida: Ruidos naturales de la montaña al entrenar

Mayor Fortaleza: La determinación

Mayor Debilidad: Los niños; verlos con alguna necesidad.

Frase Favorita: Correr es encontrarse a uno mismo.

 

 

Comentarios

comentarios