Un nuevo concepto de arquitectura en Tijuana

Un nuevo concepto de arquitectura en Tijuana

 

Por Ana Patricia Valay

Una realidad inherente a la ciudad de Tijuana es su crecimiento desmedido. La cifra que daba la pasada administración en cuánto a lo que crece la ciudad es de 3 hectáreas diarias, lo que sin duda incide en la falta de planeación estratégica que se observa en el tema de desarrollo urbano y arquitectónico.

Es por eso que propuestas como las de Diseño Norteño que buscan ser innovadoras y brindar una nueva alternativa de desarrollo arquitectónico para una ciudad tan cambiante como Tijuana, son valiosas porque provienen de una generación joven de arquitectos que han dado de que hablar incluso fuera de esta frontera.

Mauricio Kuri originario de Tijuana y  graduado de la Escuela de Arquitectura del ITESM Campus Monterrey, con estudios también en la Universidad Politécnica de Cataluña es la cabeza del despacho, junto con Óscar González, y ha sido reconocido en varios concursos nacionales e internacionales entre los que se encuentran una mención honorífica otorgada por Zaha Hadid por el concurso Think Space (2012) y mención honorífica en el XIII Concurso Internacional Arquine. Y entre otras cosas, su trabajo ha sido exhibido en ‘Storefront for Art and Architecture’ en la ciudad de NY. Revista Mujer Actual platicó con él y esto fue lo que nos dijo sobre su visión arquitectónica para esta ciudad fronteriza.

¿Cómo es que nace Diseño Norteño y cuál es en sí su propuesta arquitectónica?

—Estamos pasando por una crisis urbana descontrolada, con una planeación muy vaga o casi nula. La expansión y crecimiento de la ciudad la vuelve ineficiente y los traslados cada vez son mas largos, por ello tratamos de buscar nuevas tipologías y maneras de vivir para nosotros los jóvenes, dignificando la calidad de vida.

¿Para quienes vivimos en Tijuana nos es difícil encontrar un estilo arquitectónico en particular como se da en otras ciudades del país, para ustedes cuál es ese estilo, cómo lo definirían?

Creemos que precisamente “ese es el estilo” de Tijuana, es decir de la misma manera como pasa con su gente y su cultura, Tijuana se conforma de personas de todas partes con costumbres muy variadas que han ido formando esta gran ciudad, así que el estilo tijuanense es un poco de todo. La ciudad se va transformando poco a poco y se va regenerando con proyectos de todo tipo y en todas las escalas.

Arquitectónicamente y visualmente, ¿cuál es su postura o visión en torno a la calle y su contexto, y qué proyectos han hecho ustedes en Tijuana donde ya es notoria su propuesta?

—Creemos que la ciudad necesita cambios bien planeados en torno a una re-densificación y ordenamiento, así que buscamos alternativas diferentes para cada sitio y tratamos que cada proyecto respete su entorno, tanto físicamente como visualmente. Los proyectos que realizamos son principalmente residenciales, pero únicos en su calidad espacial y a la manera en que se viven.

—En su página de presentación ustedes dicen que “aceptando nuestra situación regional comprendemos que el diseño no puede desligarse de la construcción, y que ésta siempre estará ligada a la mano de obra local y limitada por un presupuesto, donde el reto es transformar ésta última en una oportunidad creativa y que sea una limitante para llegar a soluciones de diseño integrales con un punto de equilibrio.

¿Cuál es el punto de equilibrio del que hablan, y háblame un poco más por favor de la oportunidad creativa que comentan?

—La gente piensa que un “buen diseño” siempre es mas caro, pero es todo lo contrario. Un buen diseño eficientiza procesos y materiales, por lo que la obra no sólo se ve mejor sino que es más rentable.

—Todo proyecto, desde un local comercial hasta una casa o un edificio, tienen problemas que se resuelven de diferentes maneras. El trabajo del arquitecto es buscar soluciones creativas para resolverlos. Cada proyecto debe de ser único en su esencia, pero el punto de equilibrio es hacer algo funcional, con una verdadera propuesta arquitectónica dentro de un presupuesto acordado.

Y ¿cómo describirían su trabajo en Tijuana ¿cómo se distingue de todo lo demás…? 

—Estamos en un constante aprendizaje y experimentación para entender la forma en la que vivimos las nuevas generaciones. Tratamos de diseñar y construir espacios que cumplan con las necesidades de los usuarios, pero que sean espacios que aporten al bienestar de los mismos, espacios donde la gente quiera estar o inclusive regresar.

—Nos “gusta jugar” con materiales cálidos y con formas simples y modernas, para que los proyectos se puedan habitar por cualquier persona desde un joven soltero hasta una pareja mayor. Nuestra propuesta es hacer proyectos atemporales sin que se tengan que distinguir por una época o estilo en específico.

Nos interesan las sensaciones de los usuarios  y su calidad de vida dentro del proyecto, por eso hacemos hincapié en  espacios iluminados, percepciones de altura y relaciones con patios exteriores para generar diferentes experiencias en un mismo espacio.

—Mauricio, y ¿qué me puedes decir sobre la exposición  que tuvieron ustedes en la bienal de Venecia?

Fue una colaboración con la Arquitecta Lorena Darquea, quien tomó fotos de nuestros proyectos y los presentó ante la curaduría de una exposición colateral de la bienal de Venecia, de nombre Think Space Existance, por parte del Global Arts Affair Foundation, donde arquitectos de todas partes presentaban muestras de lo que se hace desde su región del mundo.

La exposición estuvo por cerca de seis meses en un palacio de la ciudad donde la gente podía recorrer la exposición y ver proyectos de todas partes del mundo, con contextos distintos y escalas muy variadas; enfocándose en contextos sociales diversos, por lo que llamo la atención el contexto tijuanense.

 

 

 

Comentarios

comentarios