Un ‘Trompo’ que gira hacia el conocimiento y la diversión

Un ‘Trompo’ que gira hacia el conocimiento y la diversión

En diciembre de 1997 inició este gran sueño: la creación de un museo interactivo que contribuyera al desarrollo de la ciudad, pero sobre todo de nuestros niños.

Este sueño no tenía que quedar como tal, debía convertirse en una realidad y para ello era necesario trabajar arduamente, brazo con brazo, para sacarlo adelante. El esfuerzo y la unión de muchas personas rindió sus frutos y el 10 de diciembre del 2008 abrió por primera vez sus puertas lo que hoy es El Trompo Museo Interactivo Tijuana, sin duda un legado para nuestra ciudad.

Desde entonces, cientos de niños disfrutan cada uno de sus espacios, crean sus vacaciones, fomentan su imaginación y creatividad, y qué mejor lugar para celebrar este próximo Día del Niño que visitando El Trompo, donde encontrarán tres salas: sala explica, sala experimenta y sala integra, así como una sala 3D, una sala de usos múltiples, un audiorama y una tienda de souvenirs.

Para ofrecer más detalles sobre la arquitectura y creación de El Trompo Museo Interactivo Tijuana, Mujer Actual platicó con el arquitecto Roberto Calderón, quien desde hace 12 años ha estado al frente de este importante proyecto.

¿Con qué visión se diseñó el edificio del Trompo?

La creación del museo El trompo siempre consideró tener un espacio formal, emblemático de la ciudad de Tijuana para sus niños, que pudiera funcionar como un detonador de la vocación para cada uno de ellos.

¿Cómo puede describir el estilo arquitectónico?

El estilo arquitectónico del museo podemos inscribirlo en el “high tech”, donde expone sus elementos constructivos desde su estructura hasta sus acabados, dando toda la importancia a los materiales básicos que lo componen como los marcos metálicos, las cubiertas, el cristal, los muros y las losas de entrepiso, así como las instalaciones en general.

¿Cuáles son las principales características del diseño y la construcción?

El punto de partida de acuerdo con el arquitecto Francisco López Guerra, quien diseñó el edificio, conceptualiza primeramente y de manera formal en el arco de la fachada principal, un puente, el cual dirige al conocimiento y lleva a la cultura.

Y en el interior de manera funcional, simboliza “un trompo” con una rampa circular creciente que distribuye a los diferentes niveles y a cada una de las salas, rematando en el último nivel con el mirador Tijuana.

¿Qué nos puede decir sobre el interior del museo y su planeación?

El acceso al interior del museo es a través de un gran pórtico de 20 metros de altura entre la fachada principal de cristal y las salas en sus diferentes niveles, donde tenemos un “talud de agua” al pie de la rampa central que le da un toque de vida y frescura, suavizando con el correr del agua, el ingreso de los visitantes.

Los servicios al visitante se encuentran concentrados en los vestíbulos de cada nivel y los servicios generales y de operación en la parte posterior de la planta baja, conectando al andén de carga y descarga y a los estacionamientos auxiliares del museo. El crecimiento parcial de cada una de las salas ha sido programado conjuntamente con Papalote Ciudad de México y hasta ahora tenemos en funcionamiento tres salas de interactivos más la sala “3d”.

¿Seguirá creciendo el Trompo?

Esperamos contar con dos salas más del segundo nivel para el 30 de abril de 2011 y están pendientes para fin de año las últimas dos salas del tercer nivel con el mirador Tijuana, así como el acondicionamiento del audiorama.

Sin duda, el museo día con día sigue creciendo para darle alegría, juego y conocimiento a cientos de niños y jóvenes que son el futuro de nuestro país. Si desea colaborar con El Trompo Museo Interactivo Tijuana, visite su página www.eltrompo.org

Comentarios

comentarios