Trastorno por acumulación

Trastorno por acumulación

Trastorno por acumulación

¿Por qué deshacerme de las cosas si en un futuro las voy a necesitar?

“Perder a viejos amigos por acumulación de pequeñas faltas

es uno de los más dolorosos sucesos”

John Dos Passos

POR DRA GRACIELA JIMÉNEZ

 

En los últimos años se han popularizado algunos programas televisivos donde exponen a personas cuyos hogares se encuentran invadidos de diversos objetos, sin mostrar un adecuado orden o higiene. Lo extraño de esta situación es que las personas se encuentran tranquilos ante y entre el desastre que representa su vivienda, mientras que su familia está alarmada o molesta por su estilo de vida.

Durante nuestra vida diaria, llegamos a guardar objetos, cosas, recuerdos, ropa, diversas pertenencias, a las que les brindamos un valor sentimental debido a que son importantes para nosotros, sin embargo qué pasa cuando dichos objetos exceden en número la capacidad de almacenamiento en nuestra viviendas, y la razón por la cual se encuentran guardadas o almacenadas es debido a que en algún momento las vamos a necesitar, o porque tiene una gran importancia para nosotros que nadie más entiende, loo que se podría definir como un apego emocional exagerado a las posesiones.

 

Cuando el querer conservar algo, deja de ser normal

En este caso estaríamos hablando de un trastorno que en un principio se manejó como un subtipo del trastorno obsesivo compulsivo, sin embargo, por sus características muy particulares, las cuales abordaré en este escrito, ya se ha definido como un trastorno independiente, que se llama Trastorno por Acumulación.

El acaparamiento es la acción de acumular objetos como ropa, papeles, periódicos, libros, revistas, utensilios de cocina, o en algunos casos hasta animales, que a excepción de los animales, se apilan en diversas zonas de la casa hasta el punto de inhabilitar las habitaciones, por ejemplo, que la persona no se pueda dormir en su cama, o cocinar, o ver la televisión en la sala, todo ello a consecuencia de que tanto la cama, como la sala, la cocina o demás cuartos de la casa, se encuentran repletos de objetos de los que no se puede deshacer, debido a que tiene un apego patológico, pues piensan que van a ser útiles en algún momento, o que aún pueden ser usados.

La prevalencia de este trastorno es entre el 2 y 5 por ciento de la población general. No existe una diferencia entre los países o en el sexo, sin embargo sí se ha visto mayor frecuencia en personas solteras, con ansiedad social, retraimiento, y rasgos de personalidad dependiente. Tiene un inicio principalmente en la adolescencia, no se conoce a ciencia cierta qué es lo que lo ocasiona, sin embargo existen estudios donde se ha observado un patrón hereditario.

Las características del trastorno por acumulación son:

  1. La adquisición de gran cantidad de posesiones que se consideran inútiles o de poco valor, y la incapacidad para deshacerse de ellas.
  2. Gran desorden del espacio habitable que impide la realización de las actividades normales.
  3. Malestar considerable y alteración del funcionamiento debido al acaparamiento.
  4. Temor a perder objetos que la persona cree que necesitará más adelante.
  5. Consideran que su conducta es adecuada, que no les genera problema y que es parte de su forma de ser.
  6. La acumulación es paulatina y gradual por años.
  7. Los acumuladores, justifican o hacen mucho hincapié en la importancia de recabar información y posesiones.
  8. Tienen miedo a perder información y objetos que pueden llegar a tener un utilidad en un futuro.

 

Las personas que padecen el trastorno por acumulación, no suelen ir a consulta comentando que presentan acaparamiento de objetos, quienes llegan por ayuda son sus familiares o en ocasiones vecinos, debido a que la situación de acumulación se vuelve un problema insalubre tanto para la persona como para los que lo rodean.

Pero ¿por qué para la persona no es un problema y para los demás sí?, esto tiene que ver con la pobre o nula conciencia del acumulador, donde justifica la acción de guardar sus posesiones, sin embargo por el exceso de acumulación de objetos llega a ser una vivienda peligrosa, por el riesgo de incendios, accidentes y  presencia de plagas, en casos extremos la persona puede lesionarse o hasta fallecer por aplastamiento de sus mismas posesiones.

En algunos lugares como en Estados Unidos las personas pueden ser desalojadas de sus viviendas, debido a que sus hogares son demasiado insalubres y perjudican a la comunidad, ocasionando que los acumuladores se vuelvan indigentes; ya que al mudarse a otros lugares perpetúan las conductas de atesoramiento.

La persona que padece el trastorno por acumulación debe atenderse por un médico psiquiatra quien va a ofrecer medicamentos, que ayudan a mitigar de manera importante el cuadro. Además de trabajar en conjunto con un terapeuta quien va ofrecer estrategias que ayuden a que la persona logre una restructuración cognitiva, permitiendo una mejor toma de decisiones y que gradualmente vaya desprendiéndose de todos sus objetos. Es importante señalar que no solamente se trata de tomar todas las pertenencias y tirarlas de golpe, porque esto afecta de manera importante a la persona que padece un trastorno por acumulación. Siempre es importante escuchar, recordando que la familia es uno de los principales puntos de apoyo. Recuerde que la peor ayuda es aquella que uno no busca.

 

*Médico Psiquiatra

Comentarios

comentarios