Testimonio: El privilegio de ser madre

Testimonio: El privilegio de ser madre

“¡Gracias Dios por concederme el privilegio de ser madre!, y por poner en mi camino al Dr. Henry Mateo Sánez, ya que por la voluntad, entrega y profesionalismo de esta gran persona, hoy tengo en mis brazos a dos hermosos angelitos, que han venido a cambiar significativamente mi modo de ver la vida”

Soy Marisela Rivera y mi esposo se llama Martin Díaz. Radicamos en la Ciudad de Mexicali, Baja California, y esta es nuestra historia:

Tenía problemas de infertilidad, poniéndome en tratamientos sin ningún éxito. Cambié varias veces de ginecólogo no sólo de Mexicali sino también en Tijuana y San Diego, California, E.U., hasta que me cansé y lo dejé por la paz.

Recuerdo que años atrás le pregunté a un ginecólogo con el que me atendía, acerca de la Fertilización In Vitro y me dijo: “!Eso no es para usted!, no está en sus posibilidades, es muy caro”  y ni siquiera me dijo de cuánto estábamos hablando. Eso me bajó la moral y me desanimó hasta que me recomendaron al doctor Henry Mateo Sánez a quien consulté ya con 22 años de casada.

En aquella ocasión, el Dr. Mateo me detectó un mioma en la matriz, que tenía que extirparse, pero lo dejé para después.

Cuando finalmente fui a extirpármelo con otro Dr., este me dijo: “…yo te voy a operar, pero si detecto algo mal te voy a extirpar la matriz y los ovarios”, eso fue lo que me hizo reaccionar y decir:

¿Qué es lo que estas esperando para hacer algo al respecto?, ¿No vas a hacer el último intento para salir embarazada?

Así fue como a finales del 2010 regresé con el Dr. Henry Mateo, quien me dijo: “lo único que funciona en tu caso es la Fertilización In Vitro y tiene que ser lo más pronto posible”. Recuerdo que le comenté que me daba pena por la edad y me dijo: “eso no importa”, lo que me dio ánimos para seguir adelante.

El primer tratamiento salió negativo, me desilusioné, pero el Dr. Mateo me dijo que lo podíamos volver a intentar, aunque ya no teníamos dinero. Sin embargo nos hizo un descuento considerable, pues a él lo que más le interesaba era que saliera embarazada aún y cuando ya no tendría ganancias.

Fue así como a inicios del 2011 se llevó a cabo la segunda Fertilización In Vitro, y ¡quedé embarazada! Tiempo después tuve un sangrado y pensé descepcionada que lo había perdido, pero al ir con el Dr. Mateo me dijo que todo estaba bien: No es uno… sino dos: ¡Son gemelitos!

Así fue como se programó la cesárea en Ensenada, y nacieron mis gemelos Oscar Saúl y Aldo Iván en la semana 35, en manos del Dr. Henry Mateo.

Estuvimos de inquilinos en el Hospital Santa Rosa de Lima, así se llama la clínica del Dr. Henry, ya que ambos bebes requirieron de incubadora por varios días, pero ¡todo salió excelente!

Doy infinitas gracias a Dios por darme la dicha y felicidad de disfrutar a mis gemelos, teniéndolos en mis brazos; entonces mi corazón se sintió completo, pleno. Cumplí mi sueño anhelado de ser madre. Gracias al Dr. Henry Mateo por darme la dicha de ser madre.

Comentarios

comentarios