Tu mente también necesita apapacho

Tu mente también  necesita apapacho

“Para garantizar una buena salud, come ligero,
respira profundamente, vive con moderación, cultiva la alegría
 y mantén el interés por la vida”
William Londen

POR GRACIELA JIMÉNEZ

El cuidado del cuerpo resguardando el estándar de belleza, la búsqueda impecable de la perfección, intentando retrasar el paso del tiempo, estirando la juventud, es algo que la mayoría procura. En los últimos años se ha fortalecido la cultura del cuidado de nuestra salud física con la inundación de anuncios y publicidad que promueven el ejercicio, el combate a la obesidad o que invitan a acudir al médico ante la más mínima señal de enfermedad o dolencia. A nuestro alrededor encontramos información sobre el tipo de cosmético, medicamento o ejercicio que nos va a ayudar a mantener el cuerpo sano, pero cuando nos referimos a la salud mental, no existe tal promoción.

Piense en María, una mujer que acaba de cumplir cuarenta años. Su vida transcurría con normalidad hasta las últimas cuatro semanas que de manera súbita le sobrevino un aumento de la presión arterial y fue llevada inmediatamente al área de urgencias. Desde entonces por indicación médica comenzó a cambiar su dieta. Realiza ejercicio todos los días, e inició la práctica de yoga para ayudar a mitigar el estrés que le provoca su empleo. En todo este proceso su familia la apoya, su pareja la acompaña a realizar las actividades físicas, y sus hijos le ayudan con las tareas domésticas para evitar que se sature. En el trabajo sus compañeros están al pendiente, y le preguntan cómo se siente y de qué manera le pueden ayudar.

Ahora piense en Gabriela, una joven que acaba de cumplir veinticinco años. Su vida transcurría sin problemas hasta las últimas cuatro semanas, cuando súbitamente sufrió un ataque de pánico que la llevo al área de urgencias. Desde entonces se encuentra encerrada la mayor parte del tiempo. Su familia piensa que es una “berrinchuda”. No realiza ejercicio, y en el trabajo sus compañeros están molestos porque especulan que su “crisis” fue una manera que buscó para no trabajar. Y lo principal es que Gabriela no acude a consulta con un especialista de la salud mental, por miedo a que los demás piensen que ella está “loca” o “mal de la cabeza”.

Pero, la mente tiene una estrecha relación con nuestra salud física.

Desde hace varios siglos según la concepción de algunos teóricos como René Descartes, la mente y el cuerpo son vistos como ajenos o entidades separadas, cuando en realidad son parte de la misma unidad. Si el cuerpo no está sano, tampoco la mente y viceversa. Como dice la frase “cuerpo sano, en mente sana”.

Muchas personas procuran el cuidado del cuerpo, realizando la rutina más precisa de ejercicio; siguiendo la dieta recomendada por la nutrióloga; aplicando el cosmético que mejor realce; tomando los laboratorios de control o la visita de seguimiento con el médico de cabecera, pero al momento de hablar de salud mental, muchas personas no procuran cambios para cuidarla, y en ocasiones se minimiza su cuidado.

El estrés es visto como algo normal, como parte de nuestras vidas, sin dimensionar las consecuencias que conlleva para nuestra salud. El exceso de trabajo, la falta de sueño, el trabajo excesivo, la sobrecarga de tareas, nos colocan en una situación de alto riesgo, tanto así, que con el paso del tiempo se pueden desarrollar trastornos psiquiátricos como el trastorno depresivo mayor, el trastorno de pánico, o los trastornos por consumo de sustancias.

En muchos artículos encontramos los tips para cuidar nuestro cuerpo, pero muy pocos se detienen a revisar las claves que nos van a llevar a mantener un equilibrio y balance dentro de nuestra salud mental. Esto es importante debido a que los trastornos psiquiátricos también afectan a nuestra salud física como a nuestro sueño o apetito. Entonces la pregunta es: ¿cómo cuidar nuestra salud mental? A continuación algunos consejos.

CONSEJOS para cuidar nuestra Salud Mental

  1. Hay que romper con los estereotipos acerca de la salud mental y los trastornos psiquiátricos. Recuerda que la locura o histeria son enfermedades y no caprichos.
  2. Hay que platicar los problemas con la persona indicada en el momento indicado.
  3. Se debe contar con al menos una hora al día para realizar un pasatiempo.
  4. Hay que practicar actividad física como caminata, natación o yoga.
  5. Se debe dormir al menos seis horas continuas por la noche.
  6. Hay que evitar trabajar durante el turno nocturno por varios meses.
  7. Se deben realizar actividades recreativas en compañía de la familia o amigos.
  8. Se aconseja comer de manera balanceada, evitando ayunos prolongados.
  9. Evita consumir alcohol cuando no te encuentras bien emocionalmente.
  10. Piensa primero antes de realizar alguna actividad.
  11. Evita realizar alguna actividad si no te encuentras bien emocionalmente.
  12. Quita frases de tu cabeza como: “échale ganas” o “piensa positivo”.
  13. Platica con la familia si requieres ayuda.
  14. Si no te encuentras bien, busca la asesoría de un psiquiatra o un psicólogo.

Estos son algunos tips que te pueden ayudar a mantener la salud mental, debido a que en la actualidad, los trastornos psiquiátricos son la principal causa de discapacidad a nivel mundial, provocando importantes pérdidas (física, económica, social) para la persona que lo padece así como de las personas cercanas.

Hablar de trastorno bipolar, trastorno depresivo mayor, anorexia nervosa o trastorno de la personalidad, resulta igual que hablar de hipertensión arterial, diabetes mellitus o cáncer, debido a que todas son enfermedades, y lo distinto es la parte de nuestro cuerpo que está afectada, así como las manifestaciones que se presentan. Recuerde que la peor ayuda es aquella que uno no busca. Usted no está solo, y todo problema tiene una solución.  

Comentarios

comentarios